Aqualia
Connecting Waterpeople
Ingeteam
ABB
ADECAGUA
Aigües Segarra Garrigues
ISMedioambiente
Almar Water Solutions
ITC Dosing Pumps
Elmasa Tecnología del Agua
Hach
GS Inima Environment
AZUD
AECID
DuPont Water Solutions
EPG Salinas
Fundación We Are Water
BACCARA
Prefabricados Delta
Baseform
Hidroconta
EMALSA
HANNA instruments
TecnoConverting
Fundación Botín
NaanDanJain Ibérica
STF
VisualNAcert
Fundación Biodiversidad
Saint Gobain PAM
Ulbios
Isle Utilities
Aganova
Saleplas
Red Control
NOVAGRIC
DAM-Aguas
TEDAGUA
FENACORE
Regaber
LACROIX
Sacyr Agua
Smagua
Miya Water
UPM Water
Global Omnium
Aqualia
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Xylem Water Solutions España
Gestagua
IIAMA
BELGICAST by TALIS
ICEX España Exportación e Inversiones
Idrica
Filtralite
CAF
Lama Sistemas de Filtrado
FLOVAC
Molecor
s::can Iberia Sistemas de Medición
Laboratorios Tecnológicos de Levante
J. Huesa Water Technology
Barmatec
Kamstrup
ACCIONA
SCRATS
Asociación de Ciencias Ambientales
Control Techniques
Redexia network
IAPsolutions
Cibernos
Confederación Hidrográfica del Segura
Likitech
Cajamar Innova
Schneider Electric
Bentley Systems
Innovyze, an Autodesk company
Grupo Mejoras
Fundación CONAMA
AGENDA 21500
Agencia Vasca del Agua
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
ESAMUR
Terranova
Elliot Cloud
biv Innova
Consorcio de Aguas de Asturias
UNOPS
Minsait
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Vector Motor Control
Insituform
Blue Gold
Rädlinger primus line GmbH
Grundfos
Catalan Water Partnership

Sobre el blog

Mario Elizardo Cerezo Calderón
Ambientalista con especialidad en Sistemas de Información Geográfica. Experiencia en apoyo a la gestión ambiental pública y proyectos de fomento a la resiliencia climática, disponibilidad de agua y cambio climático. Coord Dptal Plataforma PBACC-SC

Entonces, ¿tengo derecho al agua o no? Estas fueron las palabras de un comunario del pantanal boliviano, donde se tiene en proyecto la explotación de minerales en la serranía del Tucabaca, del cual sus aguas aportan a este gran ecosistema de humedal.

Pregunta simple y sensata, que sumerge a quien quiera indagar en el tema a una vorágine de afirmaciones y contradicciones que al final responde la cuestión a medias. Pues bien, analicemos por qué:

Mire don “Inquisidoro”, claro que tiene derecho al agua, la mismísima CPE le otorga el derecho fundamental a este recurso, según el Título II, Capítulo 2, en su art°16; fíjese que incluso el °art 20, parágrafo III indica que: “El acceso al agua y alcantarillado constituyen derechos humanos, no son objeto de concesión ni privatización y están sujetos a régimen de licencias y registros, conforme a ley”.

Entonces como apareció una empresa con permiso, que dizque a explotar minerales de la serranía desde donde nacen las aguas para mi comunidad?. Bueno, es que esa empresa como tal, constituye en una prioridad de desarrollo para el Estado, el °art 355 de la Constitución establece que “la industrialización y comercialización de los recursos naturales será prioridad del Estado”, además el parágrafo I del Artículo 351 del mismo texto, dispone que “el Estado, asumirá el control y dirección sobre la exploración, explotación, industrialización, transporte y comercialización de los recursos naturales estratégicos a través de las entidades públicas, cooperativas o comunitarias”.

Evidentemente, nos encontramos a este nivel de disyuntiva en cuanto a los derechos y la ocupación del agua. Teniendo en cuenta que la Ley de Aguas más reciente data de 1906 con base en un decreto del año 1879, La Ley del Medio Ambiente °1333 data de 1991 donde se establecen las condiciones de la calidad y disponibilidad del agua para los bolivianos y bolivianas, su reglamento en materia de Contaminación Hídrica data del año 1995 que otorga las pautas de utilización del agua para industria o consumo garantizando la calidad de éstas mediante ciertos parámetros determinados también por la OMS, la nueva Constitución data del año 2009, y aun así hasta la fecha no se concreta un régimen claro de administración de este recurso.

Pareciera ser vana la Guerra del Agua del 2000, donde hermanos cochabambinos cual otrora peleaban por la libertad, lo hacían entonces en contra de la privatización del agua. A partir de entonces han sido varios los intentos fallidos por contar con una nueva Ley de Aguas que se aplique a nuestra realidad contemporánea. El intento más destacable data del 2012, cuando a la cabeza del diputado Rubén Darío Rojo Parada se esgrime una propuesta interesante, donde se destaca la participación de multisectores en la toma de decisiones, además de la administración por cuencas, a saber:

La creación de un Consejo de Recursos Hídricos de Bolivia (art° 17) y las Secretarias de Cuenca (art° 22), que según su composición incluye la representación del nivel central, municipal, comunal a nivel de cuencas. Es decir que de la misma manera en que se establecen niveles de administración pública como son Gobernaciones o municipios según sus límites geográficos, se establece este Consejo y las Secretarías de cuenca según las delimitaciones de las cuencas, esto facilitaría la toma de decisiones y participación de las partes interesadas y pertenecientes al espacio geográfico en cuestión.

Pero mientras tanto, le respondería a don “Inquisidoro” acerca de su pregunta por el derecho al agua: Mire, tiene derecho sí y no, el que decide es el Estado, pero déjeme decirle una cosa… Usted es el Estado.