Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
AGS Water Solutions
Sivortex Sistemes Integrals
Fundación Biodiversidad
IRTA
AECID
FENACORE
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Fundación Botín
Global Omnium
Hach
Lama Sistemas de Filtrado
Molecor
ADASA
Filtralite
RENOLIT ALKORPLAN
HRS Heat Exchangers
J. Huesa Water Technology
Baseform
Confederación Hidrográfica del Segura
Grupo Mejoras
Asociación de Ciencias Ambientales
EPG Salinas
ISMedioambiente
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Xylem Water Solutions España
AMPHOS 21
ONGAWA
KISTERS
Schneider Electric
Kamstrup
Fundación CONAMA
Agencia Vasca del Agua
Idrica
Ingeteam
SCRATS
Likitech
Red Control
Aqualia
Sacyr Agua
IAPsolutions
Cajamar Innova
Minsait
GS Inima Environment
Barmatec
Almar Water Solutions
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
TEDAGUA
Hidroconta
Vector Energy
TRANSWATER
CAF
Amiblu
DATAKORUM
s::can Iberia Sistemas de Medición
LACROIX
TecnoConverting
ESAMUR
Innovyze, an Autodesk company
Rädlinger primus line GmbH
Catalan Water Partnership
ACCIONA
Saint Gobain PAM
FLOVAC
ICEX España Exportación e Inversiones
ADECAGUA

Se encuentra usted aquí

Necesitamos vitamina N

Sobre el blog

Luis Luján Cárdenas
Sociólogo y Periodista, Magíster en Administración, especialista en Comunicación para el Ecodesarrollo, articulista en diversos medios escritos de Perú.
  • Necesitamos vitamina N

Tuve una interesante entrevista con la experta medioambiental española Marta Santafé Martínez, de la Universidad Complutense de Madrid, especialista en Hidrogeología y Geología medioambiental, quien postula que es factible la convivencia pacífica y amigable de una economía sostenible con el cuidado y respeto de la naturaleza.

“Parece que hemos olvidado este vínculo que tenemos con ella. Nuestros antepasados vivían en armonía con la naturaleza, en equilibrio, pero nuestro estilo de vida actual nos impone el crecimiento económico por encima de todo, con un consumismo que parece no tener fin, y que ha amplificado las desigualdades y ha roto este equilibrio. Parece que hubiéramos declarado la guerra a la naturaleza”.

“Deberíamos ver a la naturaleza como nuestra aliada, reconectarnos con ella. No es una tarea sencilla porque supone transformar los sistemas económico y productivo, pero la buena noticia es que no está todo perdido, porque tenemos la capacidad de transformar nuestro impacto en el planeta. Una economía sostenible y que conviva en paz con la naturaleza es posible y nos permitiría llevar una vida más saludable. ¡Necesitamos vitamina N!”, citó recordando a Richard Louv.

Louv (Nueva York, EE. UU., 1949) es un periodista y escritor que en el 2005 provocó un movimiento verde en los colegios con su libro el último niño en los bosques y, posteriormente, con Vitamina N (creó este concepto), donde sostiene que «el aumento galopante de la tecnología ha provocado la aparición del denominado trastorno por déficit de naturaleza (…) hemos cambiado el medio natural por la ciudad. Esta situación produce desórdenes en las funciones fisiológicas y psicológicas, agravadas según aumenta la exposición a la velocidad y la hiperestimulación tecnológica, especialmente en los niños”.

El ensayista estadounidense plantea que la humanidad debe saltar el Antropoceno e ir directamente a lo que el filósofo Glenn Albrecht llama el Simbioceno, que consiste en «vivir en armonía con el resto de la naturaleza, en darnos cuenta de que nuestras vidas dependen de otros animales y plantas, y de que sus vidas dependen de nosotros. En empezar a pensar de esa manera, en lugar de que somos el centro y tenemos el control total de todo. Eso es simbiótico. Podemos mejorar las cosas para todas las criaturas porque somos muy poderosos y las demás criaturas mejorarán las cosas para nosotros en reciprocidad».

Louv tiene razón. Debemos acercarnos a la naturaleza, no ignorarla y destruirla, somos parte de ella, necesitamos vitamina N con urgencia y “debemos hacer las paces, es decir, proteger y restaurar nuestro planeta, es la tarea más importante que tenemos que acometer en los próximos decenios”, sentenció Marta Santafé.