IFEMA
Connecting Waterpeople

La guerra contra el agua embotellada, más fuerte que nunca

4
1.048
  • guerra agua embotellada, más fuerte que nunca

Sobre el blog

Laura F. Zarza
Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Marketing en iAgua. Escritora de fantasía y ficción en el tiempo libre.
Bentley Systems
· 1048
4

Partidarios del agua embotellada no ven el producto como una alternativa al agua potable de las ciudades, sino como una opción más saludable a los refrescos que puede adquirirse también en supermercados, pequeños establecimientos e incluso máquinas expendedoras. Pero digámoslo todo, también es más saludable para los bolsillos de quienes la comercializan.

Las ventajas del agua del grifo frente al agua embotellada conforman una larga lista, y cada vez son más las voces que reivindican el consumo de agua de grifo por ser más eficiente desde el punto de vista energético, más sostenible y más económico (¡incluso podríamos comprarnos un coche bebiendo agua del grifo!), reclamando de forma simultánea, la prohibición de la comercialización de agua embotellada al menos en ámbitos públicos. Sin embargo, mientras la Comisión Europea revisa la legislación comunitaria sobre el agua potable, cada minuto se compran un millón de botellas de plástico en el mundo y se prevé que esta cifra aumente un 20% hasta el 2021. Algo tiene que cambiar, y ese cambio ya está llegando.

Cada minuto se compran un millón de botellas de plástico en el mundo y se prevé que esta cifra aumente un 20% hasta el 2021

La vuelta al mundo contra el agua embotellada

La ciudad australiana de Bundanoon fue pionera en declararse la primera ciudad del mundo “libre de agua embotellada” al prohibir su venta en 2009 con el fin de reducir el impacto de las botellas de plásticos en el medio ambiente. Por suerte, no es la única.

Desafiando al agua embotellada de Donald Trump, en 2014 San Francisco fue la primera gran  ciudad en prohibir la venta de agua embotellada en plástico en suelo público con el objeto de poner fin a los residuos procedentes de la industria. También las ciudades norteamericanas de Boston y Nueva York, entre otras, llevan años haciendo campañas para favorecer el consumo del agua de grifo en detrimento del agua embotellada. Sin olvidar a Chicago, que impuso un impuesto de 0,05 dólares al agua embotellada.

Sin irnos muy lejos, Ensemble Montréal, el partido de oposición de Montreal, planteó presentar una moción para prohibir la venta de agua embotellada de plástico, durante los eventos de la ciudad y en los edificios del gobierno municipal.

La ciudad australiana de Bundanoon fue pionera en declararse la primera ciudad del mundo “libre de agua embotellada” al prohibir su venta en 2009

Cruzando el charco, el gigante asiático también ha tomado medidas al respecto. El gobierno de la Región Administrativa Especial de Hong Kong (RAEHK) anunció en noviembre de 2017 que las máquinas expendedoras en instalaciones del gobierno suspenderían la venta de agua en botellas de plástico de un litro o menos para reducir los desechos de plástico, y que se puso en marcha en febrero de 2018.

Por último, viajamos a Europa. Si bien aún el recorrido es largo en torno a prohibir la venta del agua embotellada, las grandes capitales como París y Londres están facilitando el consumo de agua en fuentes públicas mirando hacia la sostenibilidad. En el caso de los franceses, ¡agua con gas!

¿Y qué pasa en España?

La industria española de aguas envasadas está compuesta por cerca de un centenar de empresas distribuidas por todo el territorio nacional. Durante 2016, según la Estadística de Producción elaborada por ANEABE, la producción de aguas envasadas en España alcanzó los 5.566 millones de litros, representando un 4,1% de incremento respecto al año anterior.

Pero no todo está perdido en nuestro país. En Andalucía, Baleares o Navarra, contemplan en sus normativas el acceso gratuito al agua potable en los centros educativos, lugares públicos y centros de ocio infantil, promoviendo la dotación de fuentes en estos espacios. Además, obligan a bares y restaurantes a ofrecer agua de grifo gratis a sus clientes. Por otro lado, la Generalitat de Catalunya prohibió el pasado junio las botellas de plástico no reutilizables en las sedes de los departamentos y entes del sector público de la Generalitat.

Mientras el sector del agua embotellada se empaña con casos como la reciente retirada del agua embotellada en Eroski y Condis debido a la presencia de químicos en uno de sus lotes, numerosos expertos del sector del agua siguen alzando la voz para convencer a la población de que el agua del grifo es la mejor opción que tenemos. Desde el ciclo de entrevistas #YoBeboAguadelGrifo, iAgua pone en valor la calidad del agua del grifo en España, además de desmentir los principales mitos que rodean a su consumo y abordar los principales retos a los que se enfrenta. Así, María José Martín Murillo, responsable del Servicio Provincial de Abastecimiento de Agua Potable de PROMEDIO, e Ignasi Serviá, Consultor en temas estratégicos y territoriales relacionados con los regadíos, coinciden en que el agua del grifo es más económica que la embotellada; algo que Alberto Vizcaíno, Productor de Sostenibilidad, y Jordi Oliveras, Consultor en ingeniería hidráulica y creador de HidrojING, corroboran y añaden el valor sostenible y ambiental de la misma, al mismo tiempo que aseguran que hoteles, bares y restaurantes juegan un papel clave sobre la percepción de las personas en la calidad del agua del grifo. Algo que ha puesto de manifiesto a través de sus redes Elena Reyna, Directora de Comunicación y Marketing en ACCIONA Agua, y que afirma que "El futuro pasa inevitablemente por realizar campañas a favor del agua del grifo".

Comentarios