Connecting Waterpeople

Eurovisión 2020: un festival que hace aguas

  • Eurovisión 2020: festival que hace aguas
    Fotograma del videoclip de Gjon's Tears: "Répondez-moi".

Un año más, con el mes de mayo llega la semana de Eurovisión, en esta ocasión en una nueva modalidad: en casa.

La crisis del coronavirus ha pasado factura a todos los sectores, como es el caso del sector musical y del espectáculo, que lo ha notado de una manera mucho más acusada por sus características productivas. Eurovisión tenía previsto celebrarse esta semana en Róterdam, tras la victoria el pasado año de Duncan Laurence con la canción "Arcade", sin embargo las 41 canciones presentadas este año para ir a Países Bajos nunca llegarán al festival.

Al igual que el pasado año repasamos cinco canciones hídricas del festival, para homenajear al evento no celebrado este año, he querido destacar otras canciones que tienen algo que ver con agua. Así, aunque "Arcade" también tiene referencias hídricas en su videoclip, en esta lista repasaremos todas las canciones de 2020 que guarden relación con el agua, ya sea en la letra de su canción o en su videoclip.

James Newman: "My Last Breath" (Reino Unido 2020)

Sea un hecho casual o premeditado, la canción que representa a Reino Unido en 2020 no puede ser más acertada. Buceando en un paisaje nevado, boscoso y entre termas de agua helada, James Newman sabe que "estamos en apuros pero sobreviviremos". Y es que, al igual que al protagonista de su videoclip no le importa andar descalzo entre nieve o sumergirse en piscinas congeladas, a James tampoco le importaría "dar su último aliento" si fuéramos buzos de aguas profundas y nadie viniera a buscarnos.

Ana Soklič: "Voda" (Eslovenia 2020)

El mensaje de Eslovenia no puede ser más claro: “Voda”, que en esloveno significa “agua”, como el principio y el final de todo. Ana Soklič interpreta esta balada que tiene un críptico mensaje sobre una huida hacia delante y una fuerza que puede con todo menos con el amor: “agua, durante la tormenta estaré contigo hasta el final, agua, el agua cae a borbotones pero no puede con nosotros dos”.

Publicidad

Victoria: "Tears Getting Sober" (Bulgaria 2020)

Bulgaria, que decidió su representante para Eurovisión 2020 por elección interna, trae a una de las favoritas de esta edición. Durante la canción, Victoria va dejando que las lágrimas limpien su alma y vayan sanando su corazón para que con el tiempo "su herida sea una cicatriz". La faceta sanadora del agua (muy representada musicalmente a lo largo de los tiempos) cobra especial importancia en esta canción, donde sin embargo las lágrimas (físicas) no son el centro de la canción. 

Si lo es, en cambio, la estética del videoclip, con ella sentada en un banco mientras la lluvia cae y sus lágrimas van “recuperando la sobriedad”. ¿Le habrían dado las lágrimas la victoria a Victoria (valga la redundancia) en Róterdam?

Gjon's Tears: "Répondez-moi" (Suiza 2020)

La melancolía parece ser una emoción recurrente en las canciones del festival de este año. Es el caso de Gjon's Tears, que emplea el ya conocido recurso del agua de lluvia y las lágrimas para pedirle a su interlocutor que le responda (Répondez-moi) a preguntas que no tienen respuesta, como por qué rezamos, por qué hay lluvia y nubes o por qué hay muerte después de la vida.

Aunque me temo, querido Gjon, que como bien imaginas, el agua no tiene respuestas para muchas cosas.

Destiny: "All Of My Love" (Malta 2020) 

Además de la melancolía, las alusiones hídricas sirven también para ilustrar las etapas amorosas. Destiny, la representante de Malta, evoca en “All of my love” como antes de encontrar a su amor, nada parecía tener sentido. Rodeada de paisajes áridos, las localizaciones van cambiando a lo largo de la canción, para terminar lanzándose al mar, cuando “su amor corre como un río salvaje”.

Alicja: "Empires" (Polonia 2020)

No solo el amor y la melancolía tienen cabida en este festival. En el videoclip de“Empires”, la canción de Alicja, representante de Polonia 2020, las imágenes de desastres naturales, como incendios e inundaciones, así como los fotogramas de fábricas produciendo en masa, se suceden para ilustrar “la caída de los imperios”.

Lo que podría ser una canción descafeinada para el festival se convierte tras una primera escucha en una apología a favor del medio ambiente y en contra de las exigencias de los "imperios".

¿Habrían ejecutado estos participantes perfomances similares a las de sus videoclips en el escenario de Eurovisión? ¿Habrían empleado fuentes de agua reutilizable al estilo Irlanda 2012? ¿Podría haber sido este el festival más hídrico de todos los tiempos?

Son preguntas que quedarán sin responder, aunque quizás el representante de Suiza quiera volver a planteárselas en su próxima canción para Eurovisión 2021.

Te puede interesar