Hidroconta
Connecting Waterpeople
J. Huesa Water Technology
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Minsait
ADECAGUA
LACROIX
AGS Water Solutions
Sivortex Sistemes Integrals
NSI Mobile Water Solutions
Fundación Botín
DATAKORUM
Catalan Water Partnership
Fundación Biodiversidad
Hidroconta
Terranova
Filtralite
EPG Salinas
AGENDA 21500
GS Inima Environment
Red Control
Schneider Electric
RENOLIT ALKORPLAN
EMALSA
s::can Iberia Sistemas de Medición
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
KISTERS
ICEX España Exportación e Inversiones
ESAMUR
Lama Sistemas de Filtrado
Innovyze, an Autodesk company
Ingeteam
Agencia Vasca del Agua
Fundación CONAMA
TecnoConverting
TEDAGUA
Asociación de Ciencias Ambientales
Danfoss
Amiblu
ACCIONA
HRS Heat Exchangers
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Regaber
Grupo Mejoras
Saint Gobain PAM
Likitech
Aganova
Molecor
Aqualia
Confederación Hidrográfica del Segura
Rädlinger primus line GmbH
TFS Grupo Amper
Laboratorios Tecnológicos de Levante
STF
Sacyr Agua
Xylem Water Solutions España
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Vector Energy
Kamstrup
NTT DATA
VisualNAcert
Barmatec
ONGAWA
AECID
Gestagua
Global Omnium
MOLEAER
FENACORE
SCRATS
CAF
Consorcio de Aguas de Asturias
Almar Water Solutions
Idrica
Hach
AMPHOS 21
ISMedioambiente

Se encuentra usted aquí

Perú tiene gran interés por el cuidado del agua y del medioambiente

Sobre el blog

Luis Luján Cárdenas
Sociólogo y Periodista, Magíster en Administración, especialista en Comunicación para el Ecodesarrollo, articulista en diversos medios escritos de Perú.
  • Perú tiene gran interés cuidado agua y medioambiente
  • Entrevista a la ex embajadora de Sueca, María Cramér.

Maria Cramér fue Embajadora de Suecia en Perú, hasta fines del año pasado. Ha dejado un importante vacío en el mundo diplomático nacional, especialmente por su gran disposición y apoyo con el expertise de su país en el tema ambiental y el cuidado y preservación del agua, en el que es líder mundial. Antes de su partida, nos ofreció una entrevista sobre la cooperación Perú-Suecia, ofreciéndonos además algunas recomendaciones con base en los logros de su país. Destacó la importancia de la innovación, la educación ambiental y la colaboración activa entre el Estado, la industria, la academia y la sociedad civil. 

P.- ¿Qué opina sobre los recursos naturales e importantes y variados ecosistemas que posee el Perú?

R.- Perú es un país con una gran diversidad biológica, lo cual es una riqueza enorme y una herencia importante para las futuras generaciones si se logra gestionar todos estos recursos de manera sostenible. Conceptos como los de economía circular y economía azul van en este camino al reconocer que no solo se puede hacer un uso indiscriminado de los recursos, sino que se debe apostar por la eficiencia en su uso, reducción del impacto ambiental y generación de nuevos modelos de negocio y tecnologías.

P.- ¿Qué recomendaría para fortalecer las políticas medioambientales en nuestro país?

R.- En Suecia apostamos por una colaboración activa entre el Estado, la industria, la academia y la sociedad civil, este método es conocido como cuádruple hélice. Esta colaboración permite adaptarse y responder a los cambios que se van dando, a su vez que permite una planeación en línea con el futuro que se quiere. Creo que las políticas medioambientales en Perú también podrían verse favorecidas de contar con un mayor trabajo de cuádruple hélice donde convivan una institucionalidad establecida, universidades de larga trayectoria de cooperación internacional, empresas privadas con tendencia a abrirse a la colaboración y una sociedad civil activa.

P.- En el caso del agua en sus fuentes naturales, enfrenta serios retos como los desechos poblacionales, la minería informal, los pesticidas en la agricultura, entre otros. ¿Qué podemos hacer y aprender de Suecia?

R.- Si bien en Suecia los problemas de acceso y calidad a los servicios de agua y saneamiento no son tantos, enfrentamos problemas de contaminación, por ejemplo, por productos químicos, medicamentos y otros que generan eutrofización y microplásticos. Asimismo, se cuenta con varios programas a largo plazo para controlar y evaluar el estado del agua en lagos, cursos de agua y aguas subterráneas. Estos programas son cruciales para descubrir los cambios en estos sistemas hídricos y proporcionan una base para la toma de decisiones.

Suecia también viene desarrollando medidas para hacer frente a los microplásticos y a los vertidos de aguas urbanas y pluviales en los ríos, así como medidas de mitigación rentables para reducir los contaminantes heredados y emergentes, incluidos los productos farmacéuticos. En 2017, se introdujo la prohibición de microperlas en cosméticos y en los próximos tres años, se invertirán US$70 millones para construir y restaurar humedales.

Adicionalmente, Suecia ha tomado medidas para promover la reutilización de las aguas residuales, con planes de certificación de aguas residuales y sistemas de saneamiento innovadores para el reciclaje de estas, que se han guiado por la ambición nacional de reutilizar los nutrientes y la prohibición de que los residuos orgánicos vayan a parar a los vertederos.

Suecia considera tres pilares cuando se aborda el tema hídrico: buena gobernanza, gestión integrada de los recursos hídricos y acceso equitativo para todos a los servicios de agua y saneamiento.

Suecia se ha convertido en un ejemplo de gobernanza medioambiental

P.- ¿Cuáles son los principales logros obtenidos por Suecia en materia ambiental en el último siglo?

R.- Algunos hitos incluyen que en 1991 se instituyó un impuesto al carbono con el sistema bonus malus bajo el cual los costos de la contaminación los asume quien los causa. Esto asegura que las emisiones se reduzcan al tiempo que se estimula el desarrollo y despliegue de nuevas tecnologías bajas en emisiones. Asimismo, se ha apostado por un cambio de matriz energética, con lo cual el 52% del suministro nacional de energía de Suecia proviene de fuentes renovables. El método waste-to-energy es ideal para desperdicios que no se pueden reciclar de ninguna otra manera, pues los residuos se tratan y reciclan como calefacción urbana, electricidad, biogás, biofertilizantes y materiales. Más aún, en enero del 2018 entró en vigor una nueva legislación sobre cambio climático que establece un marco, a fin de que Suecia logre ser un país carbono neutral al 2045.

Esto siempre viene de la mano con un fuerte componente de educación, lo cual ha permitido que haya tasas mayores al 90% en reciclaje y que sea popular la reutilización y reparación de artículos, en línea con lo que propone la economía circular.

P.- ¿Durante su gestión como Embajadora, las autoridades peruanas le mostraron su preocupación por el cuidado y preservación del agua y el medio ambiente?

R.- Me parece que hay un gran interés por el cuidado del agua y el medio ambiente, pero existen desafíos relacionados con la implementación de las políticas. El Perú viene trabajando para lograr su transición hacia una economía circular y se destacan la aprobación de hojas de ruta de economía circular para industria y agricultura, así como los foros que se vienen coorganizando con la Unión Europea respecto al tema. Suecia ha compartido experiencias como la del Municipio de Gotemburgo en el último foro.

Respecto al agua, este es un tema fundamental y Suecia se ha involucrado mediante la organización de webinars con enfoque técnico y para compartir experiencias, en los cuales han participado entidades como el Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo (SEI) y el Instituto Internacional de Agua de Estocolmo (SIWI). Además, SEI ha trabajado con ANA en la actualización de Planes de Gestión de Recursos Hídricos en Perú. En tanto, SIWI posee un proyecto sobre gobernanza del agua, para lo cual se han mantenido en contacto con SUNASS. En todas las instancias hemos encontrado mucho interés.

P.- ¿Suecia cómo está enfrentando los efectos del cambio climático?

R.- En 2017, Suecia decidió introducir un marco de política climática, este contiene ambiciosos objetivos climáticos, una ley del clima y un consejo de política climática. El marco pretende crear orden y estabilidad en la política climática y proporcionar a las empresas y a la sociedad las condiciones a largo plazo para llevar a cabo la transición necesaria para afrontar el cambio climático.

Es así como Suecia se ha puesto como meta ser un país carbono neutral al 2045. Ante esto, todas las industrias se han comprometido y tienen una hoja de ruta para poder contribuir con el objetivo. Por citar algunos ejemplos, en la minería se está apostando por la automatización, digitalización, producción de acero sin fósiles, entre otros. En el sector del transporte, se cuenta con el objetivo sectorial específico de reducir las emisiones del transporte nacional en un 70% para 2030 en comparación con los niveles de 2010, para ello se deben parar subsidios a la compra de automóviles y al uso de vehículos antiguos y buscar el uso de múltiples tecnologías que promuevan la reducción de emisiones.

Suecia tiene claro que la innovación es clave para hacer frente al cambio climático actual y para prevenir que la temperatura de la Tierra pase los 1,5 °C.

P.- Muchas gracias, por la entrevista Maria Cramér y suerte y éxitos en su carrera diplomática.