Connecting Waterpeople
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
AGS Water Solutions
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Aqualia
CAF
Ingeteam
HRS Heat Exchangers
Likitech
Idrica
KISTERS
LACROIX
AMPHOS 21
Consorcio de Aguas de Asturias
ICEX España Exportación e Inversiones
Sacyr Agua
Fundación Botín
Aganova
Schneider Electric
Terranova
Red Control
TRANSWATER
FENACORE
Kamstrup
Baseform
ACCIONA
Sivortex Sistemes Integrals
J. Huesa Water Technology
TEDAGUA
Barmatec
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Grupo Mejoras
Vector Energy
Xylem Water Solutions España
MOLEAER
Fundación CONAMA
Regaber
AECID
Filtralite
Amiblu
Saint Gobain PAM
GS Inima Environment
Gestagua
Danfoss
ISMedioambiente
TecnoConverting
ADECAGUA
RENOLIT ALKORPLAN
Agencia Vasca del Agua
AGENDA 21500
STF
Hidroconta
VisualNAcert
Rädlinger primus line GmbH
Catalan Water Partnership
ONGAWA
Minsait
FLOVAC
Innovyze, an Autodesk company
Almar Water Solutions
DATAKORUM
EMALSA
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Confederación Hidrográfica del Segura
Fundación Biodiversidad
NTT DATA
Molecor
NSI Mobile Water Solutions
s::can Iberia Sistemas de Medición
Lama Sistemas de Filtrado
Asociación de Ciencias Ambientales
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
TFS Grupo Amper
ESAMUR
EPG Salinas
Hach
Global Omnium
SCRATS

Se encuentra usted aquí

El enfoque de género en la gestión del agua

Sobre el blog

Luis Luján Cárdenas
Sociólogo y Periodista, Magíster en Administración, especialista en Comunicación para el Ecodesarrollo, articulista en diversos medios escritos de Perú.
  • enfoque género gestión agua

La ideología es el conjunto de ideas que caracteriza el pensamiento de una persona o grupo social en un lugar y momento determinado. Es una poderosa herramienta política de poder que conserva o transforma un sistema social. Ejemplos de ideología: el fascismo, comunismo, socialismo, anarquismo, liberalismo, feminismo, ecologismo, la igualdad racial, la igualdad de los sexos y la denominada ideología de género, entre otros.

El género se refiere a las relaciones entre mujeres y hombres basadas en roles definidos socialmente, que se asignan a uno u otro sexo. La ideología de la igualdad de los sexos señala que la sexualidad caracteriza al hombre y a la mujer no sólo en el plano físico, sino también en el psicológico, intelectual, social y espiritual, y ambos géneros son complementarios e iguales y deben tener similares derechos, oportunidades, responsabilidades y obligaciones reconocidas y promovidas por el Estado en una sociedad democrática.

En contraposición, la ideología de género plantea diversas formas de sexualidad: heterosexual masculino, heterosexual femenino, homosexual, lesbiana, bisexual y demás opciones. Cada persona puede elegir la opción que más le guste, o practicar todos indiferentemente. Supera el paradigma varón y mujer relativo a la naturaleza biológica, cuestionando que son unas construcciones meramente culturales y convencionales sujetas a cambio.

Vistos estos conceptos, hoy se habla de género y gestión del agua. La gestión integrada de los recursos hídricos reconoce y promueve el enfoque de género, dado que el agua tiene un carácter transversal y social, donde las preocupaciones y experiencias de las mujeres, al igual que las de los hombres, son parte integrante de la elaboración y diseño de las políticas de Estado, por la que ambos deben beneficiarse por igual

El objetivo final es la igualdad y equidad de los géneros, como lo planteó en 1992 la Declaración de Dublín (Principio N° 3 “La mujer desempeña un papel fundamental en el abastecimiento, la gestión y la protección del agua) en la Conferencia Internacional sobre el Agua y el Medio Ambiente (CIAMA), y, posteriormente, las Naciones Unidas.

En Latinoamérica, lamentablemente, aún no se contempla en las agendas políticas el agua con enfoque de género (tal como sucede igualmente con el tema del cambio climático), lo que indudablemente será un gran obstáculo para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. Este nudo gordiano deja en claro que la contaminación de las fuentes naturales de agua, el estrés hídrico y el desperdicio y mal uso del líquido elemento es consecuencia de una visión estrecha y machista de los gobiernos. Cuántos problemas sociales hubieran sido solucionados con la participación conjunta del hombre y la mujer.

Aplicar el análisis y enfoque de género, permite a los actores decisorios de políticas públicas obtener una visión holística y más cercana a la realidad social. Involucrar a la mujer igualitaria y equitativamente en la gestión del agua, es una imperiosa necesidad para construir gobernanza hídrica en pro del desarrollo integra, sostenido y democrático de un país.