Aqualia
Connecting Waterpeople

El sector del agua en el año 5000: Aqva y la vuelta al Planeta Azul

4
306
  • sector agua año 5000: Aqva y vuelta al Planeta Azul

Sobre el blog

Marina Arnaldos Orts
Responsable Área Recursos Hídricos, Producción y Reutilización en Cetaqua, Grupo SUEZ. Desarrollo y Optimización de Procesos, Estrategias y Herramientas para el Tratamiento y Gestión de los Recursos Hídricos.
Emasesa
· 306
4

8 de octubre del año 5000. Entrada #3650

Ha llegado el momento. Han pasado diez años desde que ingresé en el planeta Aqva y este es el día en el que mi trabajo aquí llega a su fin. Tanto tiempo ansiando este momento, y, sin embargo, ahora que estoy cerca de culminar lo que ha sido mi único propósito durante una década —triunfar de manera inequívoca en lo que al principio parecía un reto de dimensiones desproporcionadas— siento mis ánimos flaquear.

No sé si sabré vivir de nuevo en la Tierra, mi hogar hasta que fui seleccionada para ser parte del equipo core de la Tercera Obra. Cómo ansiaba entonces ser parte del programa; cómo me preparé a nivel físico y mental sabiendo que competía contra individuos con mis mismas características genéticas innatas. Me guiaba entonces una fuerza, un propósito más fuerte que yo. Estudié con avidez las dos obras destinadas a convertirse en La Triada; ningún plano ni diagrama, ninguna perspectiva se podía escapar de mi mirada, que insaciable andaba siempre en busca de oportunidades de mejora, de debilidades que no se debían repetir, de lecciones a aprender.

La Primera Obra fue un hito que llenó a la humanidad de esperanza, hace ya muchas décadas; Terrvm era hasta entonces un planeta anónimo, que el ser humano pudo convertir en el mayor vertedero del universo adonde transportar los residuos generados en la Tierra. Gracias a Energivm, nuestra Segunda Obra, tornamos todo un planeta en un reactor de fusión difusa controlada, que hasta hoy carga los acumuladores de energía de los diferentes puntos de consumo del Planeta Azul. Y hoy, finalmente, es el día en que culminamos Aqva, la Tercera Obra, la última y definitiva adición a la Triada.

Aqva. Nuestra obra maestra. En este planeta hemos conseguido instalar un portal a través del cual pasarán todos los cauces hídricos de la Tierra para ser tratados y devueltos por el mismo portal a la Tierra. Esta ha sido el más complejo de nuestros retos, pues necesitaba de un portal permanente, a diferencia de sus predecesores. Además, requería de una conexión con Energivm, ya que el tratamiento hace uso de un aporte energético significativo para devolver las aguas a su estado original. El inevitable nexo agua-energía queda materializado en Aqva a través de una conexión interplanetaria, sin la cual no podríamos provocar en menos de una décima de segundo una eliminación selectiva y precisa de los contaminantes particulados y disueltos que alejan a cada uno de los flujos hídricos de su estado deseable.

Las implicaciones de la culminación de la Triada son fáciles de explicar: hasta ahora, la Tierra ha sido un planeta en recuperación, en cuarentena tras varios milenios de intentos y fracasos. A partir de ahora, volverá a ser nuestro hogar permanente, en el que podremos vivir en contacto con la naturaleza original. Es irónico pensar que, para volver a conectar con nuestras primeras formas de relacionarnos con nuestro único hogar, hayamos tenido que avanzar hasta un grado técnico tan alejado de nuestras teóricas capacidades humanas. Y sin embargo, ¡es tan lógico!...Hasta conseguir trasladar los impactos de nuestras actividades a otros planetas no podíamos hacer que nuestro planeta origen se mantuviese estable e inalterado. Los primeros intentos de poblar otros mundos nos demostraron pronto que el ser humano no puede desarrollar sus instintos de afecto, generación de relaciones y sentido de protección de la comunidad fuera del entorno de la Tierra. Ella es nuestro hogar y nosotros pertenecemos a ella: el vínculo atávico resuena más allá de la satisfacción de las necesidades fisiológicas.

Y hoy, que la gloria me espera, recuerdo con especial claridad el momento en que fui seleccionada para pertenecer al equipo implementador de Aqva. En un primer instante, me debatía entre la emoción de los retos por delante y la ansiedad provocada por el miedo a fracasar. En un segundo pálpito, y con una súbita densidad, a mi corazón le invadió la tristeza de abandonar a mi único hijo; de no verlo crecer. Dejarlo a cargo de los tutores que asignó la Confederación de la Triada fue lo más duro que había hecho hasta el momento; mirándolo en perspectiva, probablemente será lo más duro que haga jamás. Ahora Lino apenas rozará la mayoría de edad. ¿Me habrá perdonado? ¿Se acordará siquiera de mi rostro, de mi voz? En ese momento no era posible para él entender que su único vínculo afectivo se tuviera que marchar, y mucho menos que durante el tiempo de separación yo no pudiera ponerme en contacto con él. La Confederación consideró que el aislamiento total del equipo Aqva era el requisito esencial para garantizar que los trabajos se terminaran a tiempo.

«Lino, salvaré el Planeta Tierra, y será para ti», le susurré al oído, mientras mi bebé lloraba desconsolado, tratando de desasirse de los brazos de su nuevo tutor. Todavía siento en el pecho el nudo seco del dolor. Y es que, en mi deseo de ser parte de la solución que devuelva la humanidad a sus orígenes, hace tantos años, semanas, meses, que perdí lo que, como humana, poseía…Mi ansia de trabajar para conseguir la vuelta a las conexiones entre las personas ha cercenado lo que me mantenía unida a lo que un día lejano me perteneció. Ahora ya no podré huir más de esta certeza.

9 de octubre del año 5000. Entrada #3651.

Esta noche he soñado con Lino; en el sueño era mayor, quizás rozaba la treintena. Caminaba de la mano de una niña, a la orilla de un río inmenso que olía a tierra y algas y del que saltaban incontables peces de colores. Fui intensamente feliz durante un momento. Al despertar hace tan solo unos minutos, todavía conservaba esa sensación.

El sacrificio ha sido enorme, pero desde el ventanal de mi cubículo, la Tierra brilla como nunca la había visto. Tras la entrada en funcionamiento de Aqvua ayer, las grandes masas de agua se han tornado de un color azul intenso.

Hoy vuelvo a casa.


Comentarios

La redacción recomienda