¿Cómo se produce el reventón de Los Chorros del río Mundo? (1 de 2)

19.541
3

Reventón de los Chorros del Río Mundo (Riópar, Albacete)

Sobre el blog

Pablo Albaladejo
Informo y escribo sobre el agua en el departamento de Prensa de la Confederación Hidrográfica del Segura
19541

Varias veces al año, acompañados por un rugido atronador, revientan los Chorros del río Mundo. La repentina salida del agua llega a multiplicar entonces por mil (hasta 100.000 l/s) el caudal de este icónico nacimiento, una cascada miles de veces fotografiada, y extiende la fama de este bello nacimiento fluvial más allá de las fronteras del pueblo de Riópar, la provincia de Albacete y la cuenca del Segura. Convertido ya en un atractivo turístico, el reventón es también objeto de investigaciones científicas que buscan desentrañar los misterios de la inmensa cueva donde surge y su extraño funcionamiento. Y precisamente esto, explicar cómo y dónde se produce, es lo que vamos a tratar de hacer en una serie de dos artículos que ahora comenzamos.

Entrada Cueva
Boca de la cueva de Los Chorros vista desde el interior. Imagen del libro 'La Cueva de los Chorros. Riópar (Albacete) Volumen 1' de Víctor Ferrer y Extopocien

Circulan muchas teorías acerca del origen del reventón de los Chorros. Si bien está claro que el torrente se dispara tras episodios de lluvias sobre su acuífero de origen (El Calar del río Mundo), surgen algunos interrogantes: ¿Cuánto tiempo tiene que llover para que surja el torrente? ¿Qué cantidad de agua? ¿Afectan de alguna manera los cambios de temperatura? ¿Por qué surgen por la cueva más recursos de los que han llovido anteriormente?

Preguntamos al profesor Tomás Rodríguez Estrella, doctor en Ciencias Geológicas por la Universidad de Granada y un gran estudioso del sistema de los Chorros del río Mundo. Sus investigaciones han sido publicadas en varios trabajos y han contado con el inestimable trabajo de campo de Federico Ballesta, habitante de Riópar. Según Rodríguez Estrella, se tienen que dar varias circunstancias para que se produzca el reventón:

Lluvia

En primer lugar, como hemos dicho, tiene que llover antes. “En realidad, no es necesario que la pluviometría mensual sea alta, sino que se produzcan lluvias relativamente importantes -superiores a 100 milímetros (mm)- aproximadamente de 10 a 15 días antes”, explica el investigador. Además, “al menos los 6 días anteriores deben caer volúmenes superiores a los 40-50 mm diarios”. Si las precipitaciones son inferiores, en vez de reventón se produce una crecida.

20160213 FOTO Reventón chorros río Mundo (3)

Imagen del reventón de Los Chorros captada el 13-02-2016 (CHS)

Otra observación que hace Rodríguez Estrella es que, tras el aumento progresivo de precipitaciones las semanas anteriores, existe un día o dos en que éstas bajan considerablemente, antes de volver a subir, con fuertes lluvias los dos últimos días.

Temperatura y presión

La temperatura y la presión del aire también tienen un papel importante. Al igual que la lluvia, experimentan cambios bruscos justo días antes del surgimiento de las aguas. “En relación con los reventones hay que decir que, puesto que se producen en invierno, lógicamente la temperatura del exterior es relativamente baja (de 8 a 10 grados centígrados de media)”, señala Rodríguez Estrella. Además, se ha comprobado que una semana antes del fenómeno aumentan las precipitaciones pero también lo hacen las temperaturas, mientras que “conforme nos vamos aproximando al reventón, baja la temperatura y lógicamente también la presión”.

Por último, se ha observado que más del 90% de los reventones se produce por la noche, cuando bajan la temperatura y la presión.

Así, se cree que esta brusca variación de aumento de la temperatura una semana antes del reventón genera una compresión del agua que, uno o dos días antes, con la disminución de la temperatura, se descomprime, subiendo rápidamente de nivel.

Nieve

Al parecer la nieve interviene poco en el fenómeno del reventón. En cambio, contribuye decisivamente a que por la Cueva de los Chorros salga agua durante todo el año, ya que la nieve se va fundiendo lentamente y ésta está presente en superficie hasta comienzos del verano.

Exploración de una laguna de la cueva de Los Chorros por el grupo espeleológico Extopocien (imagen del libro de Víctor Ferrer y Extopocien 'La Cueva de los Chorros. Riópar (Albacete). Volumen 1')

Teorías y leyendas

Éstas son las principales conclusiones de los estudios de Rodríguez Estrella. Pero lo cierto es que también existen otras teorías menos fundadas pero totalmente arraigadas en las creencias populares:

La principal es que el reventón se produce (o al menos contribuye a ello) a causa la aparición de fuertes vientos en dirección este. De alguna forma, dicen, estas corrientes se introducen por las cavidades del Calar del río Mundo y presionan el agua acumulada para que surja de repente por la cueva de Riópar. Hay que reconocer la gran expansión de esta teoría, que incluso es citada en blogs especializados y artículos periodísticos. Pero si nos ceñimos a la evidencia científica debemos descartarla, ya que no existe ni una sola prueba que demuestre que los vientos tengan alguna clase de influencia en este fenómeno. Quizás esta errónea hipótesis se debe a que normalmente en esta zona coinciden la aparición de la lluvia y la bajada de temperaturas con los vientos del este.

El río Mundo aguas abajo de Los Chorros registra el aumento de caudal provocado por el último reventón (CHS)

En cualquier caso, el viento no es la teoría más curiosa que circula acerca del reventón de los Chorros. Las hay más extravagantes, como la creencia de que pueda estar relacionado con las mareas de Cabo de Gata gracias a la conexión de los acuíferos subterráneos.

¿Por qué sale más agua de la que entra? Cuevas kársticas y sifón inverso

Hipótesis aparte, lo que sí está comprobado es que durante los reventones el nacimiento del río Mundo expulsa más agua de la que ha recogido su acuífero por lluvias. En concreto, se calcula que la diferencia puede ser superior al hectómetro cúbico, una cantidad nada despreciable. La razón de esta disparidad radica en el efecto que se genera dentro de la cueva de los Chorros, en realidad un kilométrico sistema de galerías y lagunas características de los acuíferos kársticos y donde funcionan sifones normales e inversos que generan una surgencia en ‘trop plein’.

Estas cavidades están formadas por lagunas interiores interconectadas cuyo nivel de agua, en situación normal, no llega hasta el techo (de hecho son navegables). Sin embargo, cuando la repentina llegada de agua hace subir el nivel hasta arriba, el desplazamiento del aire de la caverna hace que el sistema se cebe como el gatillo de una pistola. Los túneles que conectan las distintas galerías hacen entonces la función del cañón del arma y el agua sale disparada a gran velocidad, arrastrando por la succión no sólo la lluvia recién llegada sino también el depósito que descansaba mucho más tiempo en cada laguna. Y por muy violento que parezca el torrente que se puede observar saliendo durante un reventón, en realidad la gran longitud de la cueva ayuda a que éste pierda fuerza y surja al exterior algo frenado.

Este fenómeno ya fue explicado por Pavía (1999). Dicho autor lo describe de la siguiente manera: “Supongamos que venga tanta agua que ésta tenga que irse por el sifón inverso, que toque los techos de éste, que desplace al aire y que el sifón se “cebe” ¡Atención! ¡En este momento se ha disparado el gatillo!…La galería del sifón inverso empieza a “succionar” agua del lago y es capaz de vaciar un gran volumen de ésta estancada, en poco tiempo. El caudal drenado puede ser muchas veces superior al aporte… Este fenómeno suponemos que se produce en el interior del Calar del Mundo a bastantes kilómetros de la boca de la cueva, por lo que en ésta el 'Reventón' llega ya muy amortiguado”.

Otros datos importantes

  • Caudal mínimo de la cueva de los Chorros (fuera de temporada de reventón): 50 litros por segundo.
  • Caudal máximo registrado durante un reventón: 100.000 l/s
  • Cantidad total de agua expulsada: 20 a 25 hectómetros cúbicos
  • Duración del fenómeno: Generalmente sólo un día a máxima fuerza
  • Meses más usuales para un reventón: enero, marzo, noviembre y diciembre
  • Temperatura: Durante los reventones, en invierno, el agua del torrente tiene una temperatura entre dos y tres grados superior a la del caudal normal.
  • Salinidad: La conductividad del agua del nacimiento del río Mundo es mayor durante un reventón (hasta 260 µS/cm) que en condiciones normales (180 µS/cm). En un principio puede resultar extraño, teniendo en cuenta que los recursos que surgen en el torrente provienen de lluvia reciente, carente de sales. Pero es precisamente el hecho de que el agua surja a mayor velocidad durante un reventón lo que aumenta su conductividad, pues socava y arrastra materiales que el curso normal del caudal de la cueva no desplaza.

La segunda parte del artículo, que publicaremos próximamente, se centrará la importancia económica de la Cueva de los Chorros y los reventones para la población de Riópar y en la exploración espeleológica que está realizando el colectivo Extopocien.

Fuentes del artículo

  • Entrevista a Tomás Rodríguez Estrella
  • ‘Estudio geohidroespeleológico del calar del río Mundo’ de Tomás Rodríguez Estrella y Federico Ballesta Sánchez.
  • Artículo ‘Los fenómenos de la extrusión kárstica en la provincia de Albacete’ de Tomás Rodríguez Estrella y Federico García Mariana
  • Imágenes interiores de las galerías del libro ‘La Cueva de los Chorros. Riópar (Albacete) Volumen 1’, de Víctor Ferrer Rico y Extopocien. Te animamos a adquirir un ejemplar de este interesante libro a través de la página web de sus autores.
  • Vídeo y resto de imágenes, producción propia.

Comentarios