Aqualia
Connecting Waterpeople
Smart Water Magazine
Subscribe to the newsletter with the latest and most relevant news of the global water sector.

Historias del agua (7): El envenenamiento del río Rin

2
185
  • Historias agua (7): envenenamiento río Rin
  • Lee más historias del agua aquí.

Sobre el blog

Laura F. Zarza
Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Marketing en iAgua. Escritora de fantasía y ficción en el tiempo libre.
Minsait
· 185
2

El 1 de noviembre de 1986, a causa de un incendio en un edificio de la empresa química suiza Sandoz (ahora Novartis), toneladas de pesticidas fueron derramadas en el río Rin, ocasionando uno de los desastres ecológicos de mayor envergadura en Europa.

A primera hora de la mañana, en la zona industrial de Schweizerhalle en Basilea, un almacén con 1350 toneladas de químicos ardió, provocando un derrame de 30 toneladas de insecticidas, plaguicidas, colorantes y mercurio. Estas sustancias se filtraron con 15.000 m3 de agua que se utilizaron para extinguir el fuego y que fueron a parar finalmente al río Rin. El sistema de alarma de catástrofes ambientales de los cinco países por las que discurre el Rin no funcionó y la empresa Sandoz no informó correctamente sobre los vertidos que fueron al Rin, aunque posteriormente sí se hizo responsable del suceso. También hubo problemas al informar a la población por parte de las fuerzas públicas, puesto que el aviso se dijo en alemán, idioma que no toda la población afectada entendía.

A pesar de que no hubo pérdida de vidas humanas, las consecuencias ambientales fueron catastrófica

A pesar de que no hubo pérdida de vidas humanas, las consecuencias ambientales fueron catastróficas: la contaminación llegó 500 km río abajo, murieron aproximadamente 500.000 peces, en Alemania se encontraron más de 150.000 anguilas muertas y en Suiza los peces e insectos se extinguieron. Además, 40 plantas de tratamiento de agua ubicadas a lo largo del Rin tomaron medidas preventivas para detener o reducir la captación del agua.

En cuanto a la responsabilidad del desastre, solamente dos bomberos fueron acusados por la contaminación del Rin como resultado de sus acciones de lucha contra el incendio y la dirección de Sandoz no fue responsabilizada. No obstante, la compañía pagó 43 millones de francos (49 millones de dólares en ese momento) en compensación a Suiza, Francia, Alemania y Holanda.

Después del desastre, la Comisión Internacional para la Protección del Rin (CIPR) hizo un inventario de las plantas industriales que estaban alterando el río, lo cual también proporcionó información para la industria sobre medidas relacionadas con la construcción de depósitos de agua para incendios. Igualmente, se preparó una lista actualizada sobre aspectos legales y administrativos para ser distribuida a las autoridades en casos de emergencia.

Han pasado más de 30 años desde el accidente de Sandoz y aún queda trabajo por hacer. Según un comunicado de la CIPR en 2016, el estado del Rin se está desarrollando en la dirección correcta. Sin embargo, en todos los estados los esfuerzos deben llevarse a cabo sin descanso. Esto también implica un monitoreo continuo de la calidad del agua y la consecuente implementación de muchas medidas aún por tomar.

Comentarios