Connecting Waterpeople
Minsait

Storytelling TED Talk 5 Octube 2018 - Controla el agua y controlará la guerra

180

Maurizio De Stefano en TED

Sobre el blog

Maurizio De Stefano
Licenciado en ingeniería industrial. Afincado en España desde hace 18 años , Maurizio De Stefano es un experto en Energía, Innovación, trasformación digital, profesor, consultor, asesor, nadador, apasionado, creativo, provocador, visionario.

Blog asociado a:

· 180

Este es Mauro, nació el 27 de marzo del año 2013. Mauro tiene 5 años, en el 2058 tendrá mi edad. Mauro es mi hijo, y me gusta a veces pensar e imaginar lo diferente que será su mundo en su futuro.

¿Cómo será el día a día de mi hijo entonces? ¿A qué retos o desafíos se enfrentará? ¿Y, sobre todo, que opinará sobre nosotros desde su visión futurista?

Dudo que tenga coche en propiedad, probablemente viva en una ciudad superpoblada con servicio de coches eléctricos sin conductor.

No entenderá la cantidad de materias inútiles y materiales arcaicos que estudiamos ahora, para unas necesidades totalmente diferentes en el futuro. Lo importante no será tanto saber de todo, si no saber encontrar la información adecuada de forma rápida y automática.

Le parecerá muy rudimentario la cantidad de trabajos y esfuerzo físico que hacemos en la actualidad, en su época estos trabajos lo realizarán robots.

Le parecerá un “chollo” increíble jubilarse con 65 años.

Su esperanza de vida pasará de los 100 años, en parte gracias a los avances en medicina genética y regenerativa y la clonación de órganos.

Pero, sobre todo, creo que Mauro nos odiará, nos odiará para haberle dejado un planeta enfermo.

Nos verá como unos terroristas del ecosistema, unos trogloditas, una generación que no ha sido capaz de cuidar el medioambiente, y que ha contaminado y agotado aire y agua.

La tierra existe desde hace unos 4500 millones de años, y la vida apareció hace unos 3500 millones de años.

Y nosotros, los humanos, hace solo 70.000 años éramos un animal insignificante, perdido en un rincón de África Oriental, que se ocupaba de sus cosas.

En los milenios siguientes nos multiplicamos, crecimos de forma exponencial gracias a nuestra capacidad cognitiva, y nuestra capacidad de imaginar, esta capacidad nos transformó en los amos del planeta, pero a la vez en el terror del ecosistema.

Para entender lo que hicimos y lo que estamos haciendo tenemos que entender el papel de la economía en la historia moderna, un papel muy parecido a una nueva religión con un nuevo dios "el crecimiento y el consumo".

Durante la mayor parte de la historia, la economía se mantuvo del mismo tamaño, fue solo hace 500 años, gracias a la revolución científica y tecnológica que fuimos experimentando un crecimiento sin precedentes.

El agua cubre alrededor del setenta por ciento del planeta, pero solo alrededor del tres por ciento es disponible para el consumo

Un crecimiento que nos ha llevado enormes avances y cosas muy positivas que, pero en cambio ha maltratado, estresado y agotado nuestros recursos naturales en particular el agua.

Por lo tanto, tenemos que hacernos una pregunta: “¿Podemos seguir así? ¿Es este un camino sostenible?” ¿Qué planeta queremos dejarles a nuestros hijos?"

Las poblaciones en las sociedades modernas no se preocupan demasiado por tener acceso diario a los alimentos o el agua. En particular, en el mundo moderno, la disponibilidad de agua limpia y fresca es una expectativa razonable.

Nuestros hábitos de consumo, nuestra forma de vivir, el aumento de demanda de bienes, nos están llevando a una creciente falta de agua, generando así una crisis a nivel mundial.

Esta escasez de agua está cambiando y cambiará los equilibrios y las expectativas de largo plazo y tendrá la capacidad de perturbar la seguridad y la estabilidad de países y regiones enteras.

El agua cubre alrededor del setenta por ciento del planeta, pero solo alrededor del tres por ciento es disponible para el consumo y solo el 1% es potable.

Su creciente demanda, su mala gestión y contaminación se está intensificando:

Según las previsiones de organismos internacionales en el 2025, el estrés global de agua dulce debido al incremento demográfico aumentara significativamente, especialmente en el norte de África, Eurasia, Oriente Medio e incluso en los Estados Unidos, y para 2050, casi 5 mil millones de personas se verán afectadas por esta escasez.

Según la ONU en el 2050 la demanda mundial de agua en términos de extracción se prevé aumente un 55% debido principalmente a una fuerte demanda de la industria manufacturera (+400%).

A nivel mundial, la escasez de agua está impulsando preocupaciones económicas, sociales, políticas y de seguridad.

Los conflictos por los recursos hídricos se están convirtiendo en importantes problemas de seguridad para los gobiernos.

En algunos territorios y en algunos casos, la escasez de agua puede llevar a resultados similares a las armas más destructivas de nuestra época.

Es importante por lo tanto entender como las disponibilidades de agua adecuada y la estabilidad nacional regional y global están estrechamente vinculados.

Según la ONU en el 2050 la demanda mundial de agua en términos de extracción se prevé aumente un 55%

Muchas de las guerras en el mundo se deben a la lucha por el agua y la tragedia migratoria que vemos en nuestros mares y en nuestras costas cada día se deben en parte a la falta de agua.

El año pasado hubo veinticincos conflictos conocidos sobre agua en todo el mundo.

El en 1988 el ministro de asuntos exteriores egipcio Botrus Ghali (que más tarde será secretario general de naciones Unidas) advirtió que la próxima guerra en oriente medio se libraría por el agua y no por el petróleo.

Según un estudio de investigadores de las universidades de California y Columbia (Estados Unidos) la sequía que afectó entre 2007 y 2010 a la región históricamente conocida como el Mesopotamia, fue uno de los desencadenantes del levantamiento en Siria y la posterior crisis bélica en este país.

"Para Siria, un país marcado por el mal gobierno y las insostenibles políticas agrícolas y ambientales, la sequía y la falta de agua para los cultivos, tuvo un efecto catalítico, contribuyendo a la inestabilidad política y al levantamiento de la población".

Pero podíamos hablar de Israel y Palestina, India y Pakistán, Egipto y Etiopia, Chile y Bolivia.

A medida que las poblaciones encuentren cada vez más realidades de escasez de agua, habrá un resurgimiento de la incertidumbre de la era preindustrial.

Las sociedades volverán a tener la capacidad de afectar, mantener en riesgo e incluso controlar a las poblaciones a través del agua y el control de los recursos críticos.

El control del agua va a ser un factor decisivo en un nuevo escenario de seguridad o defensa, ya sea por uso militar o uso diplomático

Esta visión que parece primitiva, será cada vez más probable en este nuevo contexto de seguridad.

El control del agua va a ser un factor decisivo en un nuevo escenario de seguridad o defensa, ya sea por uso militar o uso diplomático.

Para entender que el agua es un instrumento de poder una preocupante tendencia en el sector que se está acelerando, es la compra por parte de multimillonarios y grandes bancos, de activos relacionados con el agua en todo el mundo.

Goldman Sachs, JP Morgan, Citigroup la familia Bush etc. Compran miles de hectáreas de tierra con acuíferos, lagos, derechos y acciones en empresas de agua en todo el mundo.

Desde el 2008 los grandes bancos están invirtiendo una mayor cuota de mercado en el sector agua, identificándolo como bien fundamental más crucial que el petróleo.

No hay dudas que la seguridad hídrica sea utilizada por el poder económico y político o para una ventaja militar, pero el gran peligro es que el agua pueda ser el gran objetivo para grupos extremistas.

A pesar de la poca repercusión mediática, los recursos hídricos están siendo atacados casi diariamente.

Pero esto no es nuevo. El agua desde siempre ha sido utilizada como elemento de guerra.

El envenenamiento de las aguas de los pozos entre tribus árabes preislámicas enemigas era una práctica frecuente.

Intentar cortar el suministro a las ciudades asediadas es desde el antiguo Egipto al menos una técnica de guerra empleada por ejércitos de todas las épocas”.

Ya Leonardo Da Vinci ideó un plan junto con Maquiavelo para desviar el río Arno de la ciudad de Pisa, para favorecer a la rival de Florencia.

El agua se convierte en un arma de guerra

Recopilamos desde antes de Cristo más de 1000 batallas donde existe un el binomio entre guerra y agua.

A día de hoy, esta práctica ha pasado del ataque físico a la capacidad de atacar una planta desde el sofá de su casa y esto abre escenarios futuros inquietantes.

Sin dudas nos enfrentamos a unos de los mayores retos del próximo siglo, proteger y preservar nuestra agua.

El crecimiento, nuestro estilo de vida, nuestros hábitos de consumos van a necesitar siempre más energía, materias primas, recursos y sobre todo agua, y estos no son infinitos.

Si buscamos una solución y miramos al pasado la experiencia nos dice que la única vía que tenemos es impulsar e invertir en la investigación científica y la tecnología.

Las nuevas tecnologías tendrán que expandirse como un componente fundamental de un plan de seguridad hídrica asociado a mayores políticas de control de agua.

Las reservas de agua deben estar protegidas como cualquier recurso natural y agotable, y la seguridad de este recurso debe abordarse con la determinación de una campaña militar.

Y todo comienza cuando los gobiernos y las personas se dan cuenta de que el agua dulce no es un recurso infinito.

Comentarios

La redacción recomienda

27/08/2019 · Digitalización · 225 32

III Edición Industria 4.0 Forum: ponencia Maurizio De Stefano, Minsait by Indra

16/07/2019 · Sequía · 294 27
China se está secando