Masticar hielo: otra estúpida moda del ser humano relacionada con el agua

132
3
(2)
  • Masticar hielo: otra estúpida moda ser humano relacionada agua

Sobre el blog

Laura F. Zarza
Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Marketing en iAgua. Escritora de fantasía y ficción en el tiempo libre.
132

Temas

El gigante asiático nunca deja de sorprendernos con sus extravagancias y, una vez más, una nueva moda se hace viral en las redes: masticar hielo.

Las redes sociales de China se han llenado de vídeos en los que los usuarios se graban masticando hielo. Miles de usuarios han compartido sus vídeos en la red social china Kwai, y muchos de ellos cuentan con millones de visualizaciones. Pero, ¿a qué viene esta nueva moda? Según los usuarios, masticar hielo tiene un efecto relajante. Y no solo eso, la creación de hielos con infinidad de formas y colores hacen que también les genere placer visual. Sin embargo, no todos son beneficios.

Masticar hielo de forma habitual puede tener no tan buenas consecuencias como los protagonistas de estos vídeos creen. De hecho, mascar hielo compulsivamente se llama pagofagia, una enfermedad que puede deberse a variadas causas, por síndrome de pica, por alteraciones neurológicas, por deficiencias mentales, o sencillamente porque esto produce placer al que lo practica. ¿Os suena de algo?

Según Colgate, masticar hielo se asocia a menudo con anemia causada por deficiencia de hierro

Ya no basta con refrescarse con agua (o con agua muy fría), muchas personas habitualmente mastican el hielo, especialmente durante los meses de verano, lo que suele producir lesiones en la encía y dientes fracturados. Pero no solo queda en eso; según Colgate, masticar hielo se asocia a menudo con anemia causada por deficiencia de hierro. El cuerpo necesita el hierro para producir hemoglobina, una sustancia en las células rojas sanguíneas que permite transportar el oxígeno al organismo. Muchas veces, cuando la deficiencia de hierro se corrige con suplementos de hierro, el deseo compulsivo de masticar hielo desaparece en unas pocas semanas.

Así, no sabemos si se trata de una moda pasajera o de un síndrome de deficiencia de algún tipo. Pero lo que está claro es que si lo que uno quiere es refrescarse y relajarse al mismo tiempo, mejor que beber agua del grifo: la ingesta de agua no solo será refrescante, sino que además estaremos mucho más tranquilos (y relajados), al saber que contribuimos de la mejor forma con el sector.

Comentarios