De Xcrementos a defecatio

59
0

Sobre el blog

Marcello Basani
Marcello Basani es es Especialista de Agua y Saneamiento en la Oficina del BID en Ecuador-

Blog asociado a:

59
  • Defecatio matutina bona tamquam medicina. Defecatio meridiana neque bona neque sana. Defecatio vespertina ducit hominem ad ruinam.
    Defecatio matutina bona tamquam medicina. Defecatio meridiana neque bona neque sana. Defecatio vespertina ducit hominem ad ruinam.

Mi abuelo fue mi mentor y un hombre sabio. Tenía dos carreras. Fue él quien me enseñó esa pequeña joya de sabiduría acuñada por la antigua Scuola Medica Salernitana, la primera escuela de medicina del mundo. Siempre me hizo pensar en evacuar como algo noble (sí, defecatio significa la expulsión de heces fuera del cuerpo, o en un lenguaje más llano, ir al baño). De hecho, pareciera que esta última expresión no tiene ni siquiera nada que ver con baño, ¿verdad? Se trata de“defecación”, algo educativo, musical, dignificante. La evacuación de la mañana, en particular. Tan increíblemente saludable y refrescante.

Pero, un momento: ¿podemos realmente hablar de los excrementos como una cuestión “dignificante”? ¿Me estoy pasando? Yo no lo creo y es fácil demostrarlo. Todos los días me levanto a las 4:30 (mi hijo tiene 2 años y no duerme; ¿alguna sugerencia?). Luego me tomo un café expreso italiano y BOOM, me veo sentado en un inodoro blanco y limpio usando papel higiénico blanco. De vez en cuando, leo una revista. Después me lavo las manos en un bonito lavabo blanco y limpio. Tan noble. Tan aristocrático. Tan defecatio matutina.

Este no es el caso de milliones de personas en este mundo.

El Programa de infraestructuras rurales para agua y saneamiento está proporcionando recursos para la construcción de Unidades de saneamiento básico 

No hará más de un par de meses, en la India dos niñas fueron atacadas, violadas y colgadas de un árbol. Estaban fuera, en busca de un campo abierto para hacer sus necesidades. Ellas no tenían un bonito inodoro blanco en su casa. Pero no podían salir durante el día, porque les daba vergüenza y tenían miedo a ser vistas.

La seguridad es sólo uno de los muchos temas poco dignificantes relacionados con el saneamiento inadecuado. Nuevas investigaciones sobre la malnutrición (que conduce a un retraso en el crecimiento infantil) sugieren que una de sus causas puede ser la abundancia de contaminantes humanos en suelos y aguas; no se trata forzosamente de escasez de alimentos. Varios estudios muestran que por cada rupia invertida en saneamiento, se consiguen retornos increíbles en concepto de mejora de la salud, menor tasa de mortalidad, mayor tasa de asistencia escolar y mejor control de enfermedades.

¿He conseguido justificar eso de evacuar con dignidad? Para reforzar mi argumentación: en 2012 mi compañero bloggero Samuel Musyoki escribió sobre la defecación digna (usó otra expresión en swahili, “Kunya kwa heshma”) cuando 12 pueblos del condado de Tharaka dijeron adiós a la defecación al aire libre. Hay incluso un libro sobre ello, Squatting with Dignity (“agachados con dignidad”). En otras palabras: “defecatio”. Preferiblemente “matutina”.

Defecacio matutina. Esto es lo que pensé en cuando hace unas semanas visité la comunidad rural indígena de Pujilí, en Ecuador. Allí el Programa de infraestructuras rurales para agua y saneamiento -cofinanciado por el Fondo Español de Cooperación para Agua y Saneamiento así como el Banco Interamericano de Desarrollo- está proporcionando recursos para la construcción de Unidades de saneamiento básico (BSU, por sus siglas en inglés). Estas últimas cuentan con ducha, lavabo e inodoro, conectado a un tanque séptico con capacidad para cerca de 15.500 personas. La imagen lo dice todo: un cambio de lo sucio a lo limpio, de lo descuidado al decoro, de la humildad al respeto por uno mismo. De baño a defecatio.

Claro que todo no es perfecto. Muchas cosas se habrían podido hacer de otra manera. Primero, la movilización social de la comunidad habría podido funcionar mejor. También queda por abordar el tema de las aguas grises. Definitivamente, el saneamiento rural no es un tema sencillo.

Pero no voy a seguir con este tema. Lo haré en mi próximo blog. Ahora es el momento de sentarse y disfrutar de este importante paso. Todavía es temprano…Defecatio matutina bona tamquam medicina…

Este artículo ha sido publicado originalmente en la sección de blogs del BID. Ha sido replicado aquí con expresa autorización del autor.

 

Comentarios

La redacción recomienda

22 de Abril, 2015