Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
LACROIX
ADECAGUA
TEDAGUA
AMPHOS 21
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
s::can Iberia Sistemas de Medición
Sivortex Sistemes Integrals
TRANSWATER
Aqualia
Innovyze, an Autodesk company
ICEX España Exportación e Inversiones
Ingeteam
Fundación Biodiversidad
Idrica
IRTA
Kamstrup
KISTERS
ACCIONA
FENACORE
Schneider Electric
Vector Energy
CAF
Catalan Water Partnership
ONGAWA
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
SCRATS
J. Huesa Water Technology
Hach
Minsait
Lama Sistemas de Filtrado
Hidroconta
FLOVAC
Molecor
Global Omnium
Fundación CONAMA
RENOLIT ALKORPLAN
Filtralite
EPG Salinas
Barmatec
Cajamar Innova
AECID
Likitech
Baseform
Sacyr Agua
IAPsolutions
ADASA
HRS Heat Exchangers
Hidroglobal
Laboratorios Tecnológicos de Levante
Red Control
Rädlinger primus line GmbH
AGS Water Solutions
MOLEAER
TecnoConverting
ISMedioambiente
GS Inima Environment
Confederación Hidrográfica del Segura
Grupo Mejoras
Amiblu
Almar Water Solutions
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
ESAMUR
Xylem Water Solutions España
Fundación Botín
DATAKORUM
Aganova
Saint Gobain PAM
Agencia Vasca del Agua
Asociación de Ciencias Ambientales

Se encuentra usted aquí

Agua y agricultura en España

  • Texto de Paula Sánchez.

Sobre el blog

Pablo González-Cebrián
Director de Arte en iAgua - La fotografía y la comunicación gráfica se convirtieron desde mis años en la facultad de Ciencias de la Información en un modo de vida y una forma de pensar. Porque una imagen vale más que mil palabras.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine

Temas

El sector agrícola se enfrenta al desafío más importante en toda su historia: asegurar la alimentación de una población mundial creciente en un escenario donde la escasez de agua es cada vez más inminente.

Según datos de Naciones Unidas, en el año 2030 alrededor de 8.600 millones de personas poblarán la Tierra, y para 2050 esa cifra rondará los 9.800 millones. La agricultura resulta así una herramienta fundamental para garantizar el suministro alimenticio, motor fundamental para el desarrollo económico de la población.

El volumen de agua de riego empleado en España para explotaciones agrarias se encuentra entorno a los 15.000 hectómetros cúbicos al año (INE, 2018) y, según el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, la superficie nacional de regadío es de 3,73 millones de hectáreas, lo que supone un 22% de la superficie cultivada.

España está, además, a la cabeza en superficie de riego localizado a nivel mundial, empleando este método en un 49,3 % de su superficie, tan solo por detrás de Israel.

El desarrollo del regadío no solo resulta imprescindible desde un punto de vista productivo, sino que, desde un punto de vista microeconómico, es generador de pequeños empleos, y se concibe como una potencia para el rendimiento agrícola de muchos agricultores locales.

La clave para gestionar de manera eficiente el regadío está en tender la mano a la tecnología y confiar en sus innovaciones. Pero, ¿seremos capaces de cambiar el modelo tradicional?