Aqualia
Connecting Waterpeople
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
Kurita - Fracta
Cajamar Innova
Fundación We Are Water
SCRATS
IAPsolutions
ICEX España Exportación e Inversiones
Asociación de Ciencias Ambientales
Innovyze, an Autodesk company
Agencia Vasca del Agua
FLOVAC
LACROIX
Molecor
s::can Iberia Sistemas de Medición
CAF
Barmatec
Terranova
Xylem Water Solutions España
Confederación Hidrográfica del Segura
Grundfos
Likitech
Elliot Cloud
Hach
STF
NOVAGRIC
Redexia network
Blue Gold
Aqualia
Filtralite
Global Omnium
Grupo Mejoras
ITC Dosing Pumps
Cibernos
Elmasa Tecnología del Agua
ESAMUR
J. Huesa Water Technology
Bentley Systems
Schneider Electric
AECID
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Fundación CONAMA
FENACORE
Hidroconta
Almar Water Solutions
GS Inima Environment
Lama Sistemas de Filtrado
Fundación Biodiversidad
Consorcio de Aguas de Asturias
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Regaber
ADECAGUA
AGENDA 21500
Danfoss
TecnoConverting
Ingeteam
Ulbios
Catalan Water Partnership
Smagua
ABB
UPM Water
DuPont Water Solutions
biv Innova
UNOPS
BELGICAST by TALIS
Rädlinger primus line GmbH
EPG Salinas
DAM-Aguas
Kamstrup
Aigües Segarra Garrigues
ISMedioambiente
Minsait
CALAF GRUP
IIAMA
Vector Motor Control
Prefabricados Delta
Baseform
Sacyr Agua
Insituform
Aganova
Red Control
TEDAGUA
ACCIONA
EMALSA
Miya Water
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Gestagua
Idrica
Saint Gobain PAM
AZUD
Saleplas
VisualNAcert
NaanDanJain Ibérica
BACCARA
Control Techniques
Fundación Botín
Isle Utilities
HANNA instruments

Hacer realidad la prioridad del abastecimiento y derecho humano al agua

  • Hacer realidad prioridad abastecimiento y derecho humano al agua

Publicado en:

Portada iAgua Magazine

Sobre el blog

Nuria Hernández
Socia fundadora de la Fundación Nueva Cultura del Agua e investigadora de la Universidad Complutense de Madrid
Molecor

Los servicios de abastecimiento y saneamiento son un derecho humano reconocido por Naciones Unidas. En España, además, la normativa vigente establece la prioridad del abastecimiento frente al resto de usos del agua.

Sin embargo, persisten importantes retos que ponen en riesgo esta prioridad legal en pequeñas y medianas poblaciones, como pone de relieve un reciente informe de la FNCA. El deterioro cualitativo y cuantitativo del estado de las aguas por las presiones que distintas actividades económicas, principalmente el sector agrario, ejercen sobre las mismas, y la disminución de los recursos disponibles como consecuencia de los procesos de cambio climático en curso, ponen en peligro las fuentes de abastecimiento.

También se constatan importantes fallos de gobernanza. A la limitada capacidad técnica y económica de estos municipios, se añade la falta de mecanismos de interacción eficaz con los organismos de cuenca responsables de la gestión del recurso, la falta de planificación de la gestión del ciclo urbano del agua a diferentes escalas – municipal, regional y autonómica –, y, en ocasiones, la falta de corresponsabilidad de los propios municipios en la gestión del servicio.

A pesar de la magnitud de esta problemática, no ha recibido la atención que merece. Esto está empezando a cambiar. Los Esquemas de Temas Importantes del tercer ciclo de planificación hidrológica, lo señalan como uno de los principales problemas a abordar. Diversas comunidades autónomas buscan plantear soluciones. Así, por ejemplo, las Leyes del ciclo urbano del agua que están tramitándose en Galicia y Extremadura, el Plan Director del Ciclo Integral de Agua de Uso Urbano de 2019 de Navarra, o el Plan director de abastecimiento de aguas de Asturias de enero de 2022, reconocen la necesidad de generar instrumentos de planificación supramunicipal y de apoyo a los municipios en el desarrollo de sus competencias con el fin de mejorar la gestión del servicio y garantizar su sostenibilidad financiera, técnica y ambiental.

La magnitud de los desafíos que plantea la implementación de la Directiva nos insta a desarrollar mecanismos de gobernanza eficaces

El RD de transposición de la Directiva 2020/2184 de agua potable incorpora importantes novedades para abordar algunos de los retos identificados. Introduce la necesidad de evaluar y gestionar el riesgo en las zonas de captación y en las zonas de abastecimiento, vinculando así la garantía de la calidad del agua potable a la protección de las fuentes de abastecimiento. También obliga a la identificación, registro y regularización de los usos del agua de abastecimiento. Busca, además, reducir las fugas estructurales, mejorar la información y transparencia que se proporciona al público sobre las características del servicio (eficiencia, calidad, tarifas), y garantizar el abastecimiento a colectivos en situación de vulnerabilidad.

La magnitud de los desafíos que plantea la implementación de la Directiva nos insta a desarrollar mecanismos de gobernanza eficaces que refuercen las capacidades de los pequeños y medianos municipios y les proporcionen un papel protagonista en el proceso de implementación. Las Diputaciones provinciales y los entes supramunicipales deben jugar un papel destacado en la articulación de este mecanismo.  También sería conveniente que la FEMP se involucre en la gestión del ciclo integral urbano del agua. Por su parte, las Comunidades autónomas deben seguir avanzando en el desarrollo de mecanismos legislativos y de planificación que faciliten la implementación de la nueva Directiva.

Los distintos procesos en marcha presentan una oportunidad única para, en el marco de la transición hídrica, garantizar que la prioridad legal de los abastecimientos sea una prioridad real, y garantizar así, efectivamente, el derecho humano al agua para todos los ciudadanos. Si no actuamos con decisión y articulamos mecanismos eficaces de gobernanza que faciliten e impulsen la protección efectiva de las fuentes de captación, la coordinación, cooperación leal, y la eficacia de la norma, nos encontraremos con una ley más que no podremos cumplir.

Redacción iAgua