Isle Utilities
Connecting Waterpeople
Fundación CONAMA
ADECAGUA
CALAF GRUP
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
DAM-Aguas
AECID
Molecor
Blue Gold
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
UNOPS
Vector Motor Control
Ulbios
BACCARA
EMALSA
TecnoConverting
Elliot Cloud
Sacyr Agua
Prefabricados Delta
STF
Bentley Systems
TFS Grupo Amper
Gestagua
NOVAGRIC
Redexia network
Ingeteam
biv Innova
ITC Dosing Pumps
Confederación Hidrográfica del Segura
Cibernos
Cajamar Innova
DuPont Water Solutions
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Likitech
ABB
Fundación Biodiversidad
Fundación We Are Water
Insituform
VisualNAcert
LACROIX
Kamstrup
Barmatec
Smagua
Kurita - Fracta
GS Inima Environment
CAF
Grupo Mejoras
Lama Sistemas de Filtrado
Fundación Botín
Minsait
IAPsolutions
Isle Utilities
IIAMA
Almar Water Solutions
Saleplas
Control Techniques
HANNA instruments
Filtralite
Elmasa Tecnología del Agua
Baseform
Aqualia
Hach
FENACORE
Schneider Electric
J. Huesa Water Technology
Hidroconta
Terranova
Consorcio de Aguas de Asturias
Aigües Segarra Garrigues
s::can Iberia Sistemas de Medición
Agencia Vasca del Agua
SCRATS
Regaber
Danfoss
ICEX España Exportación e Inversiones
ESAMUR
UPM Water
Global Omnium
Rädlinger primus line GmbH
NaanDanJain Ibérica
TEDAGUA
ISMedioambiente
Grundfos
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Aganova
AGENDA 21500
Saint Gobain PAM
BELGICAST by TALIS
AMPHOS 21
Red Control
ACCIONA
FLOVAC
Catalan Water Partnership
Asociación de Ciencias Ambientales
EPG Salinas
Innovyze, an Autodesk company
Xylem Water Solutions España
Idrica
AZUD
1 de Febrero en Isle Utilities Webinar Series

El coronavirus derrumba los ODS como un castillo de naipes

Sobre el blog

Luis Luján Cárdenas
Sociólogo y Periodista, Magíster en Administración, especialista en Comunicación para el Ecodesarrollo, articulista en diversos medios escritos de Perú.
Molecor
  • coronavirus derrumba ODS como castillo naipes
    (Imagen: www.aa.com.tr).
  • coronavirus derrumba ODS como castillo naipes
    (Imagen: www.aa.com.tr).

Así es. Por primera vez en la historia moderna de la humanidad una pandemia asesta un duro golpe a la economía mundial ―con efectos políticos imprevisibles―, al prácticamente paralizar casi todas las actividades productivas, industriales y de servicios de la mayoría de los países en los cinco continentes del planeta. 

Las consecuencias sociales son evidentes, dramáticas y trágicas, especialmente para aquellas naciones en vías de desarrollo y pobres en Asia, África y Latinoamérica, que no poseen las reservas económicas, infraestructura y políticas de resiliencia de los países desarrollados.

Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) acordado por las Naciones Unidas en el 2015 para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad de todos los pueblos del planeta a partir del 2030, caen como un castillo de naipes por el coronavirus, ante la mirada incrédula, sorprendida e impotente de los líderes mundiales, y el pánico, terror y desesperación de los más de 7,500 millones de habitantes en la Tierra.

El gran error fue abordar soluciones paralelas y planas a los grandes problemas mundiales. Se deben reorientar y replantear los ODS priorizando por medio de una pirámide la primerísima importancia de la salud, la alimentación y el agua, carencias que no esperan y que son perfecto caldo de cultivo para las enfermedades infectocontagiosas y otros males que causan millones de muertes al año fundamentalmente a los pobres bajos en defensas, mal alimentados y sin agua y saneamiento, a los pobres de cobertura de salud universal y protección medioambiental; en fin, a los pobres de salud física y mental que no pueden esperar hasta el 2030.

Tres siglos, desde la revolución industrial hasta las sociedades digitales, el internet de las cosas, la inteligencia artificial y la física cuántica, en el siglo XXI aún continúa imperando la vieja política del poder por las armas, la acumulación de capital por unas cuentas naciones, la privatización del conocimiento y las ganancias billonarias de transnacionales, riqueza que bien hubiera puesto punto final a estas dos carencias humanas que ya no deben de existir en más de las dos terceras partes de la población mundial.

Necesitamos el ODS 18: solidaridad humana, y romper ese círculo vicioso del neoliberalismo y su cultura de consumismo y del éxito, que ensancha las brechas sociales, destruye el planeta y nos niega el derecho fundamental a la vida. Debemos reflexionar, razonar y actuar con sistemas sociales y políticas inteligentes, que nos conduzca a todos, sin excepción alguna, hacia la sociedad del bienestar.