Connecting Waterpeople
Minsait

La industria del agua no es Tesla

175
  • industria agua no es Tesla

Sobre el blog

Maurizio De Stefano
Licenciado en ingeniería industrial. Afincado en España desde hace 18 años , Maurizio De Stefano es un experto en Energía, Innovación, trasformación digital, profesor, consultor, asesor, nadador, apasionado, creativo, provocador, visionario.

Blog asociado a:

· 175

Las redes antiniebla ayudan a algunas de las personas más pobres de la capital de Perú, Lima, a recolectar agua del aire húmedo para cocinar y regar. En el paisaje desértico de Arizona, un dispositivo con energía solar puede extraer con éxito agua dulce de la atmósfera árida.

En otros lugares, la medición inteligente y los sensores proporcionan a las empresas de servicios de agua más datos en tiempo real sobre cómo funcionan los sistemas de agua en las ciudades y pueblos.

¿Tenemos ahora la tecnología para poner fin a la difícil situación de dos mil millones de personas que, según las Naciones Unidas, viven en zonas de escasez de agua?

"Aunque siempre hay formas de mejorar y hacer las cosas más baratas, a día de hoy fundamentalmente ya tenemos muchas tecnologías para la mejora de la gestión del agua, pero el problema de la gestión del de agua rara vez es un problema de tecnología".

La medición a través de contadores inteligentes podría, por ejemplo, reducir el consumo de agua en los hogares hasta en un 10 a 15 por ciento, pero expandir esta tecnología requiere una inversión significativa por parte de las compañías de agua que luego no pueden repercutir ese coste, por el miedo a enfrentarse a resistencia pública.

Es urgente que la relación que tenemos con el agua en las naciones desarrolladas cambie necesariamente.

La tecnología podría ayudar a cambiar esto; La medición inteligente puede proporcionar a los consumidores más interacción y comentarios instantáneos sobre el consumo de agua, pero los consumidores no están dispuestos a pagar más y desconocen la situación de los recursos hídricos en su país, lo que hace una industria del agua ya bastante invisible.

Otro elemento importante es el factor humano y la formación.

Para alentar una adopción más amplia de tecnologías emergentes del agua que involucren análisis y datos grandes, se necesitan diferentes roles y habilidades de la industria.

“La industria del agua debe tener personas que entiendan estos nuevos dispositivos; personas que entienden los sensores y cómo la información se puede convertir en conocimiento".

En España donde tenemos empresas líderes en este sector tenemos que avanzar mucho más rápido con un mayor número de jóvenes que puedan liderar la industria del agua en el siglo XXI 

Pero no solo las empresas privadas la adopción de nuevas tecnologías y el cambio de los sistemas de agua en la mayoría de los países no es posible sin el aporte del gobierno local. “Los gobiernos locales son responsables de garantizar que las personas tengan acceso a los servicios de agua y deben invertirse y tener la capacidad de hacer el trabajo”

La tecnología inteligente no puede funcionar aisladamente; Se necesita una respuesta a los datos. Es posible, por ejemplo, que las bombas se comuniquen cuando están rotas gracias a la instalación de sensores, pero esta información debe ir a alguien que sea capaz de gestionar el dato y que sea capaz de reparar la bomba rota.

La ampliación de todos los tipos de tecnología del agua requiere una respuesta financiera e institucional en tándem y la mayor barrera para la adopción de tecnología en la industria del agua y las industrias intensivas en agua es el costo, ya sea el dinero involucrado en la actualización de una red completa de tuberías de agua o en la configuración un sistema de riego por goteo para acres de cultivos.

Si el sector agrícola sufragara el costo total del riego o un riego eficiente, por ejemplo, los precios de los alimentos subirían.

"La historia del agua a menudo es que los costos subyacentes de la infraestructura o la tecnología no pueden ser asumidos únicamente por los productos que obtenemos de ella".

Las alianzas público-privadas pueden ayudar, aportando capital privado y capacidad a sistemas de agua administrados públicamente anteriormente y posiblemente de manera deficiente. Esto ya está sucediendo en lugares como Ghana, donde una empresa gestiona la notificación de bombas manuales rotas y el pedido de piezas nuevas por SMS. La tecnología es una pequeña parte de esto, y tales asociaciones solo funcionarán si el sector público tiene la capacidad y la capacidad de involucrar al sector privado.

En última instancia, el agua no es un negocio de alta tecnología.

“Tenemos que ser conscientes que esto del agua no es Tesla. La historia del agua ha sido la misma durante 2.000 años: el valor marginal que le damos a las cosas no es suficiente ni para pagar las infraestructuras”.

Comentarios

La redacción recomienda

27/08/2019 · Digitalización · 219 32

III Edición Industria 4.0 Forum: ponencia Maurizio De Stefano, Minsait by Indra

16/07/2019 · Sequía · 277 27
China se está secando