Aqualia
Connecting Waterpeople

Sobre el blog

Laura F. Zarza
Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Marketing en iAgua. Escritora de fantasía y ficción en el tiempo libre.
· 924
3

El agua siempre ha sido un bien esencial para la población mundial. Es crucial para la prevención de enfermedades y el COVID-19 no es una excepción. Y es que en estos momentos tan excepcionales el agua cobra vital importancia para garantizar la higiene.  

De hecho, no hay mejor forma de garantizar la higiene que a través del lavado de manos y las buenas prácticas. Un gesto simple y cotidiano que salva vidas cada día, ya que lavarse las manos es una medida esencial para la prevención y propagación de infecciones. Pero no todos corren esa suerte: casi tres mil millones de personas en el mundo no tienen cómo lavarse las manos contra ella ni contra el coronavirus, ​y es por ello que la ONU lleva mucho tiempo abordando la crisis mundial derivada de un abastecimiento de agua insuficiente y la creciente demanda de agua para satisfacer las necesidades humanas, a través del ODS 6. Así que si eres de los afortunados que dispone de agua de calidad y jabón, sé responsable y sigue las recomendaciones de las OMS; muchos no tienen la misma suerte. 

Si tú tienes acceso a agua de calidad y jabón, sigue los pasos y únete a la campaña #ManosLimpias (#SafeHands en inglés). Por tu comunidad y por ti. (Mensaje de ONU)

Como recurso esencial, todo los procesos y operaciones que conlleva la gestión del agua también adquiere una importancia primordial. Así, con el fin de garantizar los niveles de salubridad e higiene, el suministro de agua y el saneamiento de aguas residuales han sido declarados como servicios esenciales por el Gobierno español; pero la responsabilidad de su buen uso no solo recae en las operadora de agua, también en la ciudadanía.

La compra masiva de papel higiénico durante los primeros días de la pandemia hizo que muchos recurrieran a comprar "sustitutos" al ver las estanterías de los supermercados vacías. Sin embargo, estos "sustitutos" como toallitas o papel de cocina en realidad no lo son. Su uso en lugar del papel higiénico puede conllevar al atasco de la red de saneamiento

Y es que la responsabilidad para hacer frente a una pandemia como la que vivimos es de todos y cada uno de nosotros. Nuestras acciones son importantísimas no solo para frenar la expansión del virus, sino que también lo es para nuestra salud mental. El confinamiento no es fácil para nadie y son días difíciles, pero no podemos dejarnos llevar por cualquier mensaje que nos llegue a través de las redes sociales o nuestro móvil: filtrar la información que recibimos es también un acto esencial. La transmisión del virus a través del agua del grifo (y de ahí la compra masiva de agua embotellada), beber agua caliente o respirar su vapor, o usar agua de ajo hervida, son algunos de los bulos que se han difundido a través de diferentes canales, pero no han sido los únicos.

Esta crisis sanitaria la paramos todos y lo hacemos actuando correctamente:

Comentarios