Río 2016: ¿Cómo están las aguas de Río de Janeiro un año después de los Juegos Olímpicos?

389
2
  • Río 2016: ¿Cómo están aguas Río Janeiro año después Juegos Olímpicos?
    Río de Janeiro
  • Ha pasado un año desde los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, pero el estado de sus aguas parece haberse quedado estancado a pesar de las promesas de mejora del gobierno de la ciudad.

Sobre el blog

Laura F. Zarza
Licenciada en Ciencias Ambientales. Comunicación y Marketing en iAgua. Escritora de fantasía y ficción en el tiempo libre.
389

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro no sólo serán recordados por los nacimientos de la nueva sirena del agua, Katie Ledecky, y de la gimnasta revelación Simone Blies (ya considerada una de las mejores de la historia); o el adiós por todo lo alto del mejor corredor del mundo (Usain Bolt) y el del más grande nadador de todos loso tiempos (Michael Phelps), sino por la polémica previa a su celebración que generó el estado de sus aguas.

Para ponernos en situación, la calidad de las aguas de la ciudad carioca puso en duda la adecuidad para acoger determinadas pruebas: las acuáticas. Un 60% de las aguas llegaba a las playas sin tratar y como una de las promesas para su elección como sede, los organizadores aseguraron que la limpieza de los cuerpos de agua sería una prioridad. Pero no cumplieron.

La calidad de las aguas de la ciudad carioca puso en duda la adecuidad para acoger determinadas pruebas: las acuáticas

Los deportistas que decidieron prepararse para la gran cita semanas y días antes del comienzo, se vieron afectados por diversas enfermedades gastrointestinales y reacciones alérgicas en la piel relacionadas con la presencia de virus y bacterias provenientes de aguas fecales. Mientras éstos nadaban o navegaban literalmente entre basura, los expertos clamaban que Río no estaba preparada para acoger los Juegos Olímpicos. De hecho, recomendaron a nadadores, windsurfistas y regatistas que mantuvieran "la boca cerrada" durante sus respectivos entrenamientos y competiciones, por la existencia de residuos en la Bahía de Guanabara, escenario de algunas de las competiciones acuáticas de los Juegos.

A pesar de no haber llegado al objetivo de mejora del estado de la calidad del agua, frente a las cámaras todo pareció perfecto, y la imagen previa de unas aguas completamente sucias desapareció al dar el pistoletazo de salida. Eso sí, la organización no se libró de algún que otro problema hídrico, como el del agua y el olor de la piscina de saltos, que de forma inexplicable se tornó verde en mitad de la competición.

¿Cómo están ahora las aguas?

Ya ha pasado un año desde que dieran comienzo los Juegos, y Río de Janeiro ha intentado dar un vuelco a la situación. A primeros de año, el Instituto Estadual de Medio Ambiente (INEA) publicó un informe que alertaba de que el agua de las playas de Brasil presentaba algún grado de contaminación que ponía en peligro la salud de las personas, y pese a que las aguas de la mayoría de las playas de Río de Janeiro se ven en cristalinas (igual que ocurrió durante los Juegos Olímpicos), los últimos boletines publicados revelan la presencia de bacterias.

Las condiciones de balneabilidad de las playas del Estado de Río de Janeiro se divulgan regularmente a través de boletines (disponibles en la página web del INEA). Estos boletines informan de las condiciones vigentes de las playas para efecto de balneabilidad, orientando a la población en el uso diario de las mismas. En este contexto, se realiza la evaluación de la calidad del agua para fines de baño y recreativos en Río de Janeiro a partir de la comparación del nivel de contaminación de las aguas por coliformes termotolerantes y enterococos, según los estándares previstos en la legislación vigente, la resolución CONAMA 274/2000. Los altos niveles de estas bacterias en las aguas marinas indican principalmente la contaminación a través del alcantarillado.

De los 290 puntos de muestreo evaluados, el agua no es apta para el baño en 72 de ellos, es decir, un 25%

En el Estado de Río de Janeiro, el monitoreo se realiza en los principales ríos, reservorios, lagunas costeras, bahías y playas. Actualmente, se evalúan 360 cuerpos de agua a través del monitoreo de 607 estaciones de muestreo repartidos por todo el territorio en las playas (290 estaciones de monitoreo) y las aguas interiores (317 estaciones de monitoreo con datos de septiembre de 2016). En cuanto a la calidad del agua de las playas, se monitorean 201 en 290 estaciones de muestreo, que cubren un total de 22 municipios en el estado de Río de Janeiro.

Por lo general, el INEA considera las aguas no aptas para el baño si el último valor es superior a 2500 (NMP de coliformes fecales - termotolerantes - por 100 mL) o (NMP de Escherichia coli por 100 mL) o si el último resultado es superior a 400 (NMP de Enterococos / 100mL) o si en las últimas 5 campañas, dos o más resultados son superiores a 100 (NMP de Enterococos / 100 mL).

Los últimos boletines publicados en julio muestran los siguiente:

  • Paraty: de 9 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 4 de ellos.
  • Angra dos Reis:
    • Angra: de 21 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 8 de ellos.
    • Ilha Grande: de 5 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 2 de ellos.
  • Mangaratiba:
    • Conceição de Jacareí: en los 3 puntos de muestreo, el agua sí es apta para el baño en todos ellos.
    • Región de la Costa Verde (Saco, Mangaratiba, Ibicuí, Praia Grande, Muriqui, Itacuruça): de 14 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 3 de ellos.
  • Itaguaí: de 3 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 1 de ellos.
  • Rio de Janeiro:
    • Sepetiba: en los 6 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en ninguno de ellos.
    • Zona Oeste y Sur del MRJ: de 37 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 6 de ellos.
    • Isla del Gobernador / Ramos: de 13 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 11 de ellos.
    • Paquetá: en los 8 puntos de muestreo, el agua sí es apta para el baño en todos ellos.
  • Maguey (Magé y São Gonçalo): de 6 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 4 de ellos.
  • Niteróide 29 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 6 de ellos.
  • Maricáde 5 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 1 de ellos.
  • Saquaremaen los 9 puntos de muestreo, el agua sí es apta para el baño en todos ellos.
  • Araruamaen los 21 puntos de muestreo, el agua sí es apta para el baño en todos ellos.
  • Iguaba Grandeen los 5 puntos de muestreo, el agua sí es apta para el baño en todos ellos.
  • São Pedro da Aldeiade 9 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 1 de ellos.
  • Cabo Frioen los 9 puntos de muestreo, el agua sí es apta para el baño en todos ellos.
  • Arraial do Caboen los 7 puntos de muestreo, el agua sí es apta para el baño en todos ellos.
  • Búziosde 14 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 2 de ellos.
  • Casimiro de Abreude 8 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 1 de ellos.
  • Rio das Ostrasde 12 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 3 de ellos.
  • Macaéde 13 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 7 de ellos.
  • Camposde 8 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 3 de ellos.
  • São João da Barrade 10 puntos de muestreo, el agua no es apta para el baño en 3 de ellos.
  • São Francisco de Itabapoanaen los 7 puntos de muestreo, el agua sí es apta para el baño en todos ellos.

Así, de los 290 puntos de muestreo evaluados, el agua no es apta para el baño en 72 de ellos, es decir, un 25%. (En este porcentaje se han incluido como zonas no aptas los puntos de muestreo que no han podido ser analizados). Sin duda, un porcentaje mucho más satisfactorio de lo que vimos el año pasado.

Pero no olvidemos la realidad. Muchos tendemos a imaginar las playas paradisiacas de Río, pero sigue siendo una ciudad castigada por la sequía y la dudosa calidad del agua. Los beneficios obtenidos durante los Juegos Olímpicos que debían haber llenado las arcas brasileñas con el fin de solventar los principales problemas de la ciudad (y del país), se esfumaron, y poco queda ya de la gran cita olímpica salvo una villa abandonada y sin cuidado.

(Imágenes: Carolina Oliveira Castro)

Comentarios