¿Por qué el Agua?

2.289

Sobre el blog

Quintilia López López
Apasionada del Agua y la tecnología. Erasmus Mundus Master Programme in Flood Risk Management por UNESCO-IHE, TU Dresden y UPC. Ingeniera de Caminos, Canales y Ptos.
  • ¿Por qué Agua?
  • ¿Por qué Agua?
  • ¿Por qué Agua?

Con frecuencia, y para mi asombro, me he encontrado en la situación en la que alguien me pregunta ¿y por qué el agua? Esta pregunta siempre me pilla desprevenida, no por la falta de razones sino por la dificultad para sintetizarlas, y aquí con motivo del Día Internacional del Agua, cuyo lema es "Better water, better jobs" me lanzo a divagar sobre la respuesta.

¿Por qué el agua? El primer motivo es cómo el agua es necesaria para tantas profesiones y tantos trabajadores. He crecido pudiendo observar y aprender de primera mano la incidencia del agua en las tareas productivas de varios sectores, en especial en el sector primario. Si comenzamos por el sector primario, la relación más inmediata y más popular, del agua con la agricultura es el regadío. Los agricultores a menudo conforman comunidades de regantes para compartir y disfrutar de un bien público como es el agua. Además de establecer sociedades, para un buen uso necesitan responder a las preguntas de ¿cómo aplicar el agua para obtener la máxima eficiencia?, ¿cuánta cantidad para cubrir las necesidades de cada cultivo? y ¿cuándo en duración y época del año para favorecer el crecimiento de las plantas?

Pero es en la agricultura de secano donde he descubierto que la necesidad se vuelve conocimiento y en última instancia pericia. Los agricultores de secano conocen el suelo y simplemente tomando entre sus dedos un puñado de tierra pueden estimar la humedad, compararla con esos históricos que conforman la experiencia, evaluar y predecir (forecast) si ese año habrá buena cosecha. No obstante la agricultura de secano es la primera afección en las fases de sequía más incipientes. Estos conocimientos o "insights" basados en la observación de hasta los signos más precisos de la naturaleza son habituales en los profesionales de este sector. Por ejemplo, los ganaderos son capaces de predecir, a veces con más precisión que el modelo meteorológico más complejo, si en los días siguientes habrá precipitaciones basándose en la dirección del viento, el comportamiento anómalo de algunas especies, la disposición de las nubes, etc. Además de la previsión a corto plazo, me fascinan "los modelos" de planificación a medio plazo, como es el caso de la metodología de "Las Cabañuelas". En el cuál basándose en observaciones de características del tiempo e indicios en los ecosistemas, con especial atención al tiempo en Agosto, los "cabañuelistas" son capaces de describir el siguiente año hidrológico. Estos ejemplos en agricultura podemos apreciarlos desde las zonas más áridas de la Mancha a zonas estrechamente ligadas a grandes ejes fluviales como Doñana o el Delta del Ebro del que muestro fotografía como ejemplo ilustrativo. Dentro del sector primario he comenzado por la agricultura por ser la actividad más familiar, pero existen otros ejemplos destacables como los pescadores, conocedores y cuidadores incluso del buen estado ecológico de las masas de agua.

Dentro del sector secundario, el agua es utilizada como materia prima o auxiliar para los procesos con lo cual es primordial controlar las necesidades hídricas del ciclo de vida de los productos y garantizar una menor huella de agua en toda la cadena, a la vez que procurar la minimización del impacto de los caudales retornados al medio ambiente. El sector terciario es a su vez uno de los grandes actores (stakeholders) en cuanto a su relación con el agua como facilitador de oportunidades de negocio. Para este sector sus clientes pueden sumergirse, nadar o simplemente contemplar el oro azul en todo su esplendor.

Debido a todas las razones anteriormente expuestas inevitablemente los tres sectores primario, secundario y terciario se ven afectados y amenazados por los extremos hidrometeorológicos que pueden provocar pérdidas económicas con las consiguientes pérdidas de puestos de trabajo. Por lo tanto, los tres sectores económicos deben remar sin ser arrastrados por la corriente para ser resilientes, para ello se acompañan (hand in hand) de los profesionales del agua.

Los sectores primario, secundario y terciario inevitablemente se ven afectados y amenazados por los extremos hidrometeorológicos que pueden provocar pérdidas económicas con las consiguientes pérdidas de puestos de trabajo. Por consiguiente, los tres sectores económicos deben remar  para ser resilientes acompañados por los profesionales del agua

¿Para qué profesionales del agua? Los profesionales del agua entienden que aún siendo el agua una sustancia que existe en la naturaleza de forma abundante, los condicionantes de estacionalidad, localización y calidad conforman "el reto del agua". El reto del agua fue uno de los primeros retos de los ingenieros en civilizaciones como la egipcia y la romana. La civilización egipcia aprendió a gestionar su actividad económica de acuerdo con el caudal del Nilo, mientras que la civilización romana emprendió el reto del transporte y suministro del agua con obras que aún permanecen en nuestros días, como el Acueducto de Segovia el cual ilustra este párrafo. Además los ingenieros hidráulicos romanos supieron entender el drenaje, primer requisito para asentarse entre siete colinas, e incluso el saneamiento como parte esencial de la salud pública.

Además del reto para la ingeniería con los objetivos de abastecer y sanear, los profesionales del agua deben tener el objetivo de conocer el ciclo hidrológico para poder predecir sus impactos. Estos impactos se producen tanto en el medio ambiente como en las actividades humanas. Sólo a través del entendimiento de la hidrología, la climatología y las integración de todos los factores antrópicos, los profesionales del agua serán capaces de tener una visión holística. A través de esta visión, ayudarán a construir comunidades resilientes, fortalecerán la sostenibilidad de los sistemas hidráulicos y las masas de agua y fomentarán la implicación del ciudadano para lograr la gobernanza del agua.

En definitiva, el agua es tanto un bien que necesitamos como un medio con el que convivimos en un frágil equilibrio de cantidad y calidad. Por este bagaje histórico y tantos desafíos apasionantes presentes y futuros, el mundo necesita profesionales con vocación por el agua

En definitiva, el agua es tanto un bien que necesitamos como un medio con el que convivimos en un frágil equilibrio de cantidad y calidad. Para mí, este ejemplo lo ilustra de una forma destacable, la ciudad anfibia, de Venecia. Tan basada en todos sus aspectos en el agua como a la vez amenazada por ella.  

Por este bagaje histórico y tantos desafíos apasionantes presentes y futuros, el mundo necesita profesionales con vocación por el agua. La vocación por el agua debe ser entendida con un enfoque multidisciplinar, desde la sociedad, comunicación, formación, economía, leyes ingeniería, ciencia hasta la tecnología.

En conclusión, para la pregunta de ¿por qué el agua? 

La mejor respuesta es: What else? ¿en qué mejor?

Le dedico estas líneas a todos aquellos mentores (profesores, jefes y compañeros) que me han acompañado y acompañan en el curso de esta ilusionante profesión, comenzando por mis padres.

Comentarios