Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Fundación Biodiversidad
Likitech
Laboratorios Tecnológicos de Levante
ICEX España Exportación e Inversiones
ISMedioambiente
IAPsolutions
Confederación Hidrográfica del Segura
RENOLIT ALKORPLAN
Hidroglobal
Grupo Mejoras
Fundación Botín
Sacyr Agua
Catalan Water Partnership
Fundación CONAMA
IRTA
DATAKORUM
AMPHOS 21
Global Omnium
TRANSWATER
Kamstrup
SCRATS
KISTERS
ADECAGUA
Agencia Vasca del Agua
MOLEAER
CAF
Minsait
Schneider Electric
J. Huesa Water Technology
FENACORE
Filtralite
Red Control
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Almar Water Solutions
AGS Water Solutions
Aqualia
ADASA
Ingeteam
ACCIONA
Rädlinger primus line GmbH
Lama Sistemas de Filtrado
AECID
Amiblu
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
EPG Salinas
FLOVAC
Saint Gobain PAM
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Sivortex Sistemes Integrals
Innovyze, an Autodesk company
Asociación de Ciencias Ambientales
Xylem Water Solutions España
Vector Energy
Hach
TEDAGUA
HRS Heat Exchangers
Baseform
Barmatec
Hidroconta
Idrica
GS Inima Environment
s::can Iberia Sistemas de Medición
Cajamar Innova
ESAMUR
TecnoConverting
Molecor
LACROIX
Aganova
ONGAWA

Se encuentra usted aquí

COP 27 en un ambiente tóxico, contaminado y caliente

Sobre el blog

Luis Luján Cárdenas
Sociólogo y Periodista, Magíster en Administración, especialista en Comunicación para el Ecodesarrollo, articulista en diversos medios escritos de Perú.
  • COP 27 ambiente tóxico, contaminado y caliente

En medio de la desesperanza por el aumento de la temperatura global, los desastres naturales, el escepticismo de los científicos y la poca voluntad de solución de los líderes de las grandes naciones (los más contaminantes) ―varios ausentes―, la COP 27 va hacia un nuevo fracaso en Egipto.

Los Representantes de 200 países reunidos en la 27 Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que se desarrollará hasta el 18 de noviembre, respiran un ambiente contaminado, tóxico y cada más caliente, debido al poco interés por reducir el dióxido de carbono producido por una indetenible carrera industrial y comercial por parte de China, los Estados Unidos, Rusia, Japón, la Unión Europea y otras potencias, más preocupadas por el liderazgo en el mercado mundial y con ansias de dominio político. Bien ha resumido el presidente de Colombia Gustavo Petro: “es la hora de la humanidad y no de los mercados (…) la COP ya no da respuestas (…) y el tiempo se agotó”.

El cambio climático es el gran reto y amenaza del siglo XXI. Sus efectos se sienten en todos los niveles y estructuras globales, siendo los más afectados los países pobres, que esperan en la COP una ayuda técnico-financiera por parte de las superpotencias, que ―por lo visto― nunca llegará.


El presidente de Colombia, Gustavo Petro fue claro en resumir el quid para la resiliencia ante los efectos globales del cambio climático.

La crisis económica y la recesión mundial, agravada por la pandemia del Covid 19, el conflicto Rusia-Ucrania y la menor producción mundial de alimentos y generación de energía, ha motivado a las grandes potencias utilizar nuevamente el carbón, petróleo y otros insumos fósiles altamente dañinos al medio ambiente y que aceleran el aumento de la temperatura, acelerando el efecto invernadero.

Este retroceso energético sumamente contaminante y atentatorio a la supervivencia humana, la biodiversidad y el planeta: primero, no hará posible cumplir el objetivo de reducir el calentamiento global a 1,5 grados centígrados a final del siglo y alcanzar la neutralidad climática al 2030; segundo, hará aún más difícil cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) planteados al 2030; y, tercero, los compromisos climáticos se están yendo al tacho de basura, simple y llanamente porque los que tienen la mayor responsabilidad no los cumplen.

El secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres ha hecho un llamado a los países desarrollados y economías emergentes para tener un Pacto de Solidaridad Climática, a fin de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Este punto es importante. Perú debería liderar con una diplomacia verde, conjuntamente con Brasil y Colombia, dada sus riquezas de bosques, agua y biodiversidad e incidencia en el clima mundial, una reunión multilateral para adoptar acuerdos regionales vinculantes para crear resiliencia ante el cambio climático, y contribuir con el ejemplo el evitar sí o sí el peligroso punto de no retorno.