Connecting Waterpeople

Las medidas para paliar la sequía en São Paulo y California, en el newsletter de Asersa

0
208
  • São Paulo (Wikipedia/CC).
    São Paulo (Wikipedia/CC).

Sobre el blog

Rafael Mujeriego Sahuquillo
Catedrático (jubilado) de Ingeniería Ambiental de la UPC y presidente de la Asociación Española de Reutilización Sostenible del Agua (ASERSA).

Blog asociado a:

Indra
Bentley Systems
· 208
0

Restricciones de agua en zonas metropolitanas de Brasil

La sequía que afecta al estado de Sao Paolo y otros de la región sigue agravando la garantía de suministro de agua de sus habitantes. De acuerdo con las noticias de la agencia Reuters, los brasileños comienzan a almacenar agua en sus viviendas, a perforar pozos en sus propiedades y a adoptar otras medidas de emergencia ante el inminente racionamiento de agua que amenaza con interrumpir el suministro de agua hasta 5 días a la semana. Los embalses que abastecen a la zona metropolitana de Sao Paulo, en la que viven unos 20 millones de habitantes, solo contienen un 6% de su capacidad. Las escasas lluvias del mes de enero y los resultados insuficientes de las medidas de ahorro sugeridas a la población han llevado a las autoridades estatales a considerar el posible corte del suministro a sus abonados durante periodos que pueden llegar hasta 5 días por semana, al considerar que solo así se podrá mantener el servicio hasta el retorno de la estación húmeda, prevista para el mes de octubre. SABESP, proveedor público de agua en alta en el estado de Sao Paulo, ha informado a Reuters de que desconoce cuándo y cómo se iniciarán las restricciones de agua. El gobernador del estado ha visto como su popularidad empeora a causa de la crisis del abastecimiento de agua y ha declinado hacer declaraciones públicas a la agencia de noticias. Aunque sin confirmación oficial, miembros del gobierno federal han indicado a la agencia de noticias que se están planteando diversos tipos de restricciones del suministro tanto en las zonas metropolitanas de Sao Paolo como de Rio de Janeiro y de Bello Horizonte.

Posibles restricciones de agua en MWD a partir de julio

El próximo verano habrá 2 sequías en California: una ligera, en el norte, y otra notablemente más severa en zona mucho más poblada del sur

Metropolitan Water District (MWD), la mancomunidad pública de suministro de agua en alta para 18 millones de habitantes del sur de California, se está planteando implantar restricciones de agua a partir del 1 de julio, a menos que se registren mejoras en las condiciones de la sequía que afecta al estado por cuarto año consecutivo. La comisión encargada de la planificación y el cuidado de los recursos está considerando diversas alternativas de actuación con las que plantear recomendaciones a su consejo de administración, en la reunión prevista para el próximo mes de abril. Si el plenario del consejo aprueba esos planes de asignación de recursos entre sus agencias integrantes, las restricciones podrían iniciarse el 1 de julio. De ser así, ésta sería la segunda vez que MWD adopta restricciones de agua en 6 años. La comisión está considerando diversas alternativas de futuro, dependiendo de si durante las próximas semanas se registran lluvias adicionales y especialmente nuevas aportaciones de nieve en la Sierra Nevada, donde el espesor actual de nieve es un 23 % del valor medio para esta época del año. Aunque el Departamento de Recursos Hídricos del estado ha asignado la transferencia desde el norte de tan solo un 5 % de las asignaciones solicitadas por MWD, esa proporción podría aumentar si las lluvias en el norte fueran favorables. Por otra parte, si la condición de sequía se intensifica en el sur del estado, MWD se vería obligada a extraer agua de las últimas reservas de sus embalses y acuíferos. Las reservas actuales de los embalses son 1.500 hm3, la mitad de las que disponía en 2012.

Las sequías del norte y del sur de California

A las muchas facetas que diferencian el norte del sur de California, se acaba de añadir una adicional: los regímenes de lluvia y en consecuencia la diferente severidad de las sequías que afectan a ambas partes del estado por cuarto año consecutivo. Las lluvias registradas en el norte durante las pasadas semanas han permitido recuperar los registros pluviométricos, hasta niveles iguales o superiores al 100% de la media histórica, y rellenar progresivamente los embalses, aunque sin que alcancen todavía sus niveles normales. Por otra parte, las precipitaciones en el sur han sido muy limitadas, por debajo de lo normal, a causa de la trayectoria de los sistemas lluviosos que tienden a sobrevolar el norte, pasando lejos del sur del estado. Si las cosas siguen así, el próximo verano habrá dos sequías en California: una ligera, en el norte, donde sus habitantes no notarán su presencia, y otra notablemente más severa en zona mucho más poblada del sur, que propiciará mayores riesgos de incendios, extracciones más desesperadas de agua subterránea y restricciones estrictas de agua. ¿A cuánto asciende esa diferencia de precipitaciones? Mientras que en varias zonas remotas del norte de California se recogieron más de 300 mm de agua durante un reciente fin de semana, la mayoría de la zona de la Bahía y las ciudades del norte del estado recibieron entre 25 y 75 mm de agua. Durante el mismo fin de semana, Los Ángeles recibió 0,5 mm y San Diego no registro lluvia alguna. En años normales, muchas ciudades de la zona de la Bahía y la cuenca de Los Ángeles reciben aproximadamente la misma cantidad de lluvia, unos 380 mm. La razón de esta diferencia pluviométrica es principalmente la “fortuna meteorológica”, según los expertos, asociada al paso de un “río atmosférico” que, procedente de los trópicos, tiene tendencia a desplazarse hacia el norte, con preferencia sobre el sur.

California ahorró más del 20% del agua doméstica en 2014

Los californianos fueron capaces de reducir su consumo de agua en 22,2% durante el año 2014, en comparación con sus consumos del año anterior. Ha sido la primera vez que el conjunto del estado alcanza esa meta, desde que el gobernador Brown ordenó una reducción del 20% como parte de su declaración de emergencia por sequía en enero de 2014. El consejo estatal del agua ordenó a las agencias del agua que enviaran resúmenes mensuales de consumos de agua con objeto de verificar la consecución de ese objetivo. El recorrido ha estado plagado de incertidumbre,  considerando que los esfuerzos de ahorro mejoraron hasta agosto, con una reducción del 11,5%, pero se desvanecieron en octubre. Durante un largo periodo del año, la región del río Sacramento, conocida como malgastadora de agua, lideró las reducciones del consumo en el estado. Desde el mes de junio ha venido registrando reducciones superiores al 10% de manera continuada. En algunos meses, fue la única región donde se alcanzó o supero el 20% de ahorro. En diciembre, la región había reducido el consumo en un 21,4%. Por el contrario, las zonas del sur mostraron un notable retraso en la consecución de ese objetivo, con ahorros mensuales relativos a 2013 inferiores al 10%. No obstante, la tendencia cambió en diciembre, momento en que el sur consiguió alcanzar un ahorro del 23,2%. El hecho de que el sur sea la zona más poblada del estado permitió alcanzar un ahorro superior al 20% en todo el estado. Los resultados muestran que el consume medio de todo el estado bajó hasta 250 L/hab.día en diciembre, en comparación con los 530 L/hab.día del mes de junio y la media estatal de 400 L/hab.día registrada en 2009. Un 20% del estado consumió menos de 210 L/hab.dia, que es la “norma de referencia” para el Departamento de Recursos Hídricos. La región del río Sacramento consumió 290 L/hab.día en diciembre, mientras que la región del valle de San Joaquín consumió 280 L/hab.día. Entre los menores consumos del estado figuran la ciudad de San diego, con 175 L/hab.día, y la de San Francisco, con 150 L/hab.día.

El gobernador está satisfecho con el ahorro en 2014

A la vista de unos resultados tan favorables, el gobernador de California, Jerry Brown, manifestó el pasado 6 de febrero que es contrario a imponer restricciones obligatorias de agua, considerando que el estado está comportándose “muy bien”, ahorrando agua de forma voluntaria, a medida que se avanza en el cuarto año consecutivo de sequía. En enero de 2014, el gobernador había apelado a los ciudadanos del estado a que se esforzaran para alcanzar un ahorro del 20% del consumo al final de ese año. El gobernador indicó que no es partidario de ampliar el poder coercitivo de la autoridad estatal, siempre que sea posible contar con la colaboración voluntaria de la ciudadanía.