Redacción iAgua
Connecting Waterpeople

Historias del agua (5): La desaparición y reaparición de un lago de Oregón cada año

1
438

Lava tube draining Lost Lake

  • El verano llega a su fin. Muchos son los recuerdos que esta época del año nos deja, pero sin duda uno de los más sonados (y que se repite año tras año) es la desaparición de un lago en Oregón.

Sobre el blog

Laura F. Zarza
Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Marketing en iAgua. Escritora de fantasía y ficción en el tiempo libre.
Minsait
· 438
1

El Lago Perdido (Lost Lake en inglés), como se le conoce, es el segundo lago más profundo del Mount Hood National Forest, en el condado de Hood River, Oregón. Una vez al año, un agujero de más de 2 metros absorbe el agua sin que se sepa dónde va a parar. El lago se llena de agua en invierno, pero después se seca por completo y se convierte en un prado.

Aunque este fenómeno lleva sucediendo años, apenas se hablaba de él hasta que, en 2015 un medio local lo grabó en vídeo y lo publicó en su canal de YouTube (Vídeo de cabecera. Fuente: The Bulletin).

Algunos investigadores que han estudiado el fenómeno, apuntan a que la razón principal es la zona en la que se encuentra: una zona volcánica. El agua caería por los tubos de lava formados por las erupciones volcánicas cercanas al lugar, y se filtraría a través de la roca volcánica como si fuera un sistema de alcantarillado, convirtiéndose en un lago subterráneo.

Si bien solo se trata de una teoría, al igual que ocurría con el misterio de la catarata de Devil’s Kettle, ¿hacia dónde se dirige el agua entonces?

Fuentes consultadas: Wikipedia, U.S. Geological Survey y The Bulletin