Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
IRTA
Hach
Global Omnium
AECID
DATAKORUM
ADECAGUA
IAPsolutions
TecnoConverting
Schneider Electric
Xylem Water Solutions España
KISTERS
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Sacyr Agua
Kamstrup
Ingeteam
Innovyze, an Autodesk company
RENOLIT ALKORPLAN
Minsait
GS Inima Environment
LACROIX
Vector Energy
Fundación CONAMA
ACCIONA
CAF
s::can Iberia Sistemas de Medición
Baseform
FENACORE
Rädlinger primus line GmbH
ESAMUR
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Amiblu
Aqualia
ONGAWA
Sivortex Sistemes Integrals
FLOVAC
Agencia Vasca del Agua
EPG Salinas
Molecor
ISMedioambiente
HRS Heat Exchangers
Grupo Mejoras
Fundación Biodiversidad
ICEX España Exportación e Inversiones
Barmatec
Almar Water Solutions
Cajamar Innova
Asociación de Ciencias Ambientales
Lama Sistemas de Filtrado
SCRATS
AGS Water Solutions
Saint Gobain PAM
Idrica
Hidroconta
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
TRANSWATER
TEDAGUA
J. Huesa Water Technology
Filtralite
Red Control
Catalan Water Partnership
Fundación Botín
Laboratorios Tecnológicos de Levante
ADASA
Likitech
AMPHOS 21
Confederación Hidrográfica del Segura

Se encuentra usted aquí

Campesino peruano acusa al gigante alemán RWE por derretir glaciares en los Andes

Sobre el blog

Luis Luján Cárdenas
Sociólogo y Periodista, Magíster en Administración, especialista en Comunicación para el Ecodesarrollo, articulista en diversos medios escritos de Perú.
  • Campesino peruano acusa al gigante alemán RWE derretir glaciares Andes
    Foto: Luka GONZALES (AFP).

La Agence France-Presse - AFP a difundido hace unos días una interesante información titulada “La culpa del deshielo de glaciares peruanos se debate en un tribunal alemán”, que señala la visita hace unos días de un grupo de peritos climáticos y magistrados alemanes, a la laguna Palcacocha y los glaciares, en Huaraz (al noroeste de Lima), confirmada por la Alta Corte Regional de Hamm (Alemania), y que abriría un nuevo capítulo en esta singular denuncia que busca sentar un precedente global”.

El campesino peruano Saúl Luciano Lliuya espera “justicia climática” con una demanda interpuesta el 24 de noviembre de 2015, contra el gigante energético alemán Rheinisch-Westfälisches Elektrizitätswerk - RWE, acusándola “de ser responsable del derretimiento de los glaciares (en los Andes) por sus emisiones de gases de efecto invernadero” (como es de conocimiento público la mitad de los nevados tropicales andinos, altamente sensibles al cambio climático, han desaparecido en los últimos 50 años).

El humilde agricultor (41) ha expresado a la agencia francesa: “Queremos que la empresa RWE se responsabilice por los daños medioambientales y pague por los costos de proteger la ciudad de Huaraz”, así como su propiedad ante una eventual inundación. “En general han contaminado en todo el mundo, y con esta demanda estamos intentando algo”, acusó. Tiene el asesoramiento y respaldo de la ONG Germanwatch, a través de la abogada Roda Verheyen.

Según información de la agencia noticiosa mundial esta denuncia fue desestimada por otro tribunal alemán en Essen. El vocero de RWE, Guido Steffen, ha indicado que el reclamo “fue rechazado en primera instancia por no tener bases legales y no cumplir con las leyes civiles alemanas (…) confiamos en que esto ocurrirá nuevamente con la apelación (…) según las leyes, los emisores individuales no son responsables por procesos arraigados universalmente, y efectivamente globales, como el cambio climático”.

Fundada en 1898, RWE es una empresa alemana del sector energético cuyas 27 filiales distribuyen energía eléctrica, gas y agua a Europa, y América del Norte, y en Chile y Brasil, no en Perú.

Pero, por qué, entonces la denuncia de un campesino que vive al pie de los glaciares tropicales peruanos. En el 2013 el Climate Accountability Institute y el Carbon Disclosure Project revelaron que esta transnacional es una de las mayores contaminadoras con anhídrido carbónico (CO2) en el mundo, por la quema de carbón, responsable del 0.5% de emisiones de gases de efecto invernadero.


Foto: Luka GONZALES (AFP)

Lliuya vive en el campo con su esposa y dos hijos cerca a los glaciares Palcaraju y Pucaranra (Parque Nacional Huascarán), cuyo deshielo está aumentando peligrosamente el nivel de las aguas de la laguna de Palpacocha, a 4,650 metros sobre el nivel del mar. Tiene varios temores por el aumento de la temperatura en el lugar.

El derretimiento del hielo hará desaparecer los glaciales y no habrá agua para los más de 120 mil pobladores de Huaraz, capital del departamento de Ancash, y a corto plazo se presentará una gran sequía que afectará tremendamente la agricultura, el ecosistema y la vida de los lugareños.

Por otro lado, la laguna enfrenta el riesgo de un desembalse como el ocurrido el 13 de diciembre de 1941, que con un aluvión de lodo y piedras sepultó a 1,800 habitantes. En ese entonces Palcacocha tenía 8 millones de m3 de agua, hoy tiene más de 17 millones de m3, según el Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem). Lliuya y su familia serían los primeros en morir.

La Alta Corte Regional de Hamm (Alemania) tiene en sus manos un caso que podría establecer un importante antecedente ante la contaminación producida por el industrialismo de muchas empresas transnacionales durante más de un siglo, explotando irracionalmente recursos naturales, acumulando grandes capitales, acelerando los efectos del cambio climático, alterando el ecosistema global, hecho ajeno a la justicia ecológica y que hoy tanto afecta especialmente a los países pobres y en vías de desarrollo.