Connecting Waterpeople
CETA2020
Consulta el avance del programa y compra ya tu entrada con descuento.

Sensores para la agricultura de regadío (y III)

3
401
  • Sensores agricultura regadío (y III)
  • La primera parte del post la puedes leer haciendo clic aquí y la segunda parte aquí.

Sobre el blog

Miguel Angel Monge Redondo
Ingeniero Técnico Agrícola por la UPM. Autor del libro: Diseño agronómico e hidráulico de riegos agrícolas a presión. Nominado mejor Blog y Post premios iAgua 2018
· 401
3

En la primera entrega vimos los tipos de aparatos relacionados con la medición de la humedad del suelo.

En la segunda entrada se revisaron los sensores para medir la temperatura del suelo y su humedad así como los sensores relacionados con varias medidas en el agua de riego.

En esta tercera y última parte veremos los sensores meteorológicos.

3. Sensores meteorológicos

La medición de parámetros meteorológicos es clave en el manejo del riego. Hay dos factores principales que afectan directamente al riego que son:

  • Las precipitaciones: por las cuales se aportan agua al cultivo.
  • La evapotranspiración: por la cual se pierde agua del cultivo.

Ambos parámetros se pueden obtener de las fuentes de datos públicos, servicios meteorológicos abiertos que ofrecen sus datos gratuitamente. No obstante, en algunos casos interesa conocer los datos exactamente del punto en el que se encuentra la parcela, ya que las condiciones ambientales cambian rápidamente en zonas de vaguada, sombra, o en zonas altas debido a una topografía variable e irregular.

En estos casos se puede instalar una estación agroclimática profesional, para asegurarnos de que las medidas que se toman son precisas y fiables. Las medidas proporcionadas por la estación agroclimática se emplean para los cálculos de precipitaciones y de evapotranspiración.

a) Anemómetro y veleta

Permiten conocer exactamente la velocidad y la dirección del viento en cada momento. Se pueden medir las ráfagas de viento y visualizar de forma sencilla y desde cualquier lugar todos los datos en tiempo real así como el histórico, si se dispone de un datalogger que envíe los datos de forma automática.

Como curiosidad decir que el viento tiene influencia directa en algunas enfermedades de las plantas. 

El viento puede transportar algunas plagas si se dan las condiciones adecuadas. En algunos sistemas es posible también programar alertas que avisen si se dan estas condiciones y así realizar los tratamientos necesarios antes de que sea demasiado tarde.

En la imagen siguiente vemos un anemómetro y una veleta por separado y montado el conjunto en una estación agroclimática.

b) Radiación solar global

La cantidad de horas de luz y la intensidad de la radiación solar son factores clave en la producción de los cultivos. 

La cantidad de luz que intercepta una planta depende de la cantidad de hojas que ésta tiene expuestas a la luz del sol. 

En función de la cantidad de luz interceptada se obtienen variaciones en la calidad, la cantidad, el aroma o la dulzura de los frutos. Cada planta y variedad tienen unas necesidades concretas.

Conocer qué características de radiación solar tenemos nos permite saber qué variedades se desarrollarán mejor en unas u otras zonas.

Además este parámetro influye en la evaporación y puede ser clave para adecuar el manejo del riego.

c) Pluviómetro

Lo más interesante es contar con un pluviómetro conectado a un registrador de datos con capacidad para registrar y almacenar automáticamente los datos de lluvia, pudiendo acceder a ellos desde cualquier lugar y en cualquier momento. Hay sistemas que permiten ver desde el teléfono móvil la cantidad de lluvia que ha caído en un período determinado y compararla con los mismos períodos en otros años. Es posible ver gráficas diarias, semanales, mensuales… de los litros por metro cuadrado que se han recogido en el punto exacto en el que interese medirlo.

En todos los sensores hay calidades y precios diferentes. Quizá en este sensor en concreto ocurra en mayor medida que en los demás. Hay una gran variedad de equipos que van desde los pocos euros a los cientos de euros.

Como puntos en común en todos ellos destacar que es altamente recomendable observar las indicaciones del fabricante con rigurosidad a la hora de instalarlo y hacerlo a la altura y con las precauciones en cuanto a inclinación u orientación que se recomienden.

Además son sensores que requieren un mantenimiento que puede ser elevado en zonas en las que hay épocas largas (meses) en las que no llueve. Al estar en la intemperie el pluviómetro es objeto de acumulación de polvo y de insectos, de modo que conviene limpiarlo de vez en cuando para que las medidas sean fiables.

Otro punto interesante es que cuente con protección para evitar que algunos pájaros aniden en él, lo cual, desde luego, eliminaría de forma definitiva la fiabilidad de las medidas. 

En la imagen inferior los pinchos tienen la misión de evitar que se anide en el interior del pluviómetro.

d) Temperatura y humedad ambientales

Para medir estos parámetros de forma precisa es necesario proteger el sensor del viento y del sol. Por ello muchos sensores profesionales se ofrecen con un protector solar.

4. Sensores para la planta y otros

  • Además de medir parámetros del suelo, el clima o el agua, también se pueden medir de forma directa parámetros de la planta. La humectación de las hojas, la coloración, el crecimiento… son parámetros perfectamente medibles y que aportan información muy útil.
  • El agua es la vía por la que aportamos nutrientes a la planta. De manera que todos los sensores que midan parámetros de la planta, en cierto sentido están midiendo parámetros influenciables a través del riego y la nutrición. No obstante no se va a entrar en detalle en este tipo de sensores ya que su relación con los sistemas de riego es más indirecta que los sensores ya vistos en las tres últimas entradas.
  • Contenidos e imágenes cedidas por la empresa QAMPO-Tecnología de precisión.

Comentarios