Aqualia
Connecting Waterpeople
Smart Water Magazine
Subscribe to the newsletter with the latest and most relevant news of the global water sector.

Un mundo mejor

1
150
  • mundo mejor
    Una cala de Formentera
  • “Debemos trabajar para garantizar el acceso de toda la población a este servicio básico, especialmente para las personas en situación de vulnerabilidad y hacerlo con el mínimo impacto medioambiental ”.

Sobre el blog

Maria del Mar Yern
Jefa de Servicio de Aqualia en Formentera.
Minsait
· 150
1

El ODS 11 de Naciones Unidas persigue alcanzar ciudades y municipios inclusivos, seguros, resilientes y, sobre todo, sostenibles. La consecución de este objetivo nos coloca a las empresas gestoras del agua, un servicio básico para la seguridad, bienestar y sostenibilidad de los territorios, en un primer plano. Tenemos una enorme responsabilidad. Debemos trabajar para garantizar el acceso de toda la población a este servicio básico, especialmente para las personas en situación de vulnerabilidad y hacerlo con el mínimo impacto medioambiental.

Esta realidad es un auténtico reto en una Isla, como es el caso de Formentera, donde factores externos como la situación geográfica, orografía, características del agua de origen, climatología, población y afluencia turística masiva en determinadas épocas del agua, condicionan el servicio.

Desde Aqualia llevamos un tiempo implantado nuevas tecnologías que permitan una gestión sostenible y eficiente ante la complicada situación de los recursos hídricos en la isla

En Formentera, desde el año 2005, cuando Aqualia inició el servicio de agua y alcantarillado en la isla hasta la actualidad, ha habido un incremento de la población de un 77 % desde los 7.506 habitantes de 2005 hasta los 13.295 habitantes actuales. Este incremento de población más el posicionamiento de Formentera como una isla líder en destino turístico es un buen ejemplo de cómo las nuevas tecnologías, aplicadas al servicio, pueden garantizar el suministro de agua en situaciones límite. Desde Aqualia llevamos un tiempo implantado nuevas tecnologías que permitan una gestión sostenible y eficiente ante la complicada situación de los recursos hídricos en la isla, debido a la alta estacionalidad por efecto del desarrollo turístico.

A todo ello se une el compromiso de ser sostenibles medioambientalmente lo que hace que las iniciativas que podamos desarrollar en colaboración con las administraciones y organizaciones implicadas sean más necesarias que nunca. En este sentido me gustaría destacar varios planes que se han llevado a cabo en la Isla de Formentera con resultados muy positivos que han ayudado no solo a garantizar la disponibilidad de agua sino también a mejor la calidad de servicio y de vida de los ciudadanos en todas las épocas del año.

Hace un año se puso en marcha un proyecto piloto de telelectura de contadores en la población de Sant Ferran cuyos resultados se presentaron en mayo en el congreso SWAN 2018. Los buenos resultados obtenidos han propiciado que desde Aqualia y desde la administración se esté realizando una apuesta continua por la innovación y la eficacia de los procesos relacionados con la gestión del agua para mejorar la eficiencia de un recurso natural tan escaso como el agua en una isla que es pequeña pero intensa. Así, durante este año 2018 se ha extendido el proyecto a toda la isla de Formentera, posicionando la isla como un destino turístico inteligente (Formentera Smart Water Island). Este proyecto, que está en su fase final, realizará la telelectura instantánea de 2.500 contadores de clientes en la isla, además de todos los servicios municipales, lo que proporcionará beneficios al ciudadano para una mayor concienciación y control de sus consumos disponiendo de avisos, alarmas y monitorización de fugas a través de la App Smart Aqua, beneficios al servicio para una mayor eficiencia en la gestión de red permitiendo conocer en cada momento el aprovechamiento global del agua en toda la isla, pudiéndose realizar balances hídricos diarios, calcular rendimientos diarios, para aumentar así la tendencia positiva de mejora de rendimiento hidráulico y eficiencia de la red y beneficios a la sociedad promoviendo la sostenibilidad, la responsabilidad medioambiental y proporcionando una mayor concienciación en el consumo responsable.

Otras actuaciones llevadas a cabo han sido la sectorización de la red de transporte y distribución mediante la instalación de caudalímetros telesupervisados, el telecontrol de bombeos y válvulas de regulación, así como la implantación de un sistema Scada de telecontrol que permite conocer y gestionar en tiempo real cualquier incidencia o anomalía que surja en las instalaciones de abastecimiento y saneamiento de agua.

Hace un año se puso en marcha un proyecto piloto de telelectura de contadores en la población de Sant Ferran cuyos resultados se presentaron en mayo en el congreso SWAN 2018

También se dispone de un exhaustivo programa de detección de fugas mediante equipos de prelocalización dotados de la tecnología más vanguardista.

Formentera tiene, sin duda, la capacidad total de asumir un papel de liderazgo del turismo sostenible a nivel nacional e internacional, potenciando su desarrollo sostenible. Aunque debido a su fragilidad, el desarrollo del turismo debe ser un equilibro que promueva el uso adecuado de los espacios naturales y los recursos naturales y culturales mejorando la calidad de vida de las comunidades locales y el éxito de la actividad turística que contribuye al desarrollo de nuestro territorio y por tanto de las personas que viven en la isla.

Una de las bases para conseguir un turismo sostenible, y que los recursos naturales de una isla tan frágil perduren en el tiempo es apostar por una movilidad sostenible. En este caso destacaría también la inversión realizada por Aqualia en la incorporación de dos vehículos eléctricos, que ahorran 2.800 litros de combustible al año, producen 0 emisiones de CO2 a la atmósfera y tienen una autonomía en medio urbano de 125 kilómetros, apostando así por un medio de transporte con el mínimo impacto ambiental y la máxima eficiencia energética, disminuyendo la contaminación acústica especialmente importante en una isla como Formentera, donde existen espacios naturales protegidos.

Esta sustitución de vehículos por vehículos eléctricos reduce considerablemente la huella de carbono calculada en Aqualia en la totalidad de actividades que desarrollamos.

Pero todo esto, se quedaría a medias sin la necesaria concienciación a la población para un mejor uso del servicio de abastecimiento y saneamiento del agua. En este sentido me gustaría destacar el papel básico de la coordinación de los agentes sociales y las administraciones para el desarrollo de campañas de divulgación de un uso responsable en Ibiza y Formentera, donde se ha creado además un espacio de diálogo y participación con el objetivo común de promover una gestión integrada y sostenible del agua.

También destacaría nuestra participación de forma activa con los colegios de la isla con la implicación de niños, profesores y familias para así garantizar que el compromiso de sostenibilidad acabe siendo un compromiso de todos, de generaciones presentes y futuras.

Comentarios