Aqualia
Connecting Waterpeople

¿Agua y Saneamiento para todos al 2030?

  • ¿Agua y Saneamiento todos al 2030?

El 1 de julio de 2021 se realizó desde Bonn, Alemania la Conferencia de Alto Nivel: Diálogos Sobre el Agua. En el que participaron representantes ministeriales de países miembros de la ONU, representantes de organismos internacionales y expertos sectoriales. El objetivo: proponer acciones intersectoriales para acelerar la implementación del ODS 6, como recomendaciones integrales y mensajes clave para la revisión de medio término de la década del agua el próximo 2023.

Las recomendaciones de este evento se basan en los cinco aceleradores clave para alcanzar el ODS6, (ONU-Agua, año 2020), considerados en este evento con el fin de proponer una acción intersectorial: a) necesidad de optimizar el financiamiento, b) mejorar los datos e información, c) fomentar el desarrollo de capacidades, d) innovar y e) mejorar la gobernanza. Los mensajes están enfocados a 3 actores: Los niveles de gobierno y los proveedores de servicios, las organizaciones multilaterales y el sistema de Naciones Unidas.

Este resumen se enfoca en las recomendaciones que este evento realizó a nivel global a instancias de decisión política, manejadas por los gobiernos nacionales, asimismo, realiza una visión particular desde el punto de vista del autor sobre la situación del país en la temática.

Acelerador 1: Financiamiento para la aceleración

Los ministros y expertos ratificaron que se requiere cuadruplicar los recursos necesarios si se pretende alcanzar el ODS 6 y recomiendan a los gobiernos mejorar el entorno para las inversiones en infraestructura sostenible, considerando modelos de financiamiento innovadores, pero además, establecer políticas y regulaciones sólidas que reduzcan las ineficiencias y la corrupción; mejorar el desempeño de los operadores de servicio, que permitan romper el círculo vicioso de construir-descuidar-reconstruir/reparar.

¿Es eficiente el financiamiento de proyectos en el país?

Si consideramos que la pre-inversión tiene graves deficiencias, tanto que, el 97% de los proyectos revisados por la autoridad cabeza de sector, son deficientes (MMAyA, 2018), ¿qué garantiza que la inversión tenga orientación hacia el servicio? ¿Existen procesos de evaluación ex-ante, durante y ex-post eficientes desde las fuentes de financiamiento (Estado central, local y actores multilaterales)? Lamentablemente existen proyectos implementados que nos demuestran absolutamente lo contrario.

Publicidad

Merece especial atención el financiamiento de proyectos en el área rural “para no dejar a nadie atrás” que requiere de políticas, presupuesto y acción, especialmente de parte del Estado y de las entidades de financiamiento externo. En el tema periurbano, si bien existen avances en agua potable, en saneamiento es aún un objetivo lejano, si se concentran sólo en construir redes de alcantarillado sanitario y no visibilizan las opciones in situ que, con un costo muy alto, las familias subvencionan al Estado una solución de saneamiento, que, de ser manejada a través de la cadena de valor de los servicios de saneamiento podrían dar un salto cualitativo muy alto con reducido financiamiento, comparando con lo convencional.

Será importante que el Sector transparente la planificación de la inversión, de ser posible desglosando inversiones para rehabilitación, ampliación o adecuación a los atributos que buscan las metas ODS6 (agua potable y saneamiento seguros).

El mejoramiento del desempeño de los operadores tiene que ver, entre otros, con políticas claras sobre tarifas y subsidios, por lo que deberá analizar a corto plazo este espinoso tema, basado en lo que estipula la Constitución Política del Estado CPE.

Acelerador 2: Datos para la aceleración

En este tema, coinciden que los datos y la información relacionados con el agua son fundamentales para la toma de decisiones, especialmente cuando se debe planificar para atender la demanda y principalmente para orientar eficazmente el financiamiento. Recomiendan invertir y apoyar a las instituciones para que operen sistemas adecuados de monitoreo del agua y saneamiento, para obtener datos cualitativos, accesibles, oportunos y fiables. Es importante buscar que los datos se conviertan en acciones, para esto es necesario mejorar las capacidades de recopilación, analizar y compartirlos de manera eficaz; fundamentar las decisiones políticas, la planificación y las inversiones informadas.

Los datos deben ser cooperados por instituciones pertinentes como el Instituto Nacional de Estadística INE en nuestro país, para dar certeza científica sobre la información. De esta manera evitar que las inversiones se destinen con el ojo político de turno, sino basados en estrategias como el Mecanismo de Inversión para Coberturas en el sector de Agua Potable y Saneamiento MICSA, que nunca se llegó a implementar a cabalidad.

El próximo 2022 el Estado boliviano será anfitrión de la sexta versión de la Conferencia Latinoamericana de Saneamiento (LATINOSAN), al mismo tiempo que lidera la Secretaría Técnica del Observatorio Latinoamericano y del Caribe de Agua y Saneamiento (OLAS); evento en el que deberá presentar información sobre los avances de cumplimiento en las metas 6.1, 6.2, 6.3 y 6b, referidos a los ámbitos agua, saneamiento e higiene y el tratamiento de aguas residuales.

En la actualidad, los sitios oficiales del Sector en internet, muestran escasa información fiable sobre el monitoreo del agua y saneamiento que permitan realizar análisis de la situación real del país. La información y datos que se obtienen responden aún a los Objetivos de Desarrollo del Milenio ODM (2015), enmarcado en una estructura institucional que no se ha adecuado todavía a los ODS, que requieren nuevas características, respecto a la calidad de los servicios, prácticas de higiene y el tratamiento de aguas residuales. Como el nivel de servicio ODS6 es particularmente exigente respecto de la calidad del agua, se debe dar énfasis en mapear la calidad del agua por ámbito (urbano y rural).

Por lo tanto, existe un desafío urgente que el Sector debe encarar: diagnosticar y fortalecer los sistemas estadísticos y de regulación para la medición y monitoreo de las metas ODS 6, y a través de éstos generar políticas, planes y estrategias para alcanzarlos.

Acelerador 3: Desarrollo de Capacidades para la aceleración

El evento concluye que el desarrollo de capacidades debe ir más allá de la formación tradicional para superar los límites sectoriales e institucionales que impone la Agenda 2030 y sus vínculos con otras agendas, además de fomentar la capacitación en los propios puestos de trabajo.

¿El país tiene suficiente oferta de profesionales y técnicos para enfrentar las metas ODS6, en el propio Sector, la regulación, los municipios, operadores de servicio, consultoras y constructoras? El sector deberá trabajar para incrementar y mejorar las capacidades desde el diseño de proyectos, así como en aspectos constructivos, pero principalmente en generar oportunidades de capacitación para operadores de plantas de tratamiento de aguas residuales (que son muy escasos los que cuentan con un certificado que reconozca sus habilidades).

Deberá orientar a la cooperación internacional que destina recursos para mejorar el talento humano, proponiendo programas serios de desarrollo de capacidades para evitar experiencias que no se adecuan a la realidad del país ni colaboran a alcanzar las metas ODS6.

El desarrollo en el país se ve obstaculizado por la debilidad de las capacidades individuales, institucionales y sectoriales, el escaso interés de los actores internacionales y multilaterales para fomentar la asignación de recursos financieros en la formación del individuo, traducidos en planes de estudio programas de formación, etc. tiene como resultado las deficiencias encontradas en los diseños en pre-inversión, en debilidades para la operación y mantenimiento, por otra parte, escaso conocimiento intersectorial para el abordaje de problemas emergentes y futuros.

Se debe insistir en fortalecer capacidades para abordar temas Nexo de seguridad del agua, energía y agricultura, aprovechando los espacios de acción en las represas que se construyeron los últimos años.

Finalmente, siendo un sector con potenciales conflictos de distinta naturaleza (Guerra del agua, 2000) la formación en, moderación de conflictos y mediación debería convertirse en parte integral de los programas de desarrollo de capacidades.

Acelerador 4: Innovación para la aceleración

La recomendación en este tema, nos dice que los tomadores de decisión deben combinar los conocimientos tradicionales con la tecnología moderna y métodos innovadores al involucrar a múltiples partes interesadas para aumentar el uso del agua y garantizar un suministro sostenible de agua dulce, con especial énfasis en regiones con estrés hídrico.

Para optimizar resultados y recursos es importante que el Sector considere la innovación especialmente en la prestación de los servicios de agua y saneamiento, enfocados en la eficiencia, eficacia y la economía circular. Un buen ejemplo de esto, son las experiencias de saneamiento descentralizado que desarrolla la Fundación Agua Tuya, aspecto que deberá considerar como buenas prácticas para replicar no solo en municipios rurales, sino en el área periurbana de las grandes ciudades del país.

Programas como “Cosechando Agua, Sembrando Luz” que, a través de tecnologías alternativas dotan de agua a poblaciones rurales dispersas, son un buen ejemplo para llegar a más comunidades y beneficiarios.

La planificación para alcanzar el ODS 6.3 debe considerar la aplicación de estrategias de saneamiento inclusivo que asegure que todos se beneficien de un servicio adecuado de saneamiento y que los lodos fecales sean tratados correctamente a lo largo de la cadena de servicio, a través de una o más soluciones técnicas incluyendo el alcantarillado condominial y el saneamiento descentralizado.

El Sector implementa algunas experiencias de innovación en saneamiento a través de ONG’s que desarrollaron el servicio de saneamiento sin agua en sitios con estrés hídrico, con resultados aún en evaluación respecto de su sostenibilidad. Sin embargo, es muy modesto en aplicar la cadena de valor del servicio de saneamiento en áreas periurbanas que cuentan con soluciones in situ (cámaras sépticas, pozos de absorción, baños secos ecológicos, letrinas, entre otros). Donde se probó con éxito, a través de un proyecto piloto, la aplicación de diferentes acciones en cada eslabón de la cadena para garantizar un saneamiento gestionado de forma segura, como reza la meta ODS 6.2

Acelerador 5: Gobernanza para la aceleración

El mensaje clave en esta temática va dirigida a mejorar la gobernanza vertical y horizontal y una cooperación más intensa entre todas las partes interesadas, sobre todo, ante la creciente demanda de agua y una mayor incertidumbre hídrica.

Un reto interesante para el Sector en este ámbito, será aplicar con claridad el “quién hace qué” en el sector agua y saneamiento para alcanzar las metas ODS6. Las competencias de los tres niveles del Estado (Central, Departamental y Municipal) están claramente definidas en la CPE y la Ley Marco de Autonomías y Descentralización, sin embargo, conviven con leyes y normas pre-constitucionales que requieren una adecuación actualización urgente, para una efectiva coordinación interinstitucional e intersectorial.

En ese marco, el Sector tiene asignaciones pendientes con la regulación, que en cumplimiento a lo establecido, debe regular a través de las políticas sectoriales que genere con este fin.

En el plano horizontal, se deberá extremar en una coordinación con los otros sectores que tiene que ver con los ODS, como Salud y Educación para la meta Higiene; o con Medio Ambiente y Agricultura para el reúso de las aguas tratadas, incluyendo a Energía para el tema Nexo; considerando en todos los casos, la sensibilidad en el enfoque de género.

Será importante también reportar el trabajo conjunto entre las instituciones públicas con el sector privado en contribución a las metas ODS6, cuando estas alianzas participan en la cadena de valor del servicio de saneamiento, por ejemplo en Santa Cruz, o en temas de Higiene, con la educación privada.

Por otra parte, la participación social, que es el fuerte del Sector, ¿estará organizada para influir en la formulación de políticas, o demandar los servicios según las exigencias de los ODS6? Con la afinidad que tienen, esta asignación no deberá ser difícil de conseguir.

A modo de conclusión: el Sector tiene mucho trabajo para poner en marcha sus funciones y atribuciones referidas a, la formulación de políticas, planes, normas, reglamentos e instructivos; impulsar la gestión de financiamiento, implementar un sistema de información sectorial, etc. Todo esto orientado y acorde a los nuevos atributos que exigen los ODS6. Felizmente cuenta con el apoyo de la Cooperación Internacional que, a través de la Mesa Sectorial del Grupo de Donantes de Agua y Saneamiento GRAS, tiene socios estratégicos para el logro de estos retos.

Te puede interesar

Redacción iAgua

La redacción recomienda