Hidroconta
Connecting Waterpeople
Amiblu
Vector Energy
KISTERS
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Fundación Biodiversidad
Global Omnium
GS Inima Environment
TecnoConverting
Aganova
Regaber
TFS Grupo Amper
Agencia Vasca del Agua
Grupo Mejoras
Fundación CONAMA
STF
Sacyr Agua
ISMedioambiente
Confederación Hidrográfica del Segura
Baseform
AGS Water Solutions
Innovyze, an Autodesk company
Xylem Water Solutions España
ESAMUR
Hidroconta
DATAKORUM
VisualNAcert
RENOLIT ALKORPLAN
EMALSA
Lama Sistemas de Filtrado
Aqualia
Rädlinger primus line GmbH
MOLEAER
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Danfoss
ACCIONA
ONGAWA
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Schneider Electric
Consorcio de Aguas de Asturias
AGENDA 21500
Likitech
Hach
Asociación de Ciencias Ambientales
HRS Heat Exchangers
Catalan Water Partnership
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Almar Water Solutions
J. Huesa Water Technology
Minsait
LACROIX
ICEX España Exportación e Inversiones
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Molecor
SCRATS
Saint Gobain PAM
Fundación Botín
Ingeteam
NSI Mobile Water Solutions
Sivortex Sistemes Integrals
CAF
AECID
s::can Iberia Sistemas de Medición
Gestagua
FENACORE
AMPHOS 21
Barmatec
NTT DATA
EPG Salinas
TEDAGUA
Terranova
Red Control
ADECAGUA
Kamstrup
Idrica
Filtralite

Se encuentra usted aquí

Perú exporta el certificado azul

Sobre el blog

Luis Luján Cárdenas
Sociólogo y Periodista, Magíster en Administración, especialista en Comunicación para el Ecodesarrollo, articulista en diversos medios escritos de Perú.
  • Perú exporta certificado azul
    (Imagen: ECOLAB)

“En el futuro, el agua será un recurso de vida o muerte”, fue una acertada predicción del gerente general de la Autoridad Nacional del Agua (ANA) de Perú, William Cuba Arana, que llamó mucho a la reflexión de los representantes de las diferentes organizaciones empresariales presentes en el taller: Certificado Azul: Buenas Prácticas Hídricas en el marco del Proyecto SuizAgua / El Agua nos Une y en alianza con CARE Perú y SABAVIDA. Y es que el planeta está soportando el incremento de la temperatura debido al efecto invernadero, lo que está alterando el ciclo del agua, desestabilizando el equilibrio ecológico y creando serios problemas sociales.

Según el alto funcionario de la ANA, el consumo de agua de todas las entidades públicas (gobiernos nacional, regionales y locales) genera un gasto al país de 416 millones de soles al año; y si implementamos el cálculo de huella hídrica de bienes y servicios se ahorraría aproximadamente el 10% en volumen de agua consumida, esto significaría un ahorro de 41 millones de soles, monto que podría ser orientado a otras prioridades (adquisición de medicinas, tablet para escolares, mobiliario, etc.)


El gerente de la ANA, Wilfredo Cuba expone sobre el Certificado Azul ante representantes de las organizaciones empresariales

En ese sentido, la ANA, máxima autoridad técnica y normativa del agua, ha puesto en marcha desde el 2015 el Programa Huella Hídrica y Certificado Azul, que reconoce el uso eficiente y racional del agua, así como la responsabilidad social, por parte de cualquier organización pública o privada. Este proceso implica un cambio de paradigma, en el que interviene la economía circular y educación ecológica.

El objetivo es que los principales usuarios del agua de las diferentes actividades humanas comprendan la importancia y el uso que hacen de este vital recurso finito y su impacto en el medio ambiente, así como identificar y comprender el comportamiento de los diferentes actores sociales, identificando los riesgos asociados y tengan la capacidad de plantear acciones estratégicas que aporten a la gestión integrada y sostenible del recurso hídrico en su entorno territorial.

Pese a que Perú es uno de los países con más recursos hídricos, es necesario racionar la demanda y uso del agua para aumentar la oferta ante el incremento de la demanda y crear conciencia sobre el valor de este recurso, promoviendo estilos de vida más saludables y sostenibles, combatiendo la pobreza, haciendo realidad mecanismos que hacen posible adaptarnos y mitigar con resiliencia los efectos del cambio climático.

Tal es el éxito de este Programa que numerosos países han asumido la experiencia peruana del Certificado Azul, obviamente de acuerdo a su realidad. Así, podemos mencionar a: Chile, Panamá, Colombia, Brasil, México y hace unos días Uruguay, cuya capital Montevideo soporta una profunda sequía. Allí este programa estará a cargo de una organización privada: la Cámara de Comercio de Uruguay. En Chile ꟷque soporta 15 años de prolongada sequía en el norteꟷ la Huella Azul está a cargo de una alianza público-privada.


Participantes de ANA, ADEX, CANATUR, COMEX, Cámara de Comercio de Lima, Sociedad Nacional de Industrias y de empresas industriales, comerciales y de servicios.

En el Perú, a la fecha, se han inscrito 49 empresas y 53 unidades operativas, especialmente en los rubros de la industria, la minería y la energía; y se ha certificado 23 empresas y 25 unidades operativas, significando un ahorro de agua del orden de los 4 millones 613 mil 384 metros cúbicos, beneficiando a 148 mil 710 personas y logrando un menor gasto de más de 41 millones de soles.

¿Qué logran las empresas? Ahorro y mayores utilidades; mayor posicionamiento y competitividad en el mercado dada su amistad y respeto al medio ambiente; más credibilidad y confianza de sus stakeholders; valor compartido y afianzamiento social con su entorno humano; y mejores oportunidades y ventajas en su relación comercial con el Estado.

Ahora la ANA quiere dar un paso más hacia la gestión del agua con eficiencia. Contempla extender y promover el Programa de Huella Hídrica y Certificado Azul hacia otros sectores sociales, como los centros educativos y los gobiernos locales, cuyo menor consumo de agua incidirá positivamente en sus presupuestos y servicios públicos, tendrán mayor capacidad de inversión, lograrán mayor eficiencia en el cumplimiento de sus objetivos institucionales, promoverán conciencia ecológica y estarán contribuyendo a la seguridad hídrica nacional.