Legislación de agua de consumo humano. Aplicación en proyectos de abastecimiento

7.215
4
  • Legislación agua consumo humano. Aplicación proyectos abastecimiento

Sobre el blog

Mario De Miguel Bello
Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos. Especialista en Agua y Medio Ambiente.

El criterio de potabilidad del agua depende fundamentalmente del uso al que se la destina (humano, industrial, agrícola, etc.). Las medidas de control de la calidad para aguas de consumo humano se basan en el cumplimiento de los criterios sanitarios, y de las instalaciones que permiten el suministro desde la captación hasta el consumidor, para garantizar la salubridad, la calidad y la limpieza, con el objetivo de proteger la salud de las personas de los efectos adversos derivados de cualquier tipo de contaminación de las aguas.

La consideración legal sobre la potabilidad de un agua se apoya o se basa en fijar una serie de compuestos o sustancias y asociarlas con unos contenidos aceptables. Actualmente el concepto legal que regula la calidad de las aguas destinadas al consumo humano en España se basa en la Directiva 98/83/CE del Consejo de 3 de Noviembre de 1998, relativa a la calidad de las aguas destinadas al consumo humano. En general las normativas entienden como agua potable aquella que cumple una serie de caracteres organolépticos, físico-químicos, relativos a sustancias no deseables, a sustancias tóxicas, microbiológicas y de radiactividad, estableciéndose unos valores máximos admisibles para una serie de parámetros. Estos valores máximos corresponden a la mínima calidad admisible en el agua potable.

Todo nuevo proyecto deberá contar con un informe sobre las características más relevantes que pudieran influir en la calidad del agua

La Directiva 98/83/CE se transpuso al derecho interno español en el Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano. Aunque existe más legislación y normativa a este respecto, es este real decreto el que fundamentalmente se utiliza como base para regular las aguas de consumo humano. En lo referente a las obras para la captación, tratamiento y redes de abastecimiento de aguas para consumo humano "todo nuevo proyecto deberá contar con un informe sobre las características más relevantes que pudieran influir en la calidad del agua".

El material de construcción, revestimiento, soldaduras y accesorios no transmitirán al agua sustancias o propiedades que contaminen o empeoren la calidad. En todo proyecto de construcción de una nueva captación, conducción, planta de tratamiento, red de abastecimiento o red de distribución (con una longitud mayor a 500 metros), depósito de la red distribución o remodelación de lo existente, la autoridad sanitaria elaborará un informe sanitario vinculante, antes de dos meses tras la presentación de la documentación por parte del gestor.

A la puesta en funcionamiento de la nueva instalación, la autoridad sanitaria realizará un informe basado en la inspección y en la valoración y seguimiento, durante el tiempo que crea conveniente, de los resultados analíticos realizados por el gestor, de los parámetros que ésta señale. Una vez informado de forma favorable los datos se registrarán en el SINAC. El artículo 30 del Real Decreto 140/2003, establece un sistema de información relativo a las zonas de abastecimiento y control de la calidad del agua de consumo humano denominado "Sistema de Información Nacional de Agua de Consumo" (SINAC). El mismo artículo determina que la utilización y suministro de datos en soporte informático al SINAC será obligatoria para todas las partes implicadas en el suministro de agua de consumo humano, y faculta al Ministerio de Sanidad y Consumo para su desarrollo normativo. Su desarrollo se efectua en la Orden SCO/1591/2005.

La legislación general de aplicación en el ámbito de las aguas de consumo humano en España es la siguiente:

  • Directiva 98/83/CE del Consejo de 3 de Noviembre de 1998.
  • Real decreto 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano.
  • Corrección de erratas del Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero.
  • Orden SCO/1591/2005, de 30 de mayo, de 30 de mayo, sobre el Sistema de Información Nacional de Agua de Consumo.(SINAC).
  • ORDEN SCO/3719/2005, de 21 de noviembre, sobre sustancias para el tratamiento del agua destinada a la producción de agua de consumo humano.
  • Orden SAS/1915/2009, de 8 de julio, sobre sustancias para el tratamiento del agua destinada a la producción de agua de consumo humano.
  • Real Decreto 1798/2010, de 30 de diciembre, por el que se regula la explotación y comercialización de aguas minerales naturales y aguas de manantial envasadas para consumo humano.
  • Orden SCO/778/2009, de 17 de marzo, sobre métodos alternativos para el análisis microbiológico del agua de consumo humano.
  • Orden SSI/304/2013, de 19 de febrero, sobre sustancias para el tratamiento del agua destinada a la producción de agua de consumo humano.
  • Directiva 2013/51/EURATOM del Consejo, de 22 de octubre, por la que se establecen requisitos para la protección sanitaria de la población con respecto a las sustancias radiactivas en las aguas destinadas al consumo humano.
  • Resolución de 27 de junio de 2008, por el que se aprueba el programa de vigilancia sanitaria del agua de consumo humano de la Comunidad Autónoma de Canarias.
  • Real Decreto 12/2005, de 14 de enero, por el que se modifica el Real Decreto 293/2003, de 7 de marzo, relativo a la utilización de determinados derivados epoxídicos en materiales y objetos destinados a entrar en contacto con alimentos.
  • Resolución de 25 de mayo de 2009, por la que se procede a la publicación de los protocolos sanitarios existentes ante el incumplimiento de los valores paramétricos establecidos en el agua de consumo humano (fluoruro, boro, nitrato y nitrito, arsénico).
  • Corrección de errores de la Orden SAS/1915/2009, de 8 de julio.
  • Resolución 22 de Junio de 2010, por la que se hace público el protocolo sanitario de actuación ante el incumplimiento de los valores paramétricos establecidos para la actividad alfa total y actividad beta resto en agua de consumo humano.
  • Real Decreto Legislativo 1/2001, de 20 de julio, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Aguas.
  • Real Decreto 9/2008, de 11 de enero, por el que se modifica el Reglamento del Dominio Público Hidráulico, aprobado por el Real Decreto 849/1986, de 11 de abril.
  • Real Decreto 314/2006, de 17 de marzo, por el que se aprueba el Código Técnico de la Edificación.
  • Sección HS4 (Suministro de agua) del Código Técnico de la Edificación.
  • Orden sobre el sistema de información de agua de consumo SINAC.
  • Real Decreto 865/2003, de 4 de julio, se establecen los criterios higiénico-sanitarios para la prevención y control de la legionelosis.
  • Real Decreto 1138/1990, de 14 de septiembre, por el que se aprueba la Reglamentación Técnico-Sanitaria para el abastecimiento y control de calidad de las aguas potables de consumo público.
  • Orden de 11 de mayo de 1988 (Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo), sobre características básicas de calidad que deben ser mantenidas en las corrientes de agua superficiales cuando sean destinadas a la producción de agua potable.
  • Orden de 8 de febrero de 1988 (Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo), relativa a los métodos de medición y a la frecuencia de muestreos y análisis de aguas superficiales destinadas al consumo humano.
  • Orden de 1 de julio de 1987 por la que se aprueban los métodos oficiales de análisis físico-químicos para aguas potables de consumo público.

La Directiva 98/83/CE se transpuso al derecho interno español en el Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, por el que se establecen los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano

Sin embargo la legislación que regula los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano para abastecimiento se reduce principalmente al Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, que entre otras cuestiones, fija valores paramétricos a cumplir en el punto donde se pone el agua a disposición del consumidor, basados en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y en motivos de salud pública, aplicándose en algunos casos, el principio de precaución para asegurar un alto nivel de protección de la salud de la población.

En el RD 140/2003 se establece que el control de la calidad del agua de consumo humano engloba lo siguientes apartados:

  • Autocontrol del agua por parte del gestor del abastecimiento.
  • Vigilancia sanitaria realizada por la autoridad sanitaria.
  • Control en grifo del consumidor que realiza la administración local.

El agua de consumo humano se define en la normativa sanitaria como todas aquellas aguas, ya sea en su estado original, ya sea después del tratamiento, utilizadas para beber, cocinar, preparar alimentos, higiene personal y para otros usos domésticos, sea cual fuere su origen e independientemente de que se suministren al consumidor, a través de redes de distribución públicas o privadas, de cisternas, de depósitos públicos o privados, la utilizada en la industria alimentaria, tanto en la fabricación, tratamiento, conservación o comercialización de productos o sustancias destinadas al consumo humano, como la utilizada en la limpieza de las superficies, objetos y materiales que puedan estar en contacto con los alimentos, y la suministrada como parte de una actividad comercial o pública, con independencia del volumen medio diario de agua suministrado.

Se excluyen del ámbito de aplicación del Real Decreto 140/2003, entre otras, a todas las aguas de consumo humano procedentes de un abastecimiento individual y domiciliario o fuente natural que suministre como media, menos de 10 m3 diarios de agua, o que abastezca a menos de 50 personas, excepto si se percibe un riesgo sanitario, en cuyo caso la autoridad sanitaria requerirá a la administración local que adopte medidas para cumplir lo dispuesto en el Real Decreto 140/2003.

Los municipios, en función de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las Bases de Régimen Local, y del Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, son responsables de asegurar que el agua suministrada a través de cualquier red de distribución, cisterna o depósito móvil en su ámbito territorial es apta para el consumo en el punto de entrega al consumidor. Cuando la gestión del abastecimiento sea de forma indirecta, los gestores de los abastecimientos son los responsables de asegurar la calidad sanitaria del agua distribuida hasta el punto de entrega a otro gestor o la llave de paso a la acometida domiciliaria. El municipio velará por el cumplimiento de la normativa por parte del gestor.

Las calificaciones del agua serán conforme a lo especificado en el Real Decreto 140/2003, para los parámetros de las partes A, B y D del anexo I de la citada norma, y en el caso de la parte C del anexo I, se seguirán los criterios consensuados entre el Ministerio de Sanidad y las Comunidades Autónomas y recogidos en el documento “Estrategia de actuación ante incumplimientos de los parámetros de la parte C del anexo I”.

Las posibles calificaciones del agua son:

  • Agua apta para el consumo, aquella que no contenga ningún tipo de microorganismo, parásito o sustancia, en una cantidad o concentración que pueda suponer un peligro para la salud humana. Debe cumplir con los valores paramétricos especificados en las partes A, B, C y D del anexo I del Real Decreto 140/2003.
  • Agua apta para el consumo, con excepción para algún parámetro, aquella que no contenga ningún tipo de microorganismo, parásito o sustancia, en una cantidad o concentración que pueda suponer un peligro para la salud humana, pero que la autoridad sanitaria ha autorizado una situación de excepción e impuesto un nuevo valor paramétrico. Debe cumplir con los valores paramétricos especificados en las partes A, B, C y D del anexo I del Real Decreto 140/2003, salvo en lo referente al parámetro excepcionado de la parte B, el cual no deberá sobrepasar su nuevo valor.
  • Agua apta para el consumo, con exceso de algún parámetro de la parte C del anexo I, aquella que no contenga ningún tipo de microorganismo, parásito o sustancia, en una cantidad o concentración que pueda suponer un peligro para la salud humana. Aunque cumple con los valores paramétricos especificados en las partes A, B y D del anexo I del Real Decreto 140/2003, supera uno o varios de los valores paramétricos indicadores de la parte C del anexo I, pero sin sobrepasar los valores establecidos en el documento “Estrategia de actuación ante incumplimientos de los parámetros de la parte C del anexo I”. Igualmente podrá utilizar la terminología SINAC “agua apta para el consumo con no conformidad para algún parámetro de la parte C del anexo I”.
  • Agua no apta para el consumo, aquella que no cumpla con los requisitos de los párrafos anteriores. Si un agua calificada como “no apta para el consumo” alcanza unos niveles de uno o varios parámetros cuantificados que la autoridad sanitaria considere que han producido o pueden producir efectos adversos sobre la salud de la población, se calificará como agua no apta para el consumo y con riesgos para la salud.

Aplicación en proyectos y obras de construcción o remodelación de infraestructuras de abastecimiento.

De acuerdo a la legislación vigente se define como abastecimiento con carácter general al  "Conjunto de instalaciones destinadas a la captación, conducción, tratamiento de potabilización, almacenamiento, transporte y distribución del agua de consumo humano hasta las acometidas de los consumidores, con la dotación y calidad previstas en el Real Decreto 140/2003".

Todo abastecimiento debe contar con al menos un tratamiento de potabilización mínimo y un depósito de distribución o regulación, antes de la distribución del agua de consumo humano. Es preceptivo, según se establece en el art. 13 del Real Decreto 140/2003, que el gestor o responsable de la construcción o remodelación de un abastecimiento o parte de éste solicite un informe sanitario vinculante en las siguientes infraestructuras:

  • Captación de agua con destino a la producción de agua apta para consumo humano.
  • Construcción de conducciones.
  • Construcción de Plantas de Tratamiento.
  •  Construcción de depósitos.
  • Construcción de redes de distribución (con una longitud mayor de 500 metros).

Los organismos responsables del informe y de las autorizaciones, son habitualmente las Consejerías o Servicios Territoriales de Sanidad que deben tener conocimiento de los proyectos de construcción o remodelación de las diferentes infraestructuras de los abastecimientos para poder emitir los correspondientes informes tanto del proyecto como de su puesta en funcionamiento.

Procedimiento

El Procedimiento general sería el siguiente:

El titular de la nueva instalación o el promotor del proyecto solicitarán informe sanitario vinculante al Servicio Territorial de Sanidad (anexo 11.1) de la provincia correspondiente según modelo del anexo 9.1. del RD. Todos los proyectos deberán recoger diagrama de flujo según modelo del anexo 9.2, excepto para infraestructuras unitarias.

En la solicitud, aunque dependiendo de la Comunidad Autónoma puede exigirse una memoria explicativa del proceso o del funcionamiento de la instalación, así como de los puntos de suministro o entrega que deberán ser controlados por la administración competente.

Así por ejemplo si tomamos como modelo de solicitud el de una planta de tratamiento de agua potable de nueva construcción, con una tratamiento de ósmosis inversa, que abarque todos los puntos recogidos en el Real Decreto, desde la captación, tratamiento, red de distribución, depósitos y puntos de entrega, la memoria descriptiva debería contar y detallar al menos los siguientes puntos:

  • Antecedentes
  • Objeto
  • Emplazamiento de la industria
  • Descripción de las obras y del proceso
  • Obras de captación
  • Pretratamiento
  • Filtración  
  • Bombeo de alta presión
  • Ósmosis inversa
  • Sistema de desplazamiento y limpieza química
  • Post-tratamiento
  • Depósitos de almacenamiento
  • Impulsión de agua tratada 
  • Vertido de rechazo y efluentes

Además del proyecto constructivo se aportaran dentro de los anexos de la memoria de la solicitud, los documentos, planos, informes técnicos y de aptitud de los productos utilizados para la construcción, así como el diagrama de flujo o de funcionamiento general de la instalación.

Una vez que la documentación esté completa y sea adecuada, se emitirá el informe sanitario vinculante, que podrá ser:

  • Favorable.
  • Favorable condicionado a la entrega de documentación y/o a la realización de modificaciones en el proyecto u obras de mejora que determine el Servicio Territorial de Sanidad de la provincia correspondiente.
  • No favorable. En este último caso el municipio, gestor o redactor del proyecto deberá efectuar la correspondiente adecuación del mismo y remitirlo al Servicio Territorial de Sanidad correspondiente.

Cualquier modificación importante del proyecto presentado requerirá de otro informe sanitario vinculante. La importancia de dicha modificación será apreciada por el Servicio Territorial de Sanidad de la provincia correspondiente, previa comunicación al mismo por el municipio, gestor o promotor del proyecto.

Aunque dependiendo de la Comunidad Autónoma, los requerimientos generales pueden variar,  pero de manera general habría que que tener en cuenta los siguientes aspectos a la hora de diseñar, proyectar y construir una infraestructura de abastecimiento que suelen ser objeto de requerimiento o condicionado de la autorización por parte del órgano sanitario competente.

De manera genérica:

  • Las instalaciones del abastecimiento tendrán una ubicación tal, y estarán construidas de tal forma, que no transmitan al agua sustancias o propiedades que contaminen o empeoren la calidad de la misma, o supongan un alejamiento de los criterios de calidad, o den lugar a la aparición de incumplimientos de los valores paramétricos establecidos.
  • Las instalaciones del abastecimiento dispondrán de puntos de toma de muestras adecuados, provistos de dispositivos accesibles al gestor y a la Administración Sanitaria Autonómica, que permitan la recogida de muestras representativas del agua captada, transportada, tratada, almacenada y distribuida.
  • La estanqueidad de conducciones, depósitos, redes de distribución y cisternas o depósitos móviles será tal, que los criterios de calidad del agua en el punto de cumplimiento, sean los del agua en origen o una vez sometida al tratamiento de potabilización, según corresponda. El cumplimiento de este requisito puede ser exigido o comprobado mediante la realización de los análisis necesarios.
  • Las instalaciones destinadas al tratamiento de potabilización, manipulación y control del agua del abastecimiento, contarán con locales, servicios, defensas y utensilios adecuados, en su construcción y emplazamiento, para evitar la contaminación o deterioro de los criterios de calidad, por causa de proximidad o contacto con cualquier clase de residuos sólidos o líquidos, humo, suciedad y materias extrañas, o por la presencia de insectos, roedores y otros animales.
  • Los locales que alberguen obras o instalaciones integrantes del abastecimiento reunirán las siguientes condiciones:
    • Serán idóneos para el uso al que se destinen, con emplazamientos y orientaciones adecuados y con accesos fáciles, amplios y limpios, situados a suficiente  distancia de cualquier causa de suciedad, contaminación o insalubridad y aislados de cualesquiera otros locales ajenos a su cometido específico.
    • Estarán construidos de tal forma que se eviten encharcamientos y estarán provistos de desagües adecuadamente dimensionados.
    • La ventilación e iluminación, naturales o artificiales, serán apropiadas a la capacidad y volumen del local y a la finalidad a que se destine.
    • Dispondrán, en su caso, de agua apta para el consumo, en cantidad suficiente, para la atención de los servicios que presten.
    • El agua que se utilice en generadores de vapor, bocas de incendio y servicios auxiliares, podrá ser distinta de la destinada al consumo humano, pero en tal caso, la red para el suministro de esta agua, deberá ser totalmente independiente de la red de suministro de agua de consumo humano, debiendo estar ambas redes convenientemente señalizadas en todo su recorrido.
  • Las instalaciones integrantes del abastecimiento contarán con los dispositivos adecuados para efectuar la limpieza y desinfección sistemática de las mismas.

Para cada infraestructura puede particularizarse de acuerdo a los siguientes puntos:

Captaciones:

  • Información general:
    • Procedencia del agua: superficial o profunda.
    • Coordenadas del punto de captación.
    • Relación de las localidades a las que se va a distribuir esa agua.
    • Caudal medio anual de agua distribuida en m3/día.
  • Informe técnico con las características más relevantes del área de captación que pudieran influir en la calidad del agua según artículo 7.3. del Real Decreto 140/2003. En captaciones de agua subterránea deberá incluir una valoración realizada por el técnico competente que indique que según los datos orográficos de la zona, hidrogeológicos y de tipo de terreno, el agua podrá ser apta para el consumo en función de los tratamientos que se realizarán.
  • Análisis inicial del agua según anexo 9.4. No obstante, los Servicios Territoriales de Sanidad podrán exigir la inclusión de otros parámetros que pudieran suponer un riesgo para la salud, en función de las peculiaridades de la captación y de su zona de influencia.
  • Vallado con un perímetro de protección con un radio de, al menos, 4 m (ó 4 x 4 m).
  • Descripción de un sistema que permita interrumpir el proceso de captación en situaciones excepcionales como vertidos incontrolados, lluvias torrenciales y otros.
  • Modelo de cartel de señalización así como dimensiones y lugar de ubicación. El cartel deberá incluir la leyenda: “Captación de agua para consumo humano, prohibida la entrada a toda persona ajena a la instalación”, este deberá ser visible, legible e indeleble.
  • Plano de ubicación de puntos de toma de muestras de agua, adecuados y accesibles, técnicamente viables y que sean representativos del agua captada.
  • Relación de productos de construcción en contacto con el agua con referencia al cumplimiento del artículo 14 del Real Decreto 140/2003.

Estaciones de Tratamiento

  • Información General:
    • Procedencia del agua.
    • Localización de la Planta.
    • Relación de localidades a las que se va a distribuir el agua tratada.
    • Caudal medio anual de agua tratada al día en m3/día.
  • Diseño de la Planta, con un diagrama de flujo.
  • Medidas de protección y vallado adecuados para evitar el acceso de personas no autorizadas y animales al lugar.
  • Descripción de los procesos unitarios de tratamiento.
  • Relación de sustancias activas empleadas en la Planta que vayan a estar en contacto con el agua de consumo humano que deberán estar incluidas en la Orden SCO/3715/2005 ó posteriores actualizaciones . (Coagulantes, regulación de pH, desinfectantes, anti-incrustantes, etc.).
  • Descripción de los lugares de almacenamiento de productos de desinfección y otras sustancias químicas, que deberá ser conforme con la normativa sobre almacenamiento de productos químicos.
  • Plano de ubicación de los grifos para la toma de muestras de agua a la entrada y salida de la ETAP.
  • Relación de productos de construcción en contacto con el agua con referencia al cumplimiento del artículo 14 del Real Decreto 140/2003.

Para el diseño de las plantas hay que tener en cuenta que según se establece en el Real Decreto cuando la calidad del agua captada tenga una turbidez mayor de 1 unidad (UNF) como media anual, deberá someterse como mínimo a una filtración por arena, u otro medio apropiado, a criterio de la autoridad sanitaria, antes de desinfectarla y distribuirla a la población. Asimismo, cuando exista un riesgo para la salud, aunque los valores medios anuales de turbidez sean inferiores a 1 UNF, la autoridad sanitaria podrá requerir, en función de la valoración del riesgo existente, la instalación de una filtración previa.

Las plantas desalobradoras o desalinizadoras (EDAS o EDAM) contarán con, al menos, una unidad de desinfección. El agua producto tendrá un Índice de Langelier entre +/- 0,5, por lo que todas las plantas contarán con los equipos o unidades necesarias, para la consecución de este criterio sanitario de calidad. la autoridad sanitaria podrá requerir, en función de la valoración del riesgo existente, la instalación de una filtración previa.

Conducciones de distribución

Todo proyecto de construcción o remodelación de un tramo de distribución de longitud mayor a 500 metros deberá tener un informe sanitario vinculante, y  contará con proyecto técnico que incluya al menos:

  • Información general:
    • Procedencia del agua.
    • Relación de las localidades por las que van a discurrir dichas conducciones.
    • Caudal medio anual del agua distribuida en m3/día.
  • Presencia y ubicación de elementos necesarios para facilitar la aireación (Ventosas), válvulas de corte, derivaciones, puntos de consumo y desagües para limpieza y desinfección.
  • Plano con el trazado de la conducción. En caso de estaciones intermedias de rotura de carga se deberán señalizar las casetas o arquetas, que deberán estar protegidas. En dicho plano se indicarán, también, la ubicación de los puntos de toma de muestras.
  • Relación de productos de construcción en contacto con el agua con referencia al cumplimiento del artículo 14 del Real Decreto 140/2003.

Las redes de distribución serán, en la medida de lo posible, de diseño mallado, eliminando puntos y situaciones que faciliten la contaminación, o el deterioro de la calidad sanitaria agua distribuida. En concreto se limitarán las ramificaciones, conducciones de bajo consumo, fondos de saco, y cambios fuertes de dirección, a los mínimos imprescindibles para asegurar el suministro.

Antes de su puesta en funcionamiento y después de cualquier actividad de mantenimiento o reparación que pueda suponer un riesgo de contaminación del agua de consumo humano, se realizará un lavado y/o desinfección del tramo afectado de tuberías con sustancias que señala el artículo 9 del Real Decreto, y los productos de construcción de éstas deberán cumplir con lo dispuesto en el artículo 14 del mismo.

Depósitos

Se precisa proyecto técnico en el que se detallen y se tengan en cuenta los siguientes aspectos:

  • Información general:
    • Procedencia del agua.
    • Coordenadas/ ubicación del depósito.
    • Relación de localidades a las que se va a distribuir el agua procedente del mismo.
    • Volumen del depósito (m3) y caudal medio anual en m3/día.
  • Estarán diseñados y construidos, y tapados, de tal manera que se garantice su estanqueidad, con objeto de garantizar la conservación de la calidad del agua almacenada, y en cualquier caso no generar alteraciones que puedan dar lugar a incumplimientos de los criterios sanitarios de la calidad establecidos.
  • Indicación de si se dispone de tratamiento de desinfección o no. En caso afirmativo deberá indicarse el tipo de tratamiento previsto.
  • Medidas de protección y vallado adecuado para evitar el acceso de personas no autorizadas y animales al lugar.
  • Descripción de los procesos de potabilización, en el caso de que éstos se realicen en el depósito, con inclusión de un listado de las sustancias activas empleadas, que deberán estar incluidas en la Orden SCO/3715/2005 ó posteriores actualizaciones.
  • Modelo de cartel de señalización así como dimensiones y lugar de ubicación. El cartel deberá incluir la leyenda: “Almacenamiento de agua para abastecimiento, prohibida la entrada a toda persona ajena a las instalaciones”.
  • Descripción del flujo de agua (puntos de entrada, salida y mezcla del desinfectante) en el depósito.
  • El depósito será bicompartimentado en el caso de que su capacidad sea superior a 100 m³. Cuando ésta sea superior a los 500 m³ estarán provistos, además, de tabiques deflectores de agua o sistema de recirculación para garantizar una eficaz desinfección del agua y evitar su estancamiento. Cada compartimento estará dotado de dispositivo de llenado y desagüe independiente.
  • Se dispondrá de dispositivos de acceso a su interior, para proceder a las operaciones de limpieza y seguridad de los mismos. Plano descriptivo de la situación del desagüe de fondo para las operaciones de vaciado.
  • Dispondrán de pendiente interior hacia los puntos de desagüe de los vasos, y sus muros y solera serán lisas y sin irregularidades y serán completamente estancos.
  • La cubierta tendrá la pendiente suficiente para evitar acumulaciones de agua.
  • Descripción del sistema de ventilación del depósito. Las ventilaciones de los depósitos dispondrán de malla mosquitera para evitar la entrada de animales e insectos. Los rebosaderos y desagües deben estar protegidos mediante algún sistema adecuado como mallas o válvulas que impidan la entrada de animales (roedores y reptiles).
  • Se indicará el cumplimiento según la Orden 28 de julio de 1974 (Ministerio de Obras Públicas) en su artículo 10.2.1 que las conducciones de agua potable se situarán en plano superior a las de saneamiento, con distancias vertical y horizontal entre una y otra no menor a un metro, medido entre planos tangentes, horizontales y verticales a cada tubería más próximos entre sí.
  • Pueden solicitarse fichas de justificación de pinturas y elementos para la impermeabilización de depósitos y tuberías y en general todos los materiales en contacto con la línea de agua, ficha de datos de seguridad y copia del Anexo IX del R.D. 140/2003, presentado por la empresa comercializadora de los productos en contacto con el agua de consumo humano en el Ministerio de Sanidad y Consumo, y en caso de no disponer de los mismos se realizarán pruebas o ensayos de migración de materiales.
  • Descripción del sistema de almacenamiento de desinfectantes, en su caso, que deberá ser conforme con la normativa sobre almacenamiento de productos químicos. Cuando la desinfección se realice a través de cloración (método más común), el tiempo de contacto entre el cloro (o su derivado) y el agua no será inferior a 30 minutos, procurando mantener un pH inferior a 8. La desinfección debe efectuarse mediante un equipo de dosificación automático. Se recomienda la implantación progresiva de aparatos automáticos de inyección y de medida de desinfectante residual a la salida de depósitos con sistema de cloración.
  • Estará dotado con dispositivos para la toma de muestras a la entrada y a la salida de agua, en su caso, en cada uno de los compartimentos, accesible para el gestor y la inspección sanitaria. Se aportará plano de ubicación de los grifos para la toma de muestras.
  • El depósito dispondrá de un acerado mínimo de 50 cm en todo su perímetro.
  • Las tapas de huecos y accesos deben proyectarse y ejecutarse de tal manera que garanticen su estanqueidad y eviten filtraciones al interior del depósito, y deben realizarse sobreelevadas de la cubierta.
  • El agua no puede quedar retenida en el depósito o en las conducciones más de 7 días, recomendándose periodos no superiores a 48 horas, por lo que se instalaran los sistemas necesarios para la recirculación y dosificación de desinfectantes aptos para consumo humano.
  • Se deberá disponer de la correspondiente autorización de vertido para las aguas de rechazo y de las limpiezas.
  • Informe con el procedimiento de limpieza y desinfección de tuberías y depósitos previsto antes de su puesta en funcionamiento.

El gestor de los depósitos públicos o privados de la red de abastecimiento o la red de distribución, cisternas, y el propietario de los depósitos de instalaciones interiores, vigilará de forma regular la situación de la estructura, elementos de cierre, valvulería, canalizaciones e instalación en general, realizando de forma periódica la limpieza de los mismos, con productos que cumplan lo señalado en el artículo 9 del RD. La limpieza deberá tener una función de desincrustación y desinfección, seguida de un aclarado con agua.

Aprobación definitiva

Una vez se cuente con informe favorable o favorable condicionado y tras la realización del proyecto, el municipio o gestor de la estructura u organismo que realice la obra deberá comunicar al Servicio Territorial de Sanidad correspondiente, con al menos 20 días de antelación, la intención de puesta en funcionamiento de la infraestructura, mediante el modelo del anexo 9.3 del Real Decreto, para que se efectúe inspección sanitaria de comprobación de la adecuación de las instalaciones, al proyecto presentado e informado en su día, a las disposiciones contenidas en el Real Decreto 140/2003, y a las directrices recogidas en este Programa.

A la puesta en funcionamiento de la nueva infraestructura, el Servicio Territorial de Sanidad emitirá un informe favorable o no en base a la inspección sanitaria y valoración de los resultados analíticos. En el supuesto de ser no favorable se instará a la realización de las modificaciones y correcciones necesarias. Antes de efectuar la citada inspección se puede requerir la siguiente documentación de acuerdo a la Legislación Vigente y a la experiencia adquirida en este tipo de tramitaciones:

  • La puesta en funcionamiento, requerirá informe emitido por el Servicio Territorial de Sanidad de la provincia correspondiente basado en la inspección sanitaria y en los resultados del análisis de control.
  • Solicitud de inspección sanitaria de las instalaciones para comprobar que dicha obra se ajusta a lo proyectado.
  • Requerimiento durante la inspección del dosier de aptitud de los materiales en contacto con la línea de agua.
  • Analíticas realizadas de aptitud para agua potable, certificadas por laboratorio acreditado.
  • Pruebas de estanqueidad y resistencia de tuberías y depósitos firmadas/con visto bueno del Director de la Obras.
  • Certificado de limpieza y desinfección realizado por empresa autorizada según modelo del anexo del RD 865/03.
  • Acta de recepción de la obra proyectada.

Una vez autorizada la instalación se procederá a grabar toda la información de referencia en el Sistema de Información Nacional de Agua de Consumo (SINAC).

El SINAC es un sistema de información sanitario que recoge datos sobre las características de los abastecimientos y la calidad del agua de consumo humano que se suministra a la población española. Se creó en el año 1991, en base a lo dispuesto en la Disposición adicional primera del Real Decreto 1138/90, de 14 de septiembre por el que se aprueba la Reglamentación técnico – sanitaria para el abastecimiento y control de la calidad de las aguas potables de consumo público (BOE 226 de 20/09/1990). Recogía información de la calidad del agua de consumo humano de todos los abastecimientos mayores de 500 habitantes de España.

Tras la aprobación de la Directiva del Consejo 98/83/CE, de 3 de noviembre, relativa a la calidad del agua destinada al consumo humano y la Directiva del Consejo 90/313/CEE, de 7 de junio, sobre la libertad de acceso a la información en materia de medio ambiente, se hacía necesaria una actualización y modernización del sistema de información utilizando las nuevas tecnologías disponibles.

El artículo 30 del Real Decreto 140/2003, establece un sistema de información relativo a las zonas de abastecimiento y control de la calidad del agua de consumo humano denominado Sistema de Información Nacional de Agua de Consumo (SINAC). El mismo artículo determina que la utilización y suministro de datos en soporte informático al SINAC será obligatoria para todas las partes implicadas en el suministro de agua de consumo humano, y faculta al Ministerio de Sanidad para su desarrollo normativo.

En virtud de las facultades atribuidas en el apartado 3 del artículo 30 del Real Decreto 140/2003 y de acuerdo con las previsiones contenidas en las disposiciones adicionales primera y quinta del Real Decreto 140/2003, de 7 de febrero, se publica la Orden SCO/1591/2005, de 30 de mayo, sobre el sistema de información nacional de agua de consumo SINAC (BOE nº 131 de 02/06/2005 ).

Esta Orden tiene como objeto desarrollar el Real Decreto 140/2003, en lo relativo al sistema de información nacional de agua de consumo SINAC, describiendo sus características generales y las particularidades de la aplicación informática a través de Internet que le da soporte, con el fin de conocer y prevenir los posibles riesgos para la salud de la población provocados por la contaminación del agua.

Mediante la ORDEN SCO/2967/2005, de 12 de septiembre, por la que se amplía la de 21 de julio de 1994, se regulan los ficheros de datos de carácter personal gestionados por el Ministerio de Sanidad, y se crea el fichero del Sistema de Información Nacional de Agua de Consumo.

El SINAC actualmente está sustentado por una aplicación informática a través de Internet, que puede consultar cualquier ciudadano o profesional, a través de la web.

Por tanto una vez expuestos los criterios y recomendaciones para la obtención de autorización sanitaria de una nueva instalación de abastecimiento o su remodelación, se puede concluir, que es necesario tener muy en cuenta las disposiciones recogidas en la legislación vigente, fundamentalmente el Real Decreto 140/2003  y la normativa de los diferentes organismos autorizantes a la hora de diseñar, proyectar, construir y poner en funcionamiento obras de abastecimiento, con el fin de evitar modificaciones indeseadas tanto en fase de proyecto como en su ejecución.

Comentarios