Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Filtralite
Fundación Biodiversidad
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Almar Water Solutions
SCRATS
Saint Gobain PAM
Sacyr Agua
FENACORE
TRANSWATER
CAF
EPG Salinas
ADECAGUA
TEDAGUA
DATAKORUM
FLOVAC
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
ICEX España Exportación e Inversiones
Schneider Electric
Barmatec
LACROIX
Innovyze, an Autodesk company
Lama Sistemas de Filtrado
Aqualia
Idrica
Molecor
Confederación Hidrográfica del Segura
Amiblu
AGS Water Solutions
Red Control
Hidroconta
Baseform
Global Omnium
IAPsolutions
J. Huesa Water Technology
Kamstrup
Grupo Mejoras
Ingeteam
Sivortex Sistemes Integrals
Agencia Vasca del Agua
IRTA
Asociación de Ciencias Ambientales
Xylem Water Solutions España
ISMedioambiente
KISTERS
s::can Iberia Sistemas de Medición
Likitech
Catalan Water Partnership
AECID
Fundación CONAMA
ADASA
RENOLIT ALKORPLAN
Fundación Botín
Cajamar Innova
AMPHOS 21
ESAMUR
ACCIONA
Vector Energy
Rädlinger primus line GmbH
HRS Heat Exchangers
Hach
Minsait
GS Inima Environment
TecnoConverting
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
ONGAWA
Laboratorios Tecnológicos de Levante

Se encuentra usted aquí

No es táctica, es estrategia: la inmersión de la iA en la gestión del agua

Sobre el blog

Miguel Ángel Rodriguez Núñez
Técnico de Inteligencia Operacional y SCI en Emasesa. Master en Ingenieria y Gestión del Mantenimiento. Master en Mantenimiento Industrial y Técnicas de Diagnóstico.
  • No es táctica, es estrategia: inmersión iA gestión agua

Con el objetivo de enfocar adecuadamente los desafíos a los que tendremos que enfrentarnos lo que queda de año y el próximo 2022, comienzo mis vacaciones con la intención de completar la lectura de tres interesantes libros que recomiendo; "Calidad de datos" (Ismael Caballero y varios autores), "Ciberseguridad Industrial e infraestructuras críticas" (Fernando Sevillano y varios autores) y "La era de la humanidad" (Marc Vidal). Se trata de recabar información para ponernos en situación y realizar una aproximación realista a uno de los objetivos más importantes que tienen que plantearse nuestras empresas gestoras del ciclo del agua, cómo incorporar la inteligencia artificial (iA) a nuestros procesos y qué estrategia tenemos que seguir para que nuestra organización apueste definitivamente por utilizar las técnicas de machine learning como medio y no como fin para avanzar hacia la industria 5.0 y la excelencia en la gestión operacional.

La llamada transformación digital no debe de ser un objetivo en sí mismo ni depender o pertenecer a una organización o departamento concreto, sino un modo cultural que nos permita adaptar procesos y modelos de trabajo para hacerlos más eficientes. La iA como campo interdisciplinar que involucra diferentes áreas de conocimiento necesita la interacción de múltiples factores tanto físicos como humanos para su desarrollo e implementación y la gestión del dato es uno de ellos. El desarrollo de la industria avanzada y la gestión por procesos ha convertido a los datos en el habilitador más potente de la gestión de activos operacionales. Una correcta estructuración de los datos, partiendo de nuestros sensores en campo y pasando por los sistemas SCADA facilita su adecuación al uso, es decir, que pueda ser adaptado a diferentes contextos de utilización y a diferentes sectores productivos. Es precisamente este problema, cómo conseguir una adecuación efectiva de los datos al contexto de uso, lo que condiciona su calidad por lo que el marco de su gobernanza y gestión es esencial para su posterior utilización como materia prima de nuestros sistemas de iA.

Otro aspecto clave en la incorporación de la iA a nuestro día a día se centra en el diseño de marcos de gestión de gobernanza y de gestión del riesgo en entornos industriales OT (o de operación) ciberseguros y eficaces. Estos entornos específicos nos permitirán proteger nuestras infraestructuras, activos y los datos asociados a ellos adoptando estrategias efectivas de continuidad de negocio. Los datos de proceso que alimentan a los sistemas de iA exigen integridad y continuidad por lo que necesitamos desplegar soluciones ciberseguras en entornos específicos OT y formar al personal asociado a este tipo de entornos e incidencias.

Pero aparte del marco técnico que condiciona el despliegue de la iA y que hemos centrado en calidad y ciberseguridad, emerge como un verdadero iceberg un problema más crítico al que hacer frente y que tiene difícil solución, se trata del componente estratégico de su planificación, despliegue y comunicación.

Actualmente nos hallamos inmersos en un cambio tecnológico sin precedentes en la historia de la humanidad, la incorporación de la iA, la automatización industrial y no industrial y los robots a todos los ámbitos de nuestra vida. Este fenómeno destruirá puestos de trabajo de forma irreversible y nos forzará a plantearnos nuevas fórmulas de trabajo completamente diferentes a como lo entendemos ahora. Nos espera un futuro automatizado y robótico en el que solo la innovación, el valor añadido, la creatividad y la percepción intuitiva o el pensamiento crítico nos dará un valor diferencial respecto a la máquina. El entorno que nos rodea cambiará tanto que la mayor ventaja estará en haberlo previsto con la antelación suficiente y haber desarrollado una estrategia adecuada a nivel empresarial, social y económico. 

Para enfrentarnos a este nuevo entorno, que condicionará nuestros procesos operacionales y no operacionales debemos dejar a un lado la táctica y emplearnos a fondo en el diseño de una estrategia a nivel organizacional que permita a nuestro personal aportar valor en este proceso. La planificación estratégica entendida como el proceso de decisión y establecimiento de los objetivos de la organización, de los recursos que se utilizarán y de las políticas y normas que alinearán el funcionamiento de la organización.

No se trata de implementar tácticas cortoplacistas que nos lleven a modelos poco eficientes, ingobernables o subcontratados sino de diseñar una estrategia a medio y largo plazo que permita introducir la inteligencia artificial en el ADN de la organización y formar adecuadamente a nuestros técnicos para que la sientan como una aliada en su búsqueda de la excelencia. No solo necesitaremos roles que hagan posible el diseño e implementación de los algoritmos sino también especialistas que dominen tanto teórica como experimentalmente el área en la que se quieren utilizar.

Necesitaremos contar con infraestructuras hardware exigentes y flexibles como los sistemas hiperconvergentes que nos permitan optimizar gestión, cómputo y comunicaciones y sistemas software a modo de plataformas operacionales integradas que interconecten bases de datos de orígenes distintos para ofrecernos la información que necesitamos en el momento que la necesitamos. 

Como broche final, y a modo de argamasa, necesitamos una sistemática o metodología que nos permita obtener conocimiento en tiempo real gestionando adecuadamente infraestructura hardware, plataforma software, conocimiento de los procesos y necesidades de la organización y la Inteligencia Operacional y su extensión, la inteligencia Activa o Continua cumple este requisito. En suma, plantear estratégicamente como llegar a un objetivo inaplazable, integrar la iA en nuestros procesos y repensar un futuro cada día mas cercano.