Agua trasfronteriza: compartir un equilibrio

72
0

Sobre el blog

Marca Agua España
Iniciativa del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y la web Spain Technology del ICEX para dar a conocer la excelencia de los sectores público y privado en la gestión del ciclo del agua.
web
72
  • Agua trasfronteriza: compartir equilibrio

La cooperación técnica en materia de agua, tanto a escala bilateral como regional y global, está cobrando cada vez mayor relieve como vía para dar respuesta a los retos que plantea hoy la gestión del agua en el mundo. El aumento de la demanda de agua para la producción de alimentos y de energía, la degradación de las aguas o el crecimiento de la población mundial aumentan la presión sobre los recursos disponibles y dan una nueva dimensión a estos retos en un entorno de cambio climático que genera tensiones entre países y regiones por el acceso a este recurso vital para el desarrollo y para la conservación de nuestros ecosistemas.

La colaboración técnica y la cooperación transfronteriza en materia de gestión de recursos hídricos se convierten así en herramientas esenciales dentro de la agenda internacional de la seguridad hídrica, una agenda que trata de impedir o reconducir de manera pacífica la gestión de controversias asociadas al acceso al agua.

Según Naciones Unidas, en los últimos 150 años se han producido 37 disputas internacionales por el agua, una cifra que podría haberse triplicado si la diplomacia y la solidaridad no hubiera hecho posible la firma de 150 tratados que han permitido alcanzar importantes acuerdos respecto al uso del agua compartida.

El Convenio de Albufeira y el Convenio de Toulouse han permitido compartir un difícil equilibrio en la gestión de las aguas transfronterizas que discurren por la Península Ibérica

España, mediante la acción coordinada de los Ministerios de Asuntos Exteriores y Cooperación y de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, participó el pasado mes de septiembre en Praga en la 23ª Reunión del Foro Económico y Medioambiental de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), un foro en el que nuestro país ha recobrado un papel especialmente relevante en los últimos dos años. Y lo hizo para compartir con el resto de países presentes en el evento su experiencia en la gestión de las aguas compartidas con Portugal y Francia y para exponer su actividad de cooperación técnica en la región mediterránea, presentando los acuerdos alcanzados el pasado mes de abril en Argel y que llevaron a la adopción de la Estrategia del Agua para el Mediterráneo Occidental bajo el paraguas del Diálogo 5+5.

La labor realizada por la OSCE está permitiendo avanzar es este camino destinado a prevenir las diputas asociadas al agua mediante la promoción de la cooperación como medio para la resolución pacífica de los problemas que tienen su origen en el acceso a este recurso. La 23ª Reunión del Foro Económico y Medioambiental de la OSCE ofreció una nueva oportunidad a los representantes de los países europeos integrantes de esta Organización para debatir sobre la necesidad de impulsar la mejora de la gobernanza del agua y la gestión transfronteriza.

Si la competencia por el acceso al agua puede, en abstracto, ser una fuente potencial de tensiones entre países ribereños, este potencial se incrementa de manera significativa en áreas sometidas a estrés hídrico, como sucede en las cuencas mediterráneas españolas. De ahí, la experiencia que acumula la Administración hidráulica de nuestro país en la gestión del agua en entornos sometidos a escasez.

Los representantes españoles en el Foro, acompañados del secretariado de la Red Mediterránea de Organismos de Cuenca (REMOC), cuya sede alberga la Confederación Hidrográfica del Júcar, ratificaron además el compromiso de España con el acceso al agua y al saneamiento como derecho humano básico así como la voluntad del Gobierno español por compartir su experiencia con los restantes Estados de la OSCE en tres grandes ámbitos de actuación: la gestión participativa de las cuencas fluviales a través de los Planes Hidrológicos de cuenca; la lucha contra los fenómenos meteorológicos extremos como inundaciones y sequía; y la cooperación hidrológica transfronteriza a través del Convenio de Albufeira, desde 1998, en el caso de las cuencas compartidas con Portugal, y en el Convenio de Toulouse, desde 2006, en el caso de las cuencas compartidas con Francia.

En el trascurso del encuentro se incidió en la necesidad de incrementar la prevención ante el riesgo de desastres naturales y se pidió la implicación del sector privado y la sociedad civil a la hora de abordar estos fenómenos y su desarrollo en el actual contexto de adaptación al cambio climático.

Una conferencia en la que España ha vuelto a poner de relieve su compromiso con la agenda internacional del agua y su voluntad para seguir cooperando con otros Gobiernos en la gestión preventiva de las disputas asociadas a la gestión del agua en general y, en particular, a los vinculadas con la gestión de cuencas transfronterizas.

Comentarios