Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
HRS Heat Exchangers
Sivortex Sistemes Integrals
TRANSWATER
Barmatec
ACCIONA
EPG Salinas
GS Inima Environment
TEDAGUA
ONGAWA
Molecor
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Hidroconta
Likitech
FENACORE
Minsait
ADASA
Fundación CONAMA
DATAKORUM
LACROIX
FLOVAC
Hidroglobal
ESAMUR
Aqualia
Confederación Hidrográfica del Segura
Lama Sistemas de Filtrado
ISMedioambiente
Xylem Water Solutions España
IRTA
KISTERS
Agencia Vasca del Agua
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Schneider Electric
Baseform
AGS Water Solutions
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Global Omnium
ICEX España Exportación e Inversiones
J. Huesa Water Technology
Grupo Mejoras
AECID
Fundación Botín
Rädlinger primus line GmbH
RENOLIT ALKORPLAN
TecnoConverting
Kamstrup
Amiblu
Ingeteam
Asociación de Ciencias Ambientales
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Fundación Biodiversidad
Hach
SCRATS
Vector Energy
IAPsolutions
Catalan Water Partnership
Filtralite
AMPHOS 21
Sacyr Agua
ADECAGUA
Red Control
s::can Iberia Sistemas de Medición
CAF
Saint Gobain PAM
Innovyze, an Autodesk company
Idrica
Cajamar Innova
Almar Water Solutions
Aganova
MOLEAER

Se encuentra usted aquí

Infraestructura verde para prevenir desastres

Sobre el blog

Luis Luján Cárdenas
Sociólogo y Periodista, Magíster en Administración, especialista en Comunicación para el Ecodesarrollo, articulista en diversos medios escritos de Perú.
  • Infraestructura verde prevenir desastres

En el 2015 la Autoridad Nacional del Agua (ANA), con gran esfuerzo y pocos recursos financieros, realizó el estudio Identificación de Poblaciones Vulnerables por activación de Quebradas 2015 – 2016, que mapeó los puntos críticos ante lluvias extremas en 21 departamentos del Perú.

Los resultados de la evaluación —gracias a información terrena y satelital— dio como resultado: 53,220 viviendas y 222,691 personas directamente en riesgo por inundaciones o huaicos; indirectamente, los afectados serían 518,000 habitantes y las pérdidas sobrepasarían los 1000 millones de soles. Los departamentos más sensibles son: Tumbes, Piura, Lima, Arequipa y Apurímac.

Este documento –que demanda ser actualizado año a año y cubriendo las 24 regiones del país— fue entregado a las autoridades regionales y municipales, y organizaciones involucradas en prevención, para que adoptarán planes y estrategias a corto, mediano y largo plazo para la reducción de riesgos por inundaciones y huaicos.

La ANA cumplió con el estudio, pero podría hacer más. Siendo un ente ejecutor podría encargarse de obras hidráulicas con infraestructura verde en, por ejemplo, la delimitación de las fajas marginales (donde más daño se produce); en el encauzamiento, limpieza y descolmatación de ríos, forestamiento de las riberas de las quebradas, embalses y represas, protección de cabeceras de cuenca, rutas de escape o zonas de refugio ante inundaciones o huaicos, etc.

Las 22 mallas de acero (infraestructura gris) que instaló la ANA —excepcionalmente a través de su Proyecto de Modernización—, en Chosica, son un éxito contra los deslizamientos de los cerros en Lima; otras similares deberían instalarse urgentemente en el interior del país, pero con infraestructura verde. Para esto es necesario reformar la Ley 29338 DE Recursos Hídricos, y convertir a la ANA en ente ejecutor de obras, y no solo normativo. Y aún más, debería ser adscrita a la Presidencia del Consejo de Ministros, porque el agua, siendo un elemento estratégico y de desarrollo, es transversal y vital para el desarrollo humano y las actividades socioeconómicas.

De esta forma, la ANA no solo cumpliría la Política de Estado 33 y la Ley 29338 de Recursos Hídricos, sino también contribuiría a consolidar la Política de Estado 32 sobre Gestión del Riesgo de Desastres y sería un gran soporte para el Sistema Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres – SINAGERD.