Aqualia
Connecting Waterpeople

Resultados del primer estudio sobre usos del agua caliente

714
(10)
  • Resultados primer estudio usos agua caliente

Sobre el blog

Luis Martín Martínez
Luis Martín Martínez es el Director de Hidrología Sostenible, que tiene como actividades la comunicación y creación de contenidos especializada en el mundo del agua, y la realización de proyectos para un uso sostenible del agua en el entorno urbano.
Sofrel
714

Temas

El año 2016 se realizó a través de las redes sociales un estudio sobre las costumbres y usos del agua caliente. Un estudio que trataba de conocer cuántas veces usamos el agua caliente en nuestro hogar, algo que ningún estudio hasta la fecha conocido había abarcado. Aquí tienes las conclusiones.

Este acto supone dos desperdicios, uno en agua fría esperando a que el agua caliente llegue al grifo y otro, la energía del agua caliente que queda en la tubería, que no usamos y que se perderá. El problema es que no tenemos datos de cómo de grande es este gasto.

Para ello se lanzó una campaña que terminó siendo conocida por la etiqueta usada en redes sociales: #YoMeMojo. El estudio se realizó mediante dos encuestas online; la primera pedía información general y una estimación de los hábitos de consumo de agua caliente, y una segunda encuesta (habiendo rellenado ya la primera) en la que se le pedía a la persona que en lugar de hacer una estimación, llevara un registro de las veces que se usaba el agua caliente en su casa y además que hiciera unos cálculos sobre caudales de agua.

El hacer una doble encuesta, una con estimaciones y otra con cálculos, tenía un doble propósito. Sin duda la segunda encuesta, con datos medidos, es mucho más útil, pero requiere un mayor compromiso, así que hacer una encuesta con estimaciones facilitaría una mayor participación. Además, se podría observar las diferencias entre lo estimado y lo real, ya que la persona que rellena la segunda encuesta, primeramente ha rellenado la primera. Y quien sabe, a lo mejor podrían establecerse ciertas tendencias que nos permitieran conseguir datos más fiables con una encuesta más fácil de rellenar (por ejemplo si todo el mundo tendiera a subestimar su consumo en unos valores parecidos).

(Puedes ver explicado el estudio en el enlace al final del texto)

Resultados y conclusiones

Como era de prever se recibieron muchas más encuestas de la primera que de la segunda, 165 de la primera y 40 de la segunda. Se podrían haber recibido más de la primera pero no se hizo un esfuerzo ya que las que interesaban eran las dos conjuntas, algo que no era fácil de conseguir. Al no haber un número de encuestas estadísticamente significativas, vamos a abstenernos de sacar medidas cuantitativas, y vamos a extraer conclusiones más cualitativas.

  • Falta de compromiso

Está sería quizá la primera conclusión, aunque existe una aparente buena voluntad en principio, cuando exige un pequeño esfuerzo y compromiso, es muy difícil obtener colaboración. Incluso gente muy implicada en la sostenibilidad en su día a día, que trabaja para ello, cuando llega a casa no es capaz de dedicar 5 minutos de reloj a esto, aunque hayan manifestado su apoyo y su adhesión al estudio.

  • La gente no conoce a su familia

Al comparar los resultados de la primera y la segunda encuesta (estimaciones vs. realidad) llegan las primeras sorpresas. Hay gente que más o menos acierta sus consumos y hábitos (sobre todo los que viven solos, como es lógico). El problema viene cuando preguntas a alguien sobre los consumos familiares y luego ves sus consumos reales.

Se registran casos en los que el número de usos del agua caliente era hasta el doble del estimado (subestimado) y otros que eran al contrario. Por lo que preguntar a alguien por sus costumbres en el uso del agua puede no ser muy exacto, pero preguntarle por los de su familia, no sirve de nada.

  • Las personas no se duchan tanto como dicen

Preguntar sobre hábitos de higiene, aunque sea de manera anónima, puede resultar engañoso. Mucha gente, si le preguntas cuantas veces usa la ducha semanalmente, te dirá casi sin pensarlo, que 7 (una diaria). De hecho las únicas encuestas realizadas que tienen que ver con el uso del agua caliente, son sobre el número de duchas semanales. España está en torno al 7, y la mayoría no baja del 6.

Por eso los datos pedidos son semanales y de toda la familia, para que la cuenta sea menos obvia y evitar tentación de falsear los datos.

*Los valores muy altos corresponden a países ecuatoriales, de los cuales también se recibieron respuestas.

  • Cuanta más agua se desperdicia, menos se usa el agua caliente

El hecho de ver correr el agua fría parece que afecta a la hora de usarla o no (si se tiene opción, como para por ejemplo lavarse las manos). Si relacionamos las veces que se usa el agua caliente en los grifos con los litros que se desperdician en cada uso, vemos una tendencia clara, si malgastas mucha agua en cada uso, tenderás a no usar el agua caliente. En cambio sí desperdicias poco, podrás usarla mucho más a menudo sin remordimientos de conciencia, el agua caliente en ciertos casos más que una necesidad aporta confort.

También puede hacerse la lectura de que si desperdicias más agua, tienes que esperar más tiempo a que salga caliente y más que una cuestión de concienciación, sea una cuestión de no esperar. Quizá para próximas ediciones sea una pregunta a realizar.

  • El malgasto de agua es muy dispar

Si quisiéramos dar una cifra de cuánta agua se desperdicia en un hogar esperando a que salga caliente, no podríamos. El estudio ha registrado valores desde 0 (países ecuatoriales que no usan agua caliente) hasta 900 litros por persona al mes. Depende mucho de nuestras costumbres pero también de las características de nuestra instalación. Hay casos en que se desperdicia medio litro por uso y otros en los que se gasta más de 20 litros.

Balance de la iniciativa

No solo se han conseguido datos y conclusiones, sino también que se hablara de este desperdicio de agua, y que mucha gente, aún sin haber colaborado en el estudio, sea hoy más consciente de ello. Un impacto que es difícil de medir pero que ha sido real y constatable en las redes sociales.

Incluso mereció el reconocimiento del portal web número uno de comunicación en el sector del agua, iAgua.es, y se le reservó un espacio para presentar la iniciativa a los asistentes a la presentación de su revista iAgua Magazine.

Futuras ediciones del estudio

Este estudio ha servido para aprender más sobre las costumbres en el uso del agua caliente en el hogar, pero también para conocer que se ha hecho bien y que se ha hecho mal. Por ejemplo preguntar sobre las costumbres de otros parece no ser una buena idea, aunque convivan con ellos.

Una evolución significativa del estudio sería traspasar las redes sociales y usar contadores inteligentes para registrar este tipo de gasto, con el fin de obtener datos más precisos y registrados en un periodo más largo.

Agradecimientos

Este estudio no hubiera sido posible sin la colaboración desinteresada de muchos particulares, de empresas y plataformas que le han dado difusión y apoyo público. ¡GRACIAS!

Enlaces de interés

Página explicativa del Estudio colaborativo “Usos del agua en el hogar”.

La redacción recomienda

24/04/2018 · Ahorro · 1.410 3

The Save Water Challenge with RedTube!