Connecting Waterpeople
Minsait

China se está secando

293
  • China se está secando

Sobre el blog

Maurizio De Stefano
Licenciado en ingeniería industrial. Afincado en España desde hace 18 años , Maurizio De Stefano es un experto en Energía, Innovación, trasformación digital, profesor, consultor, asesor, nadador, apasionado, creativo, provocador, visionario.

Blog asociado a:

· 293

CHINA sufre asfixia, destrucción masiva de hábitats y alimentos envenenados con metales pesados. Pero si preguntamos a ecologistas cuál es el mayor problema del país y la respuesta es siempre la misma. "El agua es lo peor", sobretodo, "por su escasez y por su contaminación". Todos concuerdan que "La gente no puede sobrevivir en un desierto". Wang Shucheng, ex ministro de agua, dijo una vez: "Luchar por cada gota de agua o morir: ese es el desafío que enfrenta China".

No estaba exagerando. El país utiliza 600 billones de metros cúbicos (21,200 billones de pies cúbicos) de agua al año, o cerca de 400 metros cúbicos por persona, una cuarta parte de lo que usa el estadounidense promedio y menos de la mitad de la definición internacional de estrés hídrico.

El promedio nacional oculta una disparidad regional aún más alarmante. Cuatro quintas partes del agua de China se encuentran en el sur, especialmente la cuenca del río Yangzi. La mitad de la población y dos tercios de las tierras de cultivo se encuentran en el norte, incluida la cuenca del río Amarillo. Pekín tiene el tipo de escasez de agua generalmente asociada con Arabia Saudi: solo 100 metros cúbicos por persona al año.

China está utilizando el agua a un ritmo insostenible. Gracias al uso excesivo, los ríos simplemente desaparecen. El número de ríos con importantes áreas de captación ha caído de más de 50,000 en la década de 1950 a 23,000 ahora. Como si eso no fuera lo suficientemente malo, China está contaminando la poca agua que le queda. El río Amarillo es a menudo llamado la cuna de la civilización china. En 2007, la Comisión de Conservación del Río Amarillo, una agencia gubernamental, examinó 13,000 kilómetros (8,000 millas) del río y sus afluentes y concluyó que un tercio del agua no es apta para la agricultura. En sus orillas se construyen cuatro mil plantas petroquímicas.

El agua disponible para su uso es por lo tanto atroz. Fuentes del Ministerio de Vivienda para el monitoreo de la calidad del agua urbana dicen que solo la mitad de las fuentes de agua en las ciudades son seguras para beber. Más de la mitad del agua subterránea en la llanura del norte de China, según el Ministerio de Hacienda, no se puede usar para la industria, mientras que siete décimas no son aptas para el contacto humano, es decir, incluso para el lavado. A fines de 2012, los medios de comunicación chinos afirmaron que se encontraron 300 cadáveres flotando en el río Amarillo cerca de Lanzhou, la última de las aproximadamente 10,000 víctimas, la mayoría de ellas (según la policía local) suicidios, cuyos cuerpos han sido lavados río abajo desde la década de los sesenta.

El Banco Mundial estimó que el costo general de la crisis del agua en China era del 2,3% del PIB, principalmente debido a los daños a la salud. La escasez de agua también pone en peligro los planes para expandir la producción de energía, amenazando el crecimiento económico. China espera seguir a Estados Unidos en una revolución de shale gas. Pero cada pozo de shale gas necesita 15,000 toneladas de agua al año para funcionar. China también planea construir alrededor de 450 nuevas centrales eléctricas de carbón, que queman 1.200 millones de toneladas de carbón al año. Las estaciones deben enfriarse con agua y el carbón debe lavarse. El gran total es de 9 mil millones de toneladas de agua. China no tiene mucho disponible. Según el Instituto de Recursos Mundiales, un grupo de expertos en Washington, DC, la mitad de las nuevas centrales a carbón se construirán en áreas de alto o extremadamente alto nivel de estrés hídrico.

Pekín tiene el tipo de escasez de agua generalmente asociada con Arabia Saudi: solo 100 metros cúbicos por persona al año

La mejor respuesta sería mejorar la eficiencia con la que se utiliza el agua. Solo alrededor del 40% del agua utilizada en la industria es reciclada, la mitad que en Europa. El resto se vierte en ríos y lagos. China está descuidando su infraestructura de agua urbana (alcantarillado, tuberías y plantas de tratamiento de agua), lo que genera más residuos. Los precios del agua en la mayoría de las ciudades son solo una décima parte del nivel en las grandes ciudades europeas, pero el gobierno se muestra reacio a aumentarlas, por temor a una reacción popular.

El resultado es que la "productividad del agua" de China es baja. Por cada metro cúbico de agua utilizada, China obtiene un valor de $ 8. El promedio para los países europeos es de $ 58 por metro cúbico. Por supuesto, estos países son más ricos, pero no son siete veces más ricos.

China, en lugar de realizar reformas sensatas y eminentemente factibles en los precios y la conservación del agua, se está centrando en aumentar los suministros. Durante décadas, el país ha sido gobernado por ingenieros, muchos de ellos ingenieros hidráulicos (incluido el presidente anterior, Hu Jintao). En parte como resultado, los líderes comunistas han reaccionado a los problemas del agua construyendo proyectos de ingeniería en una escala alucinante.

El proyecto de este tipo más conocido es la presa de las Tres Gargantas en el Yangzi. Pero en el 2014 finalizo un proyecto aún más vasto. Llamado Proyecto de Desvío de Agua Sur-Norte, que unió los Yangzi con el Río Amarillo, llevando el agua del sur húmedo al norte reseco. Recorriendo 3.000 km de túneles y canales.

Desde que comenzó a funcionar a finales de 2014, la ruta mediana del proyecto de desvío de agua sur-norte ha transferido 9.600 millones de metros cúbicos de agua, beneficiando a 53,1 millones de personas hasta el miércoles, según la Oficina de la Comisión de Construcción del Proyecto de Desvío de Agua Sur-Norte del Consejo de Estado, gabinete chino.

El daño ambiental de la cual no se habla ha sido considerable . El río Yangzi ya está seriamente contaminado. Chen Jiyu, de la Academia de Ingeniería de China, dijo a South Weekly, una revista, en 2012 que el proyecto ha reducido la cantidad de plancton en el Yangzi en más de dos tercios y el número de organismos bentónicos (los que viven en el fondo del río) por la mitad. Y eso fue incluso antes de que se abriera. Ma Jun, el activista ambiental más conocido de China, dice que la predilección del gobierno por los proyectos de ingeniería gigantes sólo empeora las cosas, "lo que nos lleva a los límites de nuestros recursos hídricos".

Pero el mayor daño podría ser político. Las represas propuestas en los tramos superiores del Brahmaputra, el Mekong y otros ríos están destinados a tener un impacto en los países de aguas abajo, como India, Bangladesh y Vietnam. Los chinos dicen que solo tomarían el 1% de la escorrentía del gigante Brahmaputra. Pero si todos estos proyectos estuvieran operativos, y los desafíos de ingeniería de uno o dos de ellos sean tan desalentadores que incluso los chinos podrían obstaculizarlos, afectarían el flujo de ríos de los que dependen mil millones de personas. De ahí las preocupaciones por la estabilidad regional. Y todo esto aumentaría los suministros de agua de China en apenas un 7%. La crisis del agua está llevando a China a medidas desesperadas pero, en última instancia, inútiles.

Comentarios

La redacción recomienda

27/08/2019 · Digitalización · 225 32

III Edición Industria 4.0 Forum: ponencia Maurizio De Stefano, Minsait by Indra