Aqualia
Connecting Waterpeople

Digitalización en el sector del agua

1
132
  • Digitalización sector agua

Sobre el blog

Luis Amigo
La pasión por la tecnología y la economía me han convertido en un profesional muy versátil, con un sólido fondo académico en I + D, actualmente trabajo de Senior SRE y escribo como hobby.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
Grupo INCLAM
Global Omnium
· 132
1

El agua siempre ha sido un bien escaso y fuente de riqueza. Desde la antigua Mesopotamia (tierra entre ríos), el progreso del hombre ha estado vinculado a las fuentes de agua. Su riqueza ha sido condicionada por los ciclos de sequía y crecidas de los ríos. Por ello, una de las grandes obsesiones del talento humano ha sido controlar el ciclo del agua para que su riqueza no dependa de los caprichos de la naturaleza.

La ingeniería civil ha sido siempre un área destacada en las grandes civilizaciones y, con el paso del tiempo, hemos sido capaces de controlar –en cierta medida– esta dependencia, y esto ha permitido mantener una población siempre creciente y evitar las grandes hambrunas que otrora asolaron nuestro continente.

Vivimos en la era digital y, en parte gracias a la labor de la ingeniería civil, no hemos sido capaces de aplicar todas las ventajas que esta nueva era aporta a la gestión del agua. Hay proyectos muy interesantes que permiten controlar flujos de agua en determinadas cuencas o proyectos para gestión de regantes de forma remota, pero no se ha producido esa ansiada digitalización que nos permita optimizar de forma máxima la gestión de recursos y evitar abusos y despilfarros.

En la era del internet de las cosas y del big data, observamos como la tecnología permite a gigantes como Google y Apple indicarnos en qué medida respaldamos medidas de confinamiento, o a las grandes empresas de telefonía enviar datos detallados del flujo de ciudadanos al gobierno, y no somos del todo conscientes de que, tecnológicamente, esto también es posible con el agua.

Tecnológicamente, sería posible crear un enorme mapa digital que sirviera para entender las áreas de mejora en la gestión del agua

Tal vez por la forma en la que la organización de las cuencas de regantes no encaja con los marcos territoriales o por la falta de visión de nuestros políticos, vemos como cada día que pasa es un día más de retraso para afrontar un gran proyecto de gestión de aguas (y prácticamente da igual desde qué país estés leyendo este artículo).

En la actualidad, es tecnológicamente posible medir niveles de agua en cualquier punto de la geografía para comprender al detalle el ciclo hídrico en tiempo real, es posible medir los niveles de calidad del agua en tiempo real para detectar fuentes no controladas de contaminantes. Disponemos de la tecnología suficiente para poder medir eficiencias y niveles de uso en estaciones de depuración o de bombeo, es posible poder medir los consumos de agua dentro de cada elemento de la red para poder estudiar la demanda, y hasta podemos medir presiones en elementos de conducción para detectar de forma temprana pérdidas en la red hídrica.

Tecnológicamente, sería posible crear un enorme mapa digital que sirviera para entender las áreas de mejora en la gestión del agua, las ineficiencias y la capacidad excedente que permita la solidaridad entre las regiones.

Es necesario encontrar la forma de articular este tipo de trabajos, puesto que los intereses económicos no siempre son tan fuertes como en los ejemplos anteriores. Sin embargo, es posible aunar esfuerzos de diversos sectores para conseguir objetivos como este.

La protección de los acuíferos dispone de líneas de financiación a nivel europeo que podrían ser utilizadas para este tipo de proyectos. Las comunidades de regantes disponen de ayudas para la mejora de la eficiencia de los cultivos. Los presupuestos de investigación permiten que las universidades sean el centro de control de conocimiento en este tipo de proyectos. Multitud de empresas estarían interesadas en colaborar en desarrollos con universidades pues les permitiría generar conocimientos que convertir en negocios.

Aún estamos a tiempo de continuar el ejemplo de nuestros antepasados y aportar nuestras capacidades en la mejora de la gestión del agua y en la adaptación a la era digital. Ante nosotros hay una enorme oportunidad de mejorar la gestión del agua como no se ha presentado en los últimos siglos, y es el momento de que nuestros gobiernos, o entidades como la Unión Europea, tomen la iniciativa y marquen un liderazgo claro en este sentido.

Comentarios

Redacción iAgua

La redacción recomienda