El futuro del agua en California y la reutilización potable directa

291
0
  • futuro agua California y reutilización potable directa
    Los Ángeles (Wikipedia/CC).

Sobre el blog

Rafael Mujeriego Sahuquillo
Catedrático (jubilado) de Ingeniería Ambiental de la UPC y presidente de la Asociación Española de Reutilización Sostenible del Agua (ASERSA).

Tras varias semanas de calma y disfrute de la vida al aire libre, como las que ofrece el Camino de Santiago, retomamos la actualidad en sus diversas facetas. Mientras que las borrascas de finales de agosto nos anunciaban un posible final del verano, con intensas precipitaciones por gran parte de la península y sus lamentables pérdidas humanas y materiales, nuestros amigos y colegas californianos siguen soportando los efectos de la sequía, lamentando las pérdidas humanas y materiales de los fuegos incontrolados y contemplando con gran ansiedad la formación en el Pacífico norte del famoso fenómeno de El Niño, que les podría aportar grandes lluvias con las que poner fin a sus penurias. Al margen de la satisfacción de resolver ese balance hídrico, tampoco esconden sus temores fundados ante las inundaciones y arrastres de suelo que unas lluvias tan intensas suelen causar.

Ese mismo fenómeno climático hará que las lluvias registradas en el hemisferio norte se echaran en falta en el sur, donde se podrán registrar sequías en las costas occidentales de África y América del Sur.

Incluso una sequía histórica de 72 años solo tendría efectos menores en la totalidad del sector agrícola

El futuro del agua en California

La cadena pública de radio KPCC ha publicado un interesante reportaje, dentro de una serie de 5 partes, sobre el futuro del agua en California, en el que asigna a la tecnología un papel determinante en el aprovechamiento del agua. El estado produce la mitad de todas las frutas, productos hortícolas y frutos secos de los Estados Unidos. Para ello, los agricultores utilizan aproximadamente un 80% del agua almacenada en los embalses y acuíferos del estado. La sequía plurianual que está afectando al estado ha llevado a plantearse si esas condiciones seguirán siendo aplicables en el año 2040.

Para sorpresa de muchos, la respuesta a esa cuestión parece ser que sí. Por el momento, agricultores veteranos han podido capear la sequía mediante la instalación de sistemas de riego por goteo, controlados mediante ordenador a partir de datos de humedad, temperatura y contenido de humedad del suelo. De este modo, en lugar de inundar los campos de cultivo, les aportan pequeñas dosis de riego diariamente.

Por otra parte, el Prof. Lund de la Universidad de California en Davis considera que habrá muchas menos granjas en el futuro. Una parte de las tierras de cultivo se urbanizarán y miles de hectáreas se salinizarán por falta de un drenaje adecuado. En 2040, hasta 1 millón de hectáreas podrían quedar fuera de producción, muchas de ellas convertidas en zonas de desarrollo urbano y otras muchas abandonadas permanentemente debido a la falta de una fuente fiable de agua, como ya está ocurriendo en la cuenca del Tulare, que depende de agua importada. Esas tierras habrán de encontrar otra fuente de actividad económica. A pesar de la los efectos devastadores de los 4 años de sequía, la superficie dedicada a frutales y frutos secos ha aumentado un 8%.

La agricultura del estado ha alcanzado ingresos históricos de 55 millardos de dólares, pero a costa de unos gastos históricos de 41 millardos de dólares, principalmente debido a los bombeos de agua. No obstante, los modelos de Lund y colaboradores indican que incluso una sequía histórica de 72 años solo tendría efectos menores en la totalidad del sector agrícola, debido a la existencia de grandes infraestructuras que permiten trasladar agua de un lugar a otro, lo que permite que el sistema pueda soportar grandes impactos hídricos, incluso permanentes.

En palabras de un agricultor experimentado, se han exagerado mucho los efectos de la sequía. La actitud optimista de estos pioneros les lleva a pensar que el sistema hídrico disponible puede adaptarse, no debe ser destruido o abandonado; el estado dispone de gran cantidad de agua que ha de tenerse en cuenta. Lo que no quiere decir que las granjas del futuro no habrán de enfrentar a grandes retos. Sequías más frecuentes harán que los recursos hídricos sean menos fiables y no se puedan seguir extrayendo como en el pasado. Pero la condición de California como proveedor de productos agrícolas de los EEUU permanecerá vigente durante décadas.

Directrices para la reutilización potable directa (RPD)

Las asociaciones del sector del agua de los EEUU acaban de hacer público la versión final del documento de referencia para la RPD del agua. El documento ha sido patrocinado conjuntamente por la American WateReuse Association, la American Water Works Association y la Water Environment Federation, y elaborado por un panel asesor independiente presidido por el  Dr. George Tchobanoglous, profesor emérito de la Universidad de California en Davis, y  coordinado por el National Water Research Institute.

El documento incluye también diversos capítulos sobre el control de las fuentes de contaminación para limitar la presencia de contaminantes en el agua residual

El grupo redactor ha dedicado dos años a identificar los temas y facetas que debían figurar en las directrices y a elaborar el documento definitivo. El documento representa un consenso entre los miembros del panel asesor, tras tener en cuenta las aportaciones de un comité técnico asesor, formado por expertos técnicos en tratamiento de agua y agua residual así como de funcionarios estatales y federales responsables de elaborar las reglamentaciones. El documento presenta el contexto en que plantearse la RPD, incluyendo costes, beneficios, necesidades de energía y otros temas relacionados con fuentes alternativas de agua y medidas de gestión disponibles. Tras esa introducción, el documento examina tres componentes de un programa de RPD:

  • 1) las consideraciones reglamentarias (p.e. medidas destinadas a mitigar los riesgos para la salud pública),
  • 2) los aspectos técnicos relacionados con la producción de un agua tratada mediante procesos avanzados y
  • 3) la aceptación pública y las campañas de información.

El documento incluye también diversos capítulos sobre el control de las fuentes de contaminación para limitar la presencia de contaminantes en el agua residual, los procesos convencionales y avanzados de tratamiento del agua residual, la vigilancia sistemática y las medidas de control necesarias para asegurar que los procesos de tratamiento consiguen el rendimiento establecido, la gestión del agua tratada mediante procesos avanzados y de los residuos obtenidos de ellos y la explotación de las instalaciones. El capítulo final analiza los aspectos reglamentarios, técnicos y de información pública que serán necesarios en el futuro.

En palabras de la Directora Ejecutiva de la WateReuse Association, “hasta que dispongamos de unas directrices y reglamentaciones adecuadas, este documento de referencia puede servir como una valiosa referencia para municipios, compañías de agua y agencias del agua interesadas en implantar un programa de RPD como forma de aumentar los suministros de agua disponibles”.

Comentarios