Hidroconta
Connecting Waterpeople
Terranova
KISTERS
ACCIONA
Vector Energy
Minsait
ICEX España Exportación e Inversiones
AGS Water Solutions
Amiblu
Lama Sistemas de Filtrado
Idrica
ISMedioambiente
RENOLIT ALKORPLAN
STF
Xylem Water Solutions España
TEDAGUA
Innovyze, an Autodesk company
VisualNAcert
s::can Iberia Sistemas de Medición
TecnoConverting
Sacyr Agua
Catalan Water Partnership
LACROIX
EPG Salinas
AECID
Aqualia
SCRATS
Ingeteam
Likitech
FENACORE
J. Huesa Water Technology
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
TFS Grupo Amper
HRS Heat Exchangers
Gestagua
Molecor
EMALSA
Kamstrup
Fundación CONAMA
Danfoss
ONGAWA
Red Control
Fundación Botín
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Almar Water Solutions
Sivortex Sistemes Integrals
Hach
AMPHOS 21
Schneider Electric
Laboratorios Tecnológicos de Levante
CAF
Rädlinger primus line GmbH
Aganova
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
AGENDA 21500
NTT DATA
Confederación Hidrográfica del Segura
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
GS Inima Environment
Regaber
Fundación Biodiversidad
Asociación de Ciencias Ambientales
Barmatec
Hidroconta
Grupo Mejoras
Consorcio de Aguas de Asturias
ADECAGUA
NSI Mobile Water Solutions
Saint Gobain PAM
MOLEAER
Filtralite
DATAKORUM
ESAMUR
Global Omnium
Agencia Vasca del Agua

Se encuentra usted aquí

La soledad de los ríos

Sobre el blog

Luis Luján Cárdenas
Sociólogo y Periodista, Magíster en Administración, especialista en Comunicación para el Ecodesarrollo, articulista en diversos medios escritos de Perú.
  • soledad ríos

Hace unos días se celebró en Perú la Semana de los ríos Chillón, Rímac y Lurín. Aquafondo, desde el sector privado, meritoriamente organizó un evento de conmemoración, en el que participaron los principales actores hídricos públicos y privados del país.

Tal como se ha hecho costumbre en los líderes nacionales de las diferentes esferas del acontecer nacional, se reiteró la problemática de los ríos, y no hubo propuestas de solución al respecto, excepto del Consejo de Recursos Hídricos de Cuenca Chillón, Rímac, Lurín, cuyo secretario técnico Abner Zavala dijo estar evaluando un programa de inversiones para reactivar el Plan Maestro del Proyecto de Restauración del río Rímac, presentado en el 2015 (!) con ayuda de la República de Corea del Sur y el Consorcio Kwater y Molit, con una inversión de US$ 1,000 millones en 10 años.

Lima sobrevive en el desierto gracias a esos tres afluentes. Con once millones de habitantes, soporta una creciente y preocupante: demanda industrial y urbana; inmigración interna (rural y amazónica) y externa (principalmente venezolana y colombiana); expansión urbana, eventos extremos (El Niño y La Niña) agravados por el cambio climático.

Lo grave es que el río Rímac soporta 2,466 vertientes de aguas residuales y 809 botaderos de residuos sólidos, según la Autoridad Nacional del Agua. Sus aguas desde la cuenca alta hasta la costa van cambiando de calidad, empezando como regular, pasando a mala y terminando como pésima, según manifestó la representante del Ministerio del Ambiente.

Los contaminantes cada vez son mayores y más complejos afirmó la vocera de Sedapal, especialmente por los relaves mineros arrastrados por las lluvias y la falta de reforestación. Y “los planes no tienen metas ni financiamiento, la información es incompleta y desactualizada y no hay gestión municipal de las riberas de los ríos”, criticó la representante de la Superintendencia Nacional SUNASS.

Honestamente pensé que esta reunión iba a ser diferente, dado que gran parte de las autoridades del agua son nuevas y la situación apremia cada vez más en el sector. Pensé que anunciarían una Ley de protección integral de los ríos y sus ecosistemas, que proteja su valor natural, económico y sociocultural, como en Chile; o, una partida gubernamental especial para iniciar e implementar a mediano plazo el Plan Maestro de Restauración del río Rímac; o, una ordenanza municipal que prohíba tajantemente y fiscalice la contaminación antrópica en las riberas; o, un agresivo plan de fajas marginales y fiscalización; o, una política verde para evitar la contaminación minera; o, un programa de incentivos tributarios para que las empresas no arrojen desechos industriales; o, un agresivo programa de conciencia ecológica y cultura de agua en las poblaciones ribereñas.

Estamos olvidando ―o muchos desconocen― la Declaración Universal de los Derechos de los Ríos que establece que todos los ríos, “son entidades vivas que poseen personalidad jurídica en un tribunal de justicia” y que deben “tener como mínimo los siguientes derechos: derecho al flujo; derecho a ejercer sus funciones esenciales con el ecosistema; derecho a estar libre de toda contaminación; derecho a alimentar y ser alimentado por sus afluentes; derecho a la biodiversidad nativa; y, el derecho a la regeneración y restauración”.

En 1968, el presidente de Estados Unidos, Lyndon B. Johnson, luego de promulgar la Ley de Ríos Salvajes y Escénicos dijo: "Nuestros propios hijos y nietos visitarán y llegarán a amar los grandes bosques y los ríos salvajes que hemos protegido y les hemos dejado”. Hay que aprender de la historia universal.