Hidroconta
Connecting Waterpeople
ONGAWA
Vector Energy
ESAMUR
TFS Grupo Amper
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
HRS Heat Exchangers
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Consorcio de Aguas de Asturias
Sivortex Sistemes Integrals
KISTERS
Aqualia
J. Huesa Water Technology
NTT DATA
Danfoss
Regaber
Schneider Electric
RENOLIT ALKORPLAN
EPG Salinas
MOLEAER
Likitech
Grupo Mejoras
FENACORE
Baseform
s::can Iberia Sistemas de Medición
ISMedioambiente
Molecor
SCRATS
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
VisualNAcert
Aganova
ADECAGUA
Asociación de Ciencias Ambientales
TecnoConverting
Minsait
DATAKORUM
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Hach
CAF
Catalan Water Partnership
Saint Gobain PAM
Agencia Vasca del Agua
Idrica
Almar Water Solutions
Global Omnium
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Sacyr Agua
NSI Mobile Water Solutions
LACROIX
Fundación Botín
AECID
Rädlinger primus line GmbH
TEDAGUA
AMPHOS 21
AGENDA 21500
Confederación Hidrográfica del Segura
Xylem Water Solutions España
ACCIONA
ICEX España Exportación e Inversiones
AGS Water Solutions
Amiblu
STF
Fundación CONAMA
Fundación Biodiversidad
GS Inima Environment
Kamstrup
EMALSA
Innovyze, an Autodesk company
Terranova
Filtralite
Ingeteam
Hidroconta
Barmatec
Red Control
Lama Sistemas de Filtrado
Gestagua

Se encuentra usted aquí

Sostenibilidad y resiliencia del regadío ante la escasez hídrica

Sobre el blog

Mariano Soto García
Doctor Ingeniero Agrónomo. Secretario General C.R. Campo de Cartagena. Coordinador Cátedra Trasvase y Sostenibilidad JMC. Profesor asociado Universidad Politécnica Cartagena. Miembro Grupo Investigación Diseño y Gestión en Agricultura de Regadío.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine

Temas

  • Sostenibilidad y resiliencia regadío escasez hídrica

En España, la agricultura de regadío se está enfrentando a múltiples desafíos, como la escasez de agua, la aprobación del nuevo ciclo de planificación, la entrada en vigor del reglamento europeo sobre reutilización, la demanda social de un uso sostenible de los recursos hídricos y los programas de modernización y digitalización de los regadíos financiados por el PRTR.

De acuerdo con Fernando Miranda, secretario general de Agricultura y Alimentación del MAPA, «los regadíos son imprescindibles para garantizar la seguridad alimentaria». El sector agroalimentario contribuye con más del 10% del PIB nacional, genera más de 2,8 millones de empleos y cuenta con unas exportaciones superiores a los 60.000 M€. Además, el regadío genera importantes servicios ecosistémicos beneficiosos para la naturaleza, como el secuestro de carbono, el apoyo a la biodiversidad, la mejora del paisaje y el mantenimiento de la vida rural. Por contra, el regadío consume un 80% de los recursos hídricos disponibles, lo que supone una fuente de conflictos entre regiones y con otros usos. Asimismo, unas malas prácticas agrícolas pueden provocar un gran impacto medioambiental, como la contaminación de las masas de agua, la degradación del suelo y la pérdida de hábitats. Por otro lado, la caída de la producción agrícola debida, principalmente, a la escasez de agua, el incremento de los costes de producción y normativas más restrictivas, está provocando un aumento del precio de los alimentos, lo que afecta a la capacidad adquisitiva de los consumidores. Pero las perspectivas no son nada halagüeñas, según Manuel Pimentel, exministro de Trabajo y Asuntos Sociales: «Estamos en una escalada de precios de los alimentos que no ha hecho más que comenzar».

El regadío debe adaptarse a las nuevas condiciones y exigencias, buscando soluciones innovadoras y eficientes para optimizar el uso del agua y la energía

Ante este escenario, el regadío debe adaptarse a las nuevas condiciones y exigencias, buscando soluciones innovadoras y eficientes que permitan optimizar el uso del agua y la energía, mejorar su competitividad y reducir su posible impacto ambiental. En este sentido, el XXXIX Congreso Nacional de Riegos puso de manifiesto los principales retos del sector, como el cambio climático, las sequías, unos requerimientos de producción y calidad cada vez mayores, un permanente incremento del coste unitario de los insumos y la competencia en un mercado global con distintas reglas sociales, ambientales y arancelarias. Para afrontar estos retos, la planificación hidrológica es un instrumento clave, pero últimamente ha generado gran controversia y críticas desde algunos sectores. FENACORE señala que el nuevo ciclo de planificación hidrológica 2022-2027 pone en riesgo la demanda de agua para la agricultura al incrementar los caudales ecológicos sin criterios técnicos adecuados y al eliminar muchas obras de infraestructuras necesarias previstas en los anteriores planes hidrológicos. Además, el nuevo ciclo supone una considerable reducción del Trasvase Tajo-Segura, que es vital para el levante español, al fijar unos polémicos caudales ecológicos en el río Tajo superiores a los mínimos legales preestablecidos. Según un estudio de la Universidad de Alicante, este recorte provocaría la pérdida de 15.322 empleos.

Destacar que el regadío español se encuentra en un proceso de cambio y adaptación. Lleva décadas realizando su modernización, con la incorporación de recursos no convencionales, actuaciones para reducir su consumo de agua y energía, el uso de energías renovables y de las últimas tecnologías. Entre las herramientas más innovadoras que se están empleando destacan el big data, los sensores IoT, las imágenes multiespectrales y la inteligencia artificial. Todo ello, está generando grandes avances para producir más con menos recursos, garantizando una actividad totalmente compatible con el medioambiente.

Finalmente, no se puede obviar que las diferentes administraciones juegan un papel esencial en garantizar el agua que demandan los cultivos, con una calidad agronómica adecuada y a un precio asumible por los agricultores.