Aqualia
Connecting Waterpeople

Coronavirus challenge: agua, estupidez humana e influencers (otra vez)

2
1.076
  • Coronavirus challenge: agua, estupidez humana e influencers (otra vez)

Sobre el blog

Laura F. Zarza
Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Marketing en iAgua. Escritora de fantasía y ficción en el tiempo libre.
Global Omnium
· 1076
2

La crisis sanitaria del coronavirus que afecta prácticamente a todos los países (o casi) no es para tomársela a risa. Al principio muchos creyeron que se trataba de una simple gripe con una sintomatología un poco más fuerte, pero ya ha quedado bastante claro que la COVID-19 queda muy lejos del habitual constipado del año.

Las autoridades sanitarias, y entre ellas la más importante es la Organización Mundial de la Salud (OMS), no se cansan de repetir las medidas mínimas -y repito aquí en mayúsculas por si aún no ha quedado claro: MÍNIMAS- que la población debe cumplir en sus casas, y que se reducen a buenos hábitos de higiene (que ya de por sí deberían tener):

  • Higiene de manos frecuente.
  • Al toser o estornudar, cubrirse con el codo o un pañuelo.
  • Evitar tocarse ojos, nariz o boca, pues las manos facilitan la transmisión.

Y es que a pesar de los miles de fallecidos que esta pandemia está dejando a su paso, por no hablar de la crisis económica y social que se derivará también de ella, hay quienes todavía no se toman esta situación en serio. Gente que, por desgracia, es seguida por miles de personas. Sí, estoy hablando (otra vez) de los llamados influencers.

Se trata de un nuevo reto lanzado en plena crisis sanitaria mundial a través de la nueva red social para jóvenes TikTok. Se llama Coronavirus Challenge (sí, has leído bien) y consiste en lamer inodoros públicos (sí, has vuelto a leer bien). Una ‘tiktokera’ famosa llamada Ava Louise (37.6K seguidores) lanzó este reto a sus miles de seguidores después de grabarse a sí misma haciéndolo en el baño de un avión, desafiado ya no solo a la COVID-19, sino al resto de enfermedades que pueda haber. A pesar de que el vídeo fue retirado a las dos horas por TikTok (su perfil sigue en la red social y su cuenta no ha sido ni sancionada de alguna forma ni baneada), como era de esperar (y por desgracia), el reto de semejante imprudencia se hizo viral, llegando a numerosos usuarios y poniendo más aún en riesgo la salud pública.

Y es que lo que es capaz de hacer la juventud (y no tan juventud) por ganar notoriedad en las redes sociales está sobrepasando todos los límites de la estupidez humana. Otro influencer, un joven californiano de 21 años conocido como Larz, se grabó lamiendo un retrete público y lo subió después a su perfil de Twitter. Si bien su cuenta en esta red social fue suspendida poco después de publicar el vídeo, sigue activo en Instagram, donde cuenta con 35k seguidores. Y fue a través de esta última red social donde unos días después Larz se grababa en la cama del hospital comunicando a sus seguidores que estaba infectado por coronavirus.

Lo peor de todo es que lejos de advertir a sus seguidores sobre los riesgos de hacer el reto y de que no lo hicieran, se lo toma a risa mientras, vuelvo a insistir, miles de personas fallecen a causa del virus.

Comentarios