El agua y la refrigeración evaporativa: un recurso milenario con plena vigencia

216
0

Sobre el blog

Manuel Lamúa
Gerente AEFYT e investigador del ICTAN.

Blog asociado a:

Publicado en:

iAgua Magazine Nº 7
216

Temas

El enfriamiento evaporativo es un proceso natural que utiliza el agua como refrigerante y que se aplica para la transmisión a la atmósfera del calor excedente de diferentes procesos y máquinas térmicas. En este principio se basa el funcionamiento de equipos como las torres de enfriamiento y condensadores evaporativos, instalaciones imprescindibles para los procesos industriales de sectores como el alimentario, el textil y el automovilístico, entre otros.

Los equipos de enfriamiento evaporativo liberan el calor de condensación de las máquinas frigoríficas transfiriéndolo a la atmósfera mediante la evaporación de una reducida cantidad de agua.

Uso del agua en las torres de refrigeración

La refrigeración evaporativa es una tecnología respetuosa con el medioambiente y, además, ha sido capaz de adaptarse a las exigencias del entorno y de los recursos naturales disponibles. El uso de agua se enmarca en una de esas ventajas medioambientales ya que, por una parte, el 95% del agua que se usa en una torre de refrigeración es reutilizada y, por otra, la menor energía requerida para el funcionamiento de estos equipos frente a otros implica un significativo ahorro en el gasto de agua derivado de la producción eléctrica necesaria para su funcionamiento.

Mientras que el agua es la principal razón de ser de esta tecnología, también podría considerarse su mayor enemigo

La reducción del consumo de agua y su aprovechamiento eficaz es una de las características principales de los equipos de refrigeración evaporativa. Una pequeña cantidad se evapora y otra se evacua para evitar la concentración de sales. De este modo, conviene distinguir entre los dos formas básicas en que se realizan emanaciones de agua a la atmósfera. La primera de ellas es por evaporación. El penacho de vapor de agua, visible en ocasiones, está formado por la condensación del vapor de agua que sale del equipo y se manifiesta en ambientes frescos y húmedos. Es la condensación del agua evaporada en el proceso refrigerante y, como tal vapor, es agua pura, sin sales ni elementos bacteriológicos.

La segunda es el arrastre de gotas en forma de aerosoles. El agua que sale de esta manera de la torre es la misma que hay en la balsa del equipo y en el circuito de refrigeración del sistema. Por lo tanto, contiene los mismos  componentes: sales disueltas, sólidos en suspensión, biocidas y microorganismos. El estado tecnológico actual de las torres de refrigeración permite considerar que el fenómeno de arrastre, con los separadores de alta eficiencia, puede significar desde un 0,01% hasta un 0,002% del caudal de agua en recirculación, la cantidad de agua que pudiera llegar a perderse en  el arrastre viene a ser entre 20 y 100 veces menor que el agua evaporada y hasta 500 veces menor en algunos modelos.

Tratamiento del agua en las torres de refrigeración

Mientras que el agua es la principal razón de ser de esta tecnología, también podría considerarse su mayor enemigo. La clasificación de estos equipos como instalaciones de riesgo de alojar la bacteria Legionela Pneumophila hace necesario extremar las actuaciones destinadas a su limpieza y mantenimiento. Éstas están recogidas en el Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, y su correcto cumplimiento es suficiente para eliminar cualquier riesgo de transmisión de la bacteria.

Las actuaciones desarrolladas en torno al mantenimiento de los equipos están dirigidas a propiciar las tareas de limpieza, desinfección y control de la temperatura del agua. Resulta de vital importancia mantener el rendimiento de la instalación con objeto de asegurar un funcionamiento óptimo del proceso de enfriamiento y la utilización mínima de agua y energía, al tiempo que se evita la proliferación de bacterias. Los requisitos para mantener la eficacia de cualquier sistema pasan por el control de la calidad del agua en recirculación y un programa de mantenimiento que contribuya a las buenas condiciones del equipo.

Comentarios