Aqualia
Connecting Waterpeople

Historias del agua (4): El misterio de la catarata Devil’s Kettle o "La Caldera del Diablo"

370
0
(0)
  • Historias agua (4): misterio catarata Devil’s Kettle o " Caldera Diablo"
    Devil's Kettle (Wikipedia/CC)

Sobre el blog

Laura F. Zarza
Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Marketing en iAgua. Escritora de fantasía y ficción en el tiempo libre.
Sofrel
370

A pocos kilómetros al sur de la frontera entre Estados Unidos y Canadá, el río Brule fluye a través del Parque Estatal del Juez C. R. Magney de Minnesota, donde cae unos 240 metros en un tramo de casi 13 kilómetros, creando varias cascadas. A 2,4 kilómetros al norte de la orilla del lago Superior, el caudal se divide en dos. En el lado oriental se crea un salto de agua de 15 metros que continúa río abajo, mientras que en el lado occidental radica el misterio: Un salto de agua de 3 metros conocido como “Caldera del Diablo” donde el agua desaparece bajo tierra. ¿Qué ocurre realmente en este misterioso lugar?

Lo que la gente ve (O, mejor dicho, no ve)

Un sumidero gigante se traga la mitad del río Brule y nadie sabe dónde va a parar esa agua. Muchos son los que han dejado caer objetos a través de este agujero y se han visto sorprendidos al comprobar que éstos no continuaban río abajo, ni quedaban encallados en la orilla o entre las rocas, ni nada. Simplemente desaparecían con el agua en Devil’s Kettle.

Lanzamientos de pelotas de ping-pong, tintes de colores y hasta un GPS para monitorizar el recorrido, han sido algunos de los experimentos llevados a cabo en Devil’s Kettle sin obtener resultados.

Las teorías

Son muchas las teorías que han intentado explicar este misterio hídrico. Sin embargo, en cada una de ellas se ha encontrado otra explicacion que justifica por qué no son posibles. Veamos cuáles son:

Una cueva subterránea

Explicación: El agua pasa a través de canales rocosos subterráneos hasta encontrarse con el Lago Superior.

¿Por qué no?: Muchos ríos con fuertes caudales generan cuevas subterráneas, especialmente en rocas calizas, ya que éstas están compuestas de carbonato de calcio (compuesto ligeramente soluble en agua), y la acción del agua erosiona la roca. Sin embargo, el norte de Minessota (donde se encuentra Devil’s Kettle) no tiene el tipo de caliza que se necesita para que el agua forme las cuevas, sino rocas volcánicas ígneas que son más duras que la roca caliza y no permiten la formación de grandes cuevas internas.

Tubos de lava

Explicación: Algunos tipos de rocas ígneas pueden formar pequeños tubos de lava, por lo que el agua de la catarata puede estar usando uno de esos tubos para seguir su camino y desembocar finalmente en el Lago Superior. 

¿Por qué no?: Porque no existen tubos de lava en la zona de la orilla norte del Lago Superior. De nuevo, el tipo de roca es fundamental. Los tubos de lava se forman normalmente en lava basáltica (el tipo que fluye más rápido por tener menos dióxido de silicio que el resto), pero la roca alrededor de las cataratas de la Caldera del Diablo es riolita, de un color rosa claro o gris, que tiene mucho más dióxido de silicio en su composición. Por lo tanto, es más lenta cuando fluye y no forma tubos huecos.

Falla subterránea

Explicación: El agua fluye a través de una falla subterránea y se incorpora de nuevo al río en algún lugar bajo el agua.

¿Por qué no?: Para que esto sucediera, la falla tendría que estar orientada en la misma dirección en la que fluye el río y tendría que ser lo suficientemente grande como para permitir el paso de la mitad del río, además de no estar obstruida por rocas o restos de vegetación. Por otro lado, no hay ninguna evidencia de la existencia de una falla, e incluso si hubo, es poco probable que la caldera pudiera continuar drenando el río Brule indefinidamente.

Río Brule (DNR)

Entonces, ¿dónde va el agua?

En febrero de 2017, el Departamento de Recursos Naturales de Minnesota (DNR) dijo que el agua que desaparece en la roca en Devil's Kettle resurge en la corriente por debajo de la cascada. En otoño de 2016, los hidrólogos compararon la cantidad de agua que fluye por encima de la cascada con la cantidad que fluye por debajo de ella, de manera que pudieran comprobar si se había perdido algo de agua entre los dos lugares.

Los resultados obtenidos determinaron que el flujo de agua por encima de la Caldera del Diablo fue de 3,48 m3/s, mientras que varios metros por debajo lo hacía a 3,42 m3/s. Según el hidrólogo del DNR, Jeff Green, en el mundo de la medición de corrientes, esos dos números son esencialmente los mismos. De modo que podría considerarse que no existe una pérdida de agua, confirmando así que el agua estaría resurgiendo en la corriente por debajo de ella.

Para confirmar su teoría, los investigadores planean llevar a cabo una traza de colorante en otoño de 2017 durante un período de flujo de agua baja: Verterán un colorante vegetal en el bache y verán dónde resurge el agua.

¿Y qué pasa con los objetos que desaparecen? La fuerza del agua y la dinámica de los fluidos ofrecen una explicación. En hidrólogo de la Universidad de Minnesota Calvin Alexander, que participará en el experimento de este otoño, afirma que "La piscina de inmersión debajo de la caldera es un increíble poderoso sistema de recirculación de corrientes, capaz de desintegrar el material y mantenerlo bajo el agua hasta que resurge en algún punto aguas abajo".

Finalmente, si la teoría de los científicos queda confirmada con la prueba del tinte, gran parte del misterio de la catarata Devil’s Kettle se perderá. Y con el misterio, parte de la magia del lugar. Aunque siempre quedarán aquellos que prefieren que Devil’s Kettle siga siendo una la anomalía geológica inexplicable.

Fuentes: Departamento de Recursos Naturales de Minessota, SciShow, Wikipedia.