Arroyo del Rey: no es relato, es una mística ecologista puesta en práctica

110
0

Sobre el blog

María Magdalena Naser Marta Lema
Naturaleza y Literatura:Dos profesoras, de Geografía y de Literatura involucradas con la Educación Ambiental desde un enfoque comprometido, intentado con respeto y con claridad contribuir al pluralismo de voces .
  • Arroyo Rey: no es relato, es mística ecologista puesta práctica
  • Arroyo Rey: no es relato, es mística ecologista puesta práctica

Como educadoras por más de 30 años y trabajando interdisciplinariamente entre Ambiente y Sociedad con Literatura, hemos concretado la visita a una vidriería muy importante en la zona que habitamos en Lomas de Zamora, pcia de Buenos Aires, Argentina.

La estructura capitalista neoliberal que rige en la mayoría de los países que habitamos nos motiva a consumir sin descanso generando residuos que no se degradan. Los arroyos se convierten en depositarios de los desechos y colapsan. Se los entuba para agilizar la circulación automotriz pero también para ocultar la basura que arrastran.

Dentro de la planta fabril visitada corre un arroyo llamado del Rey que escurre muy lentamente por una zona llana para desembocar en el Río Matanzas que a su vez se convierte en el más conocido Riachuelo que bordea barrios capitalinos como la Boca para desembocar en el Río de la Plata.

Fue por años este arroyo, un emblema de contaminación hídrica a cielo abierto pero esta empresa ha logrado demostrar que puede remediarse un curso de agua donde la vida vegetal y animal era abundante. Cuando el curso de agua mencionado pasa por la fábrica de Blindex que recientemente hemos recorrido, pudimos confirmar que las “utopías ecologistas” son posibles ya que le han devuelto su belleza, han retornado las aves y se genera una atmósfera de paisaje bucólico que nada tiene que ver con el ruido que domina en los galpones. Demostraron que las políticas empresariales pueden desplegar acciones destinadas a la preservación del ambiente

Desde la cátedra de Ambiente pudimos trabajar sobre la remediación hídrica y desde la de Literatura, los alumnos escribieron textos que fluyeron en pequeñas esquelas, en poesías, hasta en expresiones de 140 caracteres a orillas de este arroyo, silencioso, lento, barroso pero muy bello.

Nos inspiramos en un texto que ya usamos en nuestra web naturalezayliteratura.com cuando el pensador Sergio Sinay nos proponía que:

“Filosofar es pensar en el mundo y pensarse en él, como parte del mismo y de sus fenómenos, -agregamos- fenómenos naturales. Es pensarse entre otros, con otros. Es asombrarse de ser parte de un misterio y es responder a ese asombro haciendo de la propia vida una respuesta a las preguntas que se nos abren cuando vivimos despiertos. Aprendemos a filosofar, decía. Y no hay otra manera de hacerlo que caminar hacia los interrogantes que vienen hacia nosotros en lugar de escapar de ellos. Filosofía no es vivir para pensar, sino pensar para vivir.”

Los alumnos se animaron a filosofar, a expresar sus sentimientos confirmando que la Educación Ambiental es maravillosa , tiene sin duda un lugar privilegiado en la agenda escolar para divulgar conceptos científicos, puede por lo menos a nivel local cambiar realidades y fue el agua fue nuestro tópico motivador.

Los adolescentes se involucraron, demostraron interés y una creatividad sorprendente y proponiendo cambios de conducta para aportar su gota de agua en una cruzada amigable con el medio ambiente. Una muestra adolescente de lo producido para este arroyo del Rey:

Te imaginaba todo flores en tu travesía,

cuando habitaban pájaros en tus márgenes,

cediendo de tu curso a la pendiente

todo era en ti pasajero e inesperado.

Llegó la primavera con su luz, advertimos

el perfume que hoy emana de tu corriente,

y en tu lugar casi olvidado e in diferente

fue el brillante sol el que te da el destino.

Y así la vida demostró que el repetido vuelo

de las aves ya no es ilusión, revolotean

en el agua sin medirse.

Ya no estamos de duelo, renace la esperanza

entonces caminaremos por tu cauce

para reflejar nuestra alegría.

Comentarios

La redacción recomienda