Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Hach
ESAMUR
s::can Iberia Sistemas de Medición
IRTA
Red Control
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Saint Gobain PAM
IAPsolutions
DATAKORUM
Barmatec
ONGAWA
Fundación Biodiversidad
CAF
Hidroconta
Lama Sistemas de Filtrado
TecnoConverting
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
ICEX España Exportación e Inversiones
J. Huesa Water Technology
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Sacyr Agua
Likitech
HRS Heat Exchangers
Molecor
FENACORE
ACCIONA
Schneider Electric
Fundación CONAMA
Grupo Mejoras
Almar Water Solutions
Cajamar Innova
RENOLIT ALKORPLAN
Amiblu
GS Inima Environment
Baseform
KISTERS
ADECAGUA
Innovyze, an Autodesk company
Asociación de Ciencias Ambientales
Filtralite
Ingeteam
TEDAGUA
TRANSWATER
Sivortex Sistemes Integrals
LACROIX
Xylem Water Solutions España
Vector Energy
Fundación Botín
Idrica
AGS Water Solutions
Minsait
ISMedioambiente
EPG Salinas
AMPHOS 21
FLOVAC
AECID
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Rädlinger primus line GmbH
Agencia Vasca del Agua
Confederación Hidrográfica del Segura
SCRATS
Global Omnium
Aqualia
ADASA
Kamstrup
Catalan Water Partnership

Se encuentra usted aquí

Por una América Latina verde e inclusiva

Sobre el blog

Luis Luján Cárdenas
Sociólogo y Periodista, Magíster en Administración, especialista en Comunicación para el Ecodesarrollo, articulista en diversos medios escritos de Perú.
  • América Latina verde e inclusiva

Una América Latina unida puede ser tan o más próspera y poderosa que una Unión Europea o alguna superpotencia, dada su riqueza natural, ubicación geopolítica y población ávida de una oportunidad de demostrar su valía en pos de la justicia global, el futuro de la civilización y la conservación del planeta.

Siempre hemos invocado ―con la humildad de nuestra opinión profesional y origen andino― que el futuro de los 46 países de América Latina y el Caribe, es una cuestión de voluntad, actitud, decisión, diplomacia y políticas colectivas regionales concertadas, vinculantes, con sentido social, inclusivo, ecológico, humano, democrático y de profundo cambio.

No por nada, el libertador venezolano Simón Bolívar soñó con una América libre, unida y solidaria como registró en su Carta de Jamaica de 1815, y luego expresara en una reunión americana en Panamá, que bien nos lo recuerda el escritor mexicano Teodoro Rentería: “…fue en 1824, cuando el gran libertador convoca a las nacientes naciones emancipadas en Latinoamérica (…) con el fin desde su visión futurista, como genio y figura que fue, de asegurar nuestra independencia plena, de conformarnos como un polo de poder, con el cual tener el peso suficiente, para tener vos y voto y así no ser avasallados antes los poderes vigentes de la Europa, y el gran poder emergente de la gran confederación naciente del hoy estado imperial de los Estados Unidos de Norte América.”[1]

Y parece que a ese camino enrumbaríamos, si realmente cumplimos y comprometemos con lo acordado en la XXII Reunión del Foro de Ministros de Medio Ambiente de América Latina y el Caribe, que se realizó el 1 y 2 de febrero de 2021, organizada por el Gobierno de Barbados y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

Allí se abordó los desafíos y retos sociopolíticos y ambientales más apremiantes de la región y se firmó la Declaración de Bridgetown con ocho importantísimos acuerdos, llamando a “integrar la dimensión ambiental en el centro de los planes de recuperación del Covid-19 y promover una reactivación basada en la inclusión social, economías resilientes y bajas en carbono, y conservación y uso sostenible de recursos naturales”, con el propósito de lograr al 2030 los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el Acuerdo de París sobre cambio climático y el Marco Mundial de la Diversidad Biológica posterior a 2020.

Los acuerdos adoptados tienen el título de ‘Fortalecer la acción por la naturaleza para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible’, que esperamos sean aprobados, promovidos y asumidos por las Naciones Unidas, con carácter vinculante y con sustento financiero suficiente para su implementación gradual en América Latina y el Caribe.