Historias del agua (2): El desastre de Love Canal

2
273
  • Historias agua (2): desastre Love Canal
    Gran charco de agua y residuos tóxicos en Love Canal (Fuente: Digital Collections - University at Buffalo Libraries)
  • El desastre de Love Canal es recordado como uno de los mayores desastres ecológicos en Estados Unidos.

Sobre el blog

Laura F. Zarza
Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Marketing en iAgua. Escritora de ficción en el tiempo libre.

Love Canal, un vecindario situado en Niagara Falls (Nueva York), protagonizó uno de los mayores desastres ambientales que se conocen, al situarse sobre un cementerio de residuos industriales que acabó contaminando sus aguas. Hoy, casi 40 años después, la zona se sigue recuperando. ¿Qué ocurrió exactamente?

El empresario William T. Love comenzó en 1894 la construcción de un canal que uniría el lago Ontario con el río Niágara, con el fin de proporcionar agua y energía hidroeléctrica a una ciudad industrial modelo que había imaginado. Una obra que finalmente quedó a medio construir por la falta de financiación.

Los desechos tóxicos fueron lavados por el agua de lluvia, haciendo que los productos químicos enterrados se filtraran al canal

Varios años después, entre 1942 y 1952, la zanja cavada para el canal se convirtió en un vertedero de basura cuando la empresa Hooker Chemical & Plastics Corporation depositó 20.000 toneladas de productos químicos en ella, pero un año después, en 1953, la Junta de Educación de Niagara Falls expropió por un dólar simbólico los terrenos para construir el barrio de Love Canal. La empresa química advirtió de los peligros de edificar sobre aquellos terrenos, renunciando a toda responsabilidad por los daños futuros debido a la presencia de los productos químicos enterrados. Pese a ello, el gobierno local consideró suficiente sellar el vertedero con varias capas de arcilla y tierra. Pero se equivocaron.

Cuando en 1954 se llevó a cabo la construcción de la escuela, los obreros descubrieron dos vertederos llenos de tambores de 210 litros que contenían desechos químicos. A pesar del descubrimiento la Junta de Educación decidió seguir adelante. En 1957, durante la construcción de nuevas viviendas que iban a levantarse en tierras adyacentes al vertedero, y mientras se llevaban a cabo las canalizaciones de gravilla, los equipos de construcción rompieron el sello de arcilla, fragmentando las paredes del canal. Esto permitió que los desechos tóxicos escaparan al ser lavados por el agua de lluvia, haciendo que los productos químicos enterrados se filtraran al canal.

Barriles de residuos tóxicos eliminados de Love Canal (Fuente: Digital Collections - University at Buffalo Libraries)

A pesar de los anteriores hechos, no hubo monitoreo ni evaluación de los desechos químicos almacenados bajo el suelo, y el barrio de Love Canal siguió creciendo. Durante los años siguientes, los vecinos advirtieron la presencia de efluentes líquidos de color oscuro y malos olores saliendo de las alcantarillas, así como problemas respiratorios, de fertilidad, taras genéticas, numerosos casos de cáncer, y la contaminación de las aguas del río Niágara.

No fue hasta la primavera de 1977, que la Agencia de Protección Ambiental (EPA) comenzó a estudiar los problemas de Love Canal, y un año después el Departamento Estatal de Salud de Nueva York ordenó al Departamento de Salud del Condado restringir el acceso al área e iniciar estudios de salud financiados por el propio Estado. Los resultados mostraron la presencia de 200 sustancias químicas contaminantes en el agua.

Los resultados mostraron la presencia de 200 sustancias químicas contaminantes en el agua

En 1979, mientras la EPA anunciaba la creación de un grupo de trabajo especial para ayudar en la identificación y limpieza de los sitios con desechos tóxicos, una de las escuelas cerró y cientos de familias fueron trasladadas y reubicadas. A finales de ese mismo año, el Departamento Federal de Justicia demandó a Hooker Chemical en relación a los productos químicos enterrados en cuatro sitios de la ciudad, y un año después el Estado de Nueva York presentó una demanda de 635 millones de dólares contra Occidental Petroleum y dos de sus subsidiarias, Hooker Chemical Corporation y Hooker Chemical & Plastics Corporation, alegando que eran responsables del desastre de Love Canal, y en la que la empresa tuvo que desembolsar más de 200 millones de dólares para descontaminar la zona.

Finalmente, el por aquel entonces Presidente de Estados Unidos, Jimmy Carter, declaró en 1980 a Love Canal como zona catastrófica.

Trabajos de remediación en Love Canal mostrando equipos de movimiento de tierra y casas abandonadas en el fondo (Fuente: Digital Collections - University at Buffalo Libraries)

Hoy en día, la edificación sobre los cementerios de residuos es una práctica totalmente prohibida. Las consecuencias no son pocas y tampoco baratas en términos económicos y sanitarios. En el caso de Love Canal, el hecho de que los residuos se depositaran directamente sobre el suelo y más tarde se removieran las tierras para edificar sin tomar ningún tipo de medida, supuso que los lixiviados llegaran a contaminar sus aguas subterráneas, de las que se abastecían. Así, los habitantes de Love Canal estuvieron obteniendo agua durante años, supuestamente potable, muy tóxica.

Love Canal en 2012 (Fuente: Wikipedia)

Fuentes: Wikipedia, EPA, Universidad de Buffalo, Treehugger, Toxipedia.

Comentarios