Historias corrientes

82
0
  • Historias corrientes

Sobre el blog

Miguel Ángel Benito
Miguel Ángel Benito es el Director Hidraqua Alicante y Presidente de SEDEAGUA (Sección Derecho Agua del Colegio de Abogados de Alicante).

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
82

Tras un arroz infame, disfrazado de colorante y sin atisbo de morralla, ambos decidieron pasar página con un café. Aunque habían librado muchas batallas, el respeto imperaba y las formas seguían presentes en cada frase. Jaime, catedrático de Mecánica de Fluidos, y Marta, abogada y directiva de una empresa de agua y medioambiente, charlaban sobre la influencia de la universidad en el empleo, especialmente en el sector verde, sector específico en el que Marta se desenvolvía desde hacía más de una década.

- ¿Y dices, Jaime, que este año habéis perdido alumnos? Pensaba que la crisis no os había afectado.

- Ya sabes lo que decía el sabio: “Tenemos lo que nos merecemos”. Mira Marta, algunos críticos dicen que el diseño de la institución universitaria no está pensada para que los estudiantes trabajen, sino para que consigan el título que ansían, para que se licencien, que no es lo mismo.

- Bueno, ese es el principio. También habrá afectado la situación de las familias, la subida de las tasas, la dificultad para acceder a una beca, etc.

Debería ser materia obligada que las empresas fuerais quienes pidan a los alumnos que sus trabajos de grado o fin de carrera vayan destinados a solucionar o innovar sobre cuestiones prácticas, tangibles, apostando si cabe por la financiación de los mismos

- Desde luego, pero debemos plantearnos que no únicamente deben ser las administraciones quienes decidan qué es lo que busca una persona con apenas 18 años, y generarles tantas alternativas que sólo contribuyen al desencanto final cuando obtienen un Grado, y salvo trabajar por horas en alguna franquicia, tienen difícil el ingreso inmediato en un mercado laboral cada vez más competitivo y exigente.

- No seas tan pesimista, tenemos la generación más formada desde hace décadas.

- Yo tengo mis dudas Marta, aunque obviamente y así lo avala la tan traída OCDE, que cualquier universitario tiene más opciones de encontrar empleo estable que un joven carente de formación. El problema es que un gran número de alumnos obtiene el título en carreras que no tienen nicho de mercado. ¿Crees que hay opción de trabajo anualmente para 100 nuevos graduados en Periodismo, 600 en Derecho u otros tantos en ingenierías, todo en un radio de 40 ó 50 km.? Y así, si doblas la distancia, multiplicas los graduados.

- ¿Qué sugieres entonces? ¿Cómo crees Jaime que la universidad puede ayudar a la creación de empleo?, y ¿qué podemos hacer las empresas de nuestro sector para afianzarlo?

- ¡¡Buff, por dónde empezar!!. En clave universitaria, dotar de mayor autonomía a los centros, subir el nivel de alumnos y profesores, mejorar el control del Estado en ratios de empleo post grado y una cuestión básica: lograr la absoluta interacción entre empresa y universidad. Rellenar por fín y de verdad este principio que está vacío de contenido.

Tragó sáliva y continuó.

- Por ejemplo, debería ser materia obligada que las empresas fuerais quienes pidan a los alumnos que sus trabajos de grado o fin de carrera vayan destinados a solucionar o innovar sobre cuestiones prácticas, tangibles, apostando si cabe por la financiación de los mismos. La mayoría nos preguntan a los tutores que “de qué puedo hacer el proyecto”, perdiendo horas y horas de estudio, biblioteca y exposición, generando únicamente frustración, siendo conscientes que tras la evaluación ese tocho irá destinado al olvido, y que este trabajo en difícil medida les abrirá oportunidades.

La velocidad del mercado es imparable, y el mundo del agua no es ajeno

- La verdad es que tenemos muchas cuestiones que abordar que siguen ahí y no profundizamos por falta de tiempo…., pero sería estupendo que un ingeniero pudiera trabajar sobre un problema concreto para reducir las pérdidas en red, o mejorar la eficiencia energética de los pozos, por ejemplo. De eso nos quejamos las empresas, aunque creo que tenemos todo por hacer en este sentido. A veces pensamos que la universidad acaba cuando salimos del campus con el birrete…. Y piensas que todos los profesores estarían por la labor?

- Desde luego que no. Pero también ahí nos ayudará a saber quiénes apuestan por el talento, y quienes se ahogan en el costumbrismo. Para que la universidad crezca y sea foco de innovación hay que investigar soluciones. La antigüedad o lealtad de los teóricos jamás ha servido para crear conocimiento rompedor, es justo lo contrario de lo que pide el emprendedor. Pero pasarán por encima, créeme.

- Esa evolución parece lógica, añadió Marta. La velocidad del mercado es imparable, y el mundo del agua no es ajeno. Hay muchas empresas que quieren ocupar un hueco, tratando de innovar sobre una cuestión concreta, o sobre los modelos establecidos, y se queden o no finalmente, lo cierto es que cambiarán las reglas del juego para siempre. Es ahí donde tenemos que estar atentos, y la entrada de sabia nueva nos será muy útil para tratar de estar a la altura.

- Afirmación totalmente cierta, mira el ejemplo de Uber o Air BNB, empresas que no disponen ni de un taxi, ni una cama en propiedad, pero han cambiado los sectores de la movilidad y los hoteles para siempre.

Las personas somos cada vez más leales a los productos o los servicios, no tanto a quién los preste

- Claro! A esto me refiero. Las personas somos cada vez más leales a los productos o los servicios, no tanto a quién los preste. Por ello la innovación debe estar presente en cada paso o actividad que desarrollemos, y ahí, como no, la universidad juega un papel clave, debéis nutrir al mercado de profesionales abiertos, competitivos,..

- Jaja, ojalá tengamos respuesta para todo! La realidad es que posiblemente la gente, los estudiantes, trabajen dentro de quince o veinte años en empleos que hoy ni siquiera están inventados… Quizá debamos dirigir la formación al ámbito de las competencias, aportando a los alumnos algo más que conocimiento, éste puede ser otro punto de colaboración universidad – empresa... no crees?

Después de acabar con las críticas y el café, el profesor pasó a interrogar a Marta, tratando de recuperar el aliento.

- Vuestro sector siempre en movimiento, ¿verdad?

- Como has dicho antes, puede haber nuevos empleos, nuevas actividades, pero no cabe duda que el agua estará presente en la mayoría de ellas. Que te puedo decir…., nuestro sector es el futuro. Por la evolución de los países en desarrollo, la transición masiva a las ciudades, la alimentación, la energía y el medioambiente coparán los empleos del mañana, y por supuesto el agua es la base de todos ellos. 

- El reto está en buscar la coherencia, la eficiencia, situación harto complicada si como ocurre en España casi todas las administraciones, locales, regionales y nacionales, tienen competencias sobre el agua: No hay una regulación clara, ni previsible que garantice el cumplimiento de los objetivos medioambientales.

- Poco ha cambiado entonces el problema, introdujo el catedrático.

La realidad es que posiblemente la gente, los estudiantes, trabajen dentro de quince o veinte años en empleos que hoy ni siquiera están inventados

- Verás, en términos de empleo, el sector agua podría aportar mucha creación si hubiera una planificación nacional conjunta y decidida. Hace falta voluntad política y establecer el camino para una reforma amplia de la regulación del sector. Parece increíble que en una zona de estrés hídrico espeluznante, donde todos los organismos internacionales indican que se debe aumentar la inversión, sigamos con peleas entre comunidades por el origen y el destino del agua. Trasvases sí o trasvases no, desalación sí o no,… y así con casi todo.

- Es decir, ¿Tú crees que el agua puede crear empleo?? Mañana les digo en clase que todos los trabajos de fin de Grado tengan este objeto.

- Si hay un marco regulatorio estable, los costes de los servicios se incorporaran con normalidad a unas tarifas homogéneas. Es evidente que se crea caldo de cultivo para realizar inversiones, que por otro lado son prioritarias, por cierto, bastante más que determinadas líneas del AVE. En España las inversiones en agua son una ínfima parte en comparación con las que se llevan a cabo en otros países, o aquí mismo en otros sectores como telecomunicaciones, electricidad, infraestructuras de carreteras o ferroviarias,…

- ¿A qué te refieres con marco estable y cómo crees que afecta al empleo?

- Establecer el agua como prioridad es capital. Que el agua se vea desde el origen a su devolución al medio en clave nacional. Si hubiera un regulador estatal que sentara las bases sobre precios, calidad de agua, servicios mínimos, tipología de inversiones, rendimientos técnicos, participación ciudadana y muchas otras cuestiones…. dejaríamos de lado la interpretación política y entraríamos en el campo de la necesidad y criterio técnico. Con esto creo que pondríamos de acuerdo de un plumazo a más de ocho mil ayuntamientos y 17 autonomías.

- Ya, ¿Pero y el empleo? ¿Les doy esperanzas mañana a los chicos?

En términos de empleo, el sector agua podría aportar mucha creación si hubiera una planificación nacional conjunta y decidida

- Los estudios avalan que se podrían crear en torno a 25 mil empleos nuevos y que se dinamizarían muchas actividades productivas, ya que en gran medida el agua está presente como recurso en la vida de las ciudades, agricultura, industria, turismo, ocio,...

La conversación siguió su curso durante un buen rato, y llegó a su fín cuando el camarero pasó a retirar las tazas, dándose cuenta que se encontraban solos, lo que les terminó de animar a levantarse.

- Un beso y nos vemos pronto.

Profesor y exalumna tomaron cada uno su camino en una tarde que empezaba a hacerse plomiza. Ambos recordarían después esta conversación que nunca se produjo. O quizá sí.

Comentarios

La redacción recomienda

26 de Noviembre, 2014