Aqualia
Connecting Waterpeople

Color y cinetismo: la energía del agua

2
213
  • Color y cinetismo: energía agua

Sobre el blog

Luís Alejandro Padrino
Fundador y CEO de Grupo Ambing - Especialista en Seguridad Hídrica, Gestión Ambiental y Cambio Climático para América Latina y el Caribe
Minsait
· 213
2

La ingeniería y el arte están separados por una línea muy delgada, esto implica que más allá de la función específica que puede desempeñar una infraestructura, esta puede transmitir un mensaje complejo, llegando a transformarse en un verdadero templo al ingenio y a la creatividad humana.

El arte cinético es una corriente artística en el que las obras tienen movimiento o parecen tenerlo, valiéndose del color y de la forma para generar ilusiones ópticas y con estas influenciar al observador. En esta corriente destaca el artista venezolano Carlos Cruz-Diez, mundialmente reconocido por sus interferencias cromáticas y distintas obras alrededor del mundo.


Carlos Cruz-Díez.

Las obras que realizo en el ambiente urbano y en el hábitat, están concebidas como un discurso plástico que se genera en el tiempo y en el espacio, creando situaciones y acontecimientos cromáticos que cambian la dialéctica entre el espectador y la obra. Carlos Cruz-Diez

La Central Hidroeléctrica Simón Bolívar anteriormente conocida como Raúl Leoni en Venezuela, es una de las obras de infraestructura más importantes de América Latina y una de las centrales hidroeléctricas más grandes del mundo, cuya construcción tuvo lugar entre los años 1.963 y 1.986. Ante la magnificencia de esta obra de ingeniería, a mitad de las obras en el año 1.977 los contratistas y autoridades del país invitaron a los artistas Carlos Cruz-Diez y Alejandro Otero a participar en el megaproyecto para desarrollar la ambientación de las estructuras con sus toques artísticos personales. Por su parte Otero diseño y construyó una enorme escultura de arte cinético llamada Torre Solar en las afueras del complejo, mientras que las Casas de Máquinas I y II fueron el centro de atención de Cruz Diez y el escenario perfecto para que desplegara su ambientación cromática. Para tener una idea del reto monumental al que se enfrentaba Cruz-Diez, la primera casa de máquinas cubre un área 5.980m2 con una altura de 26m y la segunda cubre 7.800 m2 con 28m de atura, su misión fue armonizar estos espacios emprendiendo un proyecto sin precedentes: transformar las casas de máquinas en monumentos al cinetismo. 

En la Casa de Máquinas I, Cruz-Díez cubrió las paredes con grandes murales de color aditivo, divididos en secciones de tres colores interferidos por líneas negras dando la percepción gamas cromáticas distintas a las utilizadas, sobre los generadores en la parte central se ubicaron 10 cromoestructuras circulares de 14m de diámetro con aletas de colores, que dan una percepción tridimensional al color con el desplazamiento del observador por el espacio.



Casa de Máquinas I, Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, Venezuela.

Fuente: Cruz Díez.

La Casa de Máquinas II es la más grande de la central y en este espacio Cruz-Diez presentó en una de sus paredes laterales, una fisiocromía mural de 270m de largo y 7m de alto, junto a 10 cromoestructuras circulares de 4 metros de altura y 8m de diámetro sobre los generadores, que presentan colores que evolucionan y varían con el movimiento del observador. Además esta Casa cuenta con una batería de 1.200 lámparas de color rojo, verde y azul en la pared del fondo que generan un efecto de cromosaturación.



Casa de Máquinas II, Central Hidroeléctrica Simón Bolívar, Venezuela.

Fuente: Cruz Díez.

El maestro Cruz-Diez demuestra que la unión entre lo industrial y lo artístico contribuye a humanizar los espacios, brindando un punto extra en la apreciación de una megaestructura como una central hidroeléctrica. La partida del plano terrenal de Cruz-Diez el 27 de julio de 2019, deja un gran vacío en sus familiares, amigos, seguidores y entre el pueblo venezolano, pero su obra permanecerá, no solo en la central hidroeléctrica más hermosa del mundo o en los museos, edificios y monumentos que exhiben sus trabajos, sino en los millones de corazones que logro llenar de color y cinetismo.    

Comentarios