100 años de "minería responsable" en el Monte Neme

3.527
0

Sobre el blog

Salvemos Cabana
Plataforma ciudadana de Cabana de Bergantiños (A Coruña, Galicia) que promueve el activismo en términos de conservación y defensa ambiental.

Blog asociado a:

  • Balsa de lodos en Monte Neme.

En la madrugada del pasado 10 de febrero, la rotura de una balsa minera y el consiguiente desastre ambiental en la zona puso en el candelero el preocupante estado de la explotación del Monte Neme, en la comarca coruñesa de Bergantiños. Abandonada a su suerte por su última concesionaria e incumpliendo la legislación de manera manifiesta ha servido de ejemplo para comprender como el concepto de “minería responsable” defendido desde entidades como la Cámara Oficial Mineira de Galicia se queda en papel mojado cuando la fiscalización de la actividad de las empresas privadas por parte de las distintas administraciones públicas no se realiza con la eficiencia debida.

Balsas mineras abandonadas en el Monte Neme, entre las localidades coruñesas de Carballo y Malpica de Bergantiños. Leitosa S.A.U., empresa valenciana propietaria de la explotación, entró en concurso de acreedores el 25 de septiembre de 2012, abandonando la explotación a su suerte sin efectuar ningún tipo de restauración. Aunque en época moderna el Monte Neme fue utilizado como cantera de cuarzo, el enclave cuenta con una larga historia como explotación metalífera de wolframio y estaño a partir de 1915, finalmente abandonada en la década de los ochenta.

Detalle de las escombreras. Sin preparación alguna, una vasta superficie acoge en el Monte Neme varias zonas utilizadas como depósito de estériles.

Canalización de drenaje de las escombreras. Al tratarse de una zona con un régimen de precipitaciones elevado en determinadas épocas del año, las aguas de drenaje crean un problema originando la presencia de lixiviados ácidos que se vierten desde la cumbre del monte.

Detalle del lixiviado procedente de las escombreras. La Ley 3/2008, de Ordenación de la Minería de Galicia, prevee una restauración obligatoria para prevenir este tipo de problemas, pero la Consellería de Economía e Industria de la Xunta obvió hasta fechas recientes la problemática ambiental generada por la explotación minera en el Monte Neme.

Aguas ácidas de vertido procedentes de la zona de escombreras. Con niveles de pH en ocasiones inferiores a 5 crean un problema de salud ambiental al drenar hacia las zonas inferiores del monte.

Muestra de drenaje ácido de mina (DAM) cerca de la base del Monte Neme. Décadas de abandono y descontrol sobre la actividad minera y sus consecuencias han favorecido la afectación del recurso hídrico en todo el entorno del monte.

Canalización de agua en el entorno de una de las balsas mineras. Debido a la contaminación procedente de la actividad minera manantiales de carácter natural en las vertientes superiores del monte ya no son aptos para el consumo humano ni su utilización agrícola.

Detalle del agua contenida en una de las balsas mineras. Los análisis efectuados por Augas de Galicia en determinados puntos han determinado la presencia de aguas ácidas y altos niveles de aluminio, elemento potencialmente peligroso para la salud.

10 de febrero de 2014. Las fuertes lluvias provocan la rotura de una de las balsas mineras del Monte Neme, originando un vertido de más de 24.000 m³ de agua y lodos que alcanza las aldeas de Razo da Costa, en Carballo, y Aviño, en Malpica de Bergantiños (imagen cortesía del Servicio de Protección Civil de Malpica).

Efectos de la rotura de la balsa minera sobre las laderas del monte. Decenas de árboles fueron arrancados tras la avenida (imagen cortesía del Servicio de Protección Civil de Malpica).

Vista del punto de brecha de la balsa minera. La amenaza de rotura había sido reiteradamente advertida por numerosos colectivos y particulares, pero la Dirección Xeral de Minas de la Xunta de Galicia hizo caso omiso hasta la fecha del accidente.

Solución de urgencia planteada por la Xunta tras el accidente del Monte Neme. La empresa Tragsa realizó poco después del desastre la instalación de canales de desagüe que vierten el exceso de líquido monte abajo. Diversas asociaciones de defensa ambiental denuncian que no se han valorado suficientemente los riesgos sobre el entorno debido a los altos niveles de aluminio y bajo pH que presenta el agua de las balsas, de las que tampoco se ha informado sobre su nivel de toxicidad.

Vista actual de la balsa afectada por el derrumbe. De haberse producido un vertido completo el accidente podría haber supuesto una catástrofe de imprevisibles consecuencias para la población de la vertiente afectada.

Instalaciones mineras abandonadas antes de su desmantelado. Tras el accidente, el Juzgado de lo Mercantil nº3 de Valencia sacó a subasta pública los restos de las instalaciones de Leitosa S.A.U., con el objetivo de recaudar fondos con los que hacer frente al pago de acreedores.

Interior de las instalaciones abandonadas de Leitosa. Hasta su desmontaje con el inicio del proceso de liquidación, supusieron un peligro real para quienes se acercaban a curiosear en el entorno de la mina.

Robo de maquinaria en el complejo minero. En los últimos años, el abandono y falta de vigilancia propició numerosos robos de material, como las cuatro toneladas de hierro sustraídas en 2013, cuando los ladrones se llevaron una de las planchas de las básculas de pesaje.

Depósito de combustible y contenedor abandonados en el interior del complejo del Monte Neme. Valgalía B&W, empresa ferrolana especialista en desguaces, retiró en mayo los últimos elementos aprovechables tras desembolsar en subasta pública unos 20.000 euros.

Instalaciones de personal. Destruídas por el desinterés y el saqueo, esta imagen supone hoy un recuerdo perdurable de la última etapa de actividad extractiva en el Monte Neme.

Comentarios