Se intensifican los conflictos por la sequía en California

258
0
  • Los Ángeles (Wikipedia/CC).
    Los Ángeles (Wikipedia/CC).

Sobre el blog

Rafael Mujeriego Sahuquillo
Catedrático (jubilado) de Ingeniería Ambiental de la UPC y presidente de la Asociación Española de Reutilización Sostenible del Agua (ASERSA).

La 10ª IWA International Conference on Water Reclamation and Reuse se celebró del 6 al 9 de julio en Harbin, China, con una excelente organización, con la acogida de la escuela de ingeniería de la Universidad de Harbin, con una asistencia aproximada de 250 personas y una presencia mayoritaria de asiáticos. El programa definitivo de la conferencia puede descargarse de la web de la conferencia. La organización tiene previsto publicar las presentaciones en esa misma web, para que los interesados las puedan descargar. Una valoración preliminar de las presentaciones realizadas, utilizando tres sesiones paralelas tras la sesión matinal de apertura, indica la siguiente distribución por temas:

  • los procesos de tratamiento ocuparon 58 presentaciones (55% del total) con 33 de procesos químicos (31%) y 25 de procesos biológicos (24%),
  • la gestión y las políticas hídricas con 13 presentaciones (12%),
  • los efectos del suelo en la calidad del agua y los temas analíticos con 7 presentaciones cada uno de ellos (7% cada uno),
  • los efectos de la calidad del agua en los productos agrícolas con 6 presentaciones (6%),
  • los estudios de riesgo en el uso del agua con 4 presentaciones (4%) y
  • las restantes 11 presentaciones  (10%) sobre temas relativos al control, formación de operadores, información pública, energía y aspectos profesionales.

Es evidente que los aspectos relativos a la planificación, operatividad y economía y finanzas de los proyectos de reutilización del agua habrán de cubrir una mayor proporción de los trabajos presentados, como forma de responder al aforismo tan acertado de que “la excelencia técnica no es garantía de éxito”. Invitamos a todos los interesados a preparar su experiencia en esos temas para presentarla en la siguiente conferencia, cuya sede se anunciará en los próximos meses.

 El Senado acaba de aprobar una propuesta de ley que requerirá a las compañías de agua realicen y publiquen anualmente una auditoria de sus pérdidas de agua a través de escapes y roturas de sus conducciones

Las pérdidas de agua en las redes de distribución

La cadena de radio KPCC ofrece un interesante comentario sobre las reticencias de las agencias de agua californianas a publicar las pérdidas de agua de sus redes de distribución, como consecuencia de filtraciones y roturas de sus tuberías. El Senado acaba de aprobar una propuesta de ley que requerirá a las compañías de agua realicen y publiquen anualmente una auditoria de sus pérdidas de agua a través de escapes y roturas de sus conducciones. La propuesta, denominada SB 555, deberá ser aprobada por el comité de asignaciones presupuestarias, antes de que puede ser firmada por el gobernador y así entrar en vigor. Mientras que los consumidores están siendo presionados para ahorrar hasta la última gota de agua a causa de la sequía continuada, las compañías de agua aplican un control muy escaso de cuanta del agua que suministran se pierde antes de llegar a los grifos de sus abonados; algunas de ellas se resisten ante la aprobación de una ley que les obligaría a informar de esas pérdidas con más frecuencia. La comisión estatal de servicios públicos estimó que un 10% del agua distribuida por redes urbanas en 2010 se perdía en forma de fugas, y que un 40% de ese volumen podría recuperarse si los servicios públicos gestionaran mejor la presión de sus redes y se ocuparan de reparar o sustituir las tuberías afectadas.

El Departamento de Recursos Hídricos y Energéticos de Los Angeles proclama que sus pérdidas de agua son tan solo de un 3% a un 4%, lo que hace que su sistema de distribución pueda ser considerado como “hermético”. No obstante, Madelyn Glickfeld, directora del grupo de recursos hídricos del Instituto del Medio Ambiente y la Sostenibilidad de la Universidad de California en Los Ángeles manifiesta su preocupación por las estimaciones de las diferentes agencias, al considerar que incluso a los operadores de los sistemas más preocupados por estos temas en el mundo, les cuesta mucho trabajo mantener las perdidas por debajo de un 8%, incluso utilizando los sistemas de detección de fugas más sofisticados disponibles.

El proyecto de ley fue aprobado por el Senado con tan solo dos votos en contra. Ahora habrá de ser debatido en el Congreso, donde encontrará la oposición de dos importantes grupos del sector: la Asociación Californiana de Servicios Municipales y la Asociación Californiana de Agencias del Agua. Mientras que los opositores a la ley plantean el coste que representará la determinación de las perdidas y la forma en que esas auditorias podrán ser verificadas por los expertos, los defensores indican que ayudará al estado a alcanzar la meta de reducir el uso de agua urbano en un 20% para el 2020, contribuyendo a un abastecimiento de agua más fiable. Entre los defensores se cuentan unas pocas agencias del agua y algunos grandes usuarios de agua, como fabricantes de cerveza y de bebidas refrescantes.

Multas millonarias por extracciones ilegales de agua

El diario San Francisco Chronicle informa de la iniciativa del gobierno californiano de imponer una multa de 1,5 millones dólares a una comunidad de regantes de la zona de Tracy por haber extraído presuntamente agua del delta para ser usada por agricultores y abonados urbanos, contribuyendo así a aumentar la presión del estado ante los grandes usuarios de agua para que acepten las reducciones obligadas por la sequía. Esta multa, anunciada el lunes 20 de julio, es la primera impuesta a un poseedor de derechos del agua “senior” en el curso de la sequía que se prolonga ya durante cuatro años consecutivos. “Los servicios técnicos han realizado los cálculos y ha concluido que no disponemos de agua suficiente para atender a todos los beneficiarios, ni siquiera a los poseedores de derechos del agua más antiguos”, en palabras de un asesor jurídico del Consejo Estatal de Control de Recursos Hídricos.

“Esta no será ni la primera ni la última de las multas, pues es muy probable que las inspecciones continuadas sobre las prioridades de derecho de uso del agua y las extracciones no autorizadas de agua revelen la necesidad de imponer sanciones adicionales”. La comunidad de regantes Byron Bethany bombeó agua del delta de los ríos Sacramento-San Joaquín durante casi dos semanas, durante el mes pasado,  después de que los servicios de la administración le indicaron que no lo hiciera. La comunidad de regantes abastece a unas 160 explotaciones agrícolas y a la población de 15.000 habitantes de Mountain House, y figura entre los pocos centenares de poseedores de derechos de agua previos a 1914 que fueron advertidos por el estado, el día 12 de junio, de que los ríos y arroyos no disponían de agua suficiente para atender todas las peticiones de recursos. Aunque el consejo ha indicado a miles de propietarios, con derechos de agua más recientes (“junior”), para que interrumpan la extracción de agua, la aplicación a poseedores de derechos más antiguos marca una nueva frontera en la campaña de ahorro de agua. El consejo ha restringido en muy contadas ocasiones los derechos previos a 1914, establecidos antes de que se creara el sistema de permisos, por lo que sus poseedores defienden que el estado no tiene derechos legales para interrumpírselos.

El diario San Francisco Chronicle informa de la iniciativa del gobierno californiano de imponer una multa de 1,5 millones dólares a una comunidad de regantes de la zona de Tracy por haber extraído presuntamente agua del delta para ser usada por agricultores y abonados urbanos

El estado argumenta que esas restricciones son realmente legales, siempre que las restricciones se apliquen previamente a los poseedores de los derechos más recientes. La comunidad de regantes Byron Bethany ha informado que tiene previsto recurrir la multa. La comunidad de regantes se vio enfrentada a un reto muy importante cuando el estado le informo que debía detener la extracción de agua. Uno de sus abonados, la zona residencial de Mountain House, se enfrentaba al riesgo de perder su única fuente de abastecimiento de agua. Ante esa difícil tesitura, la comunidad acordó continuar suministrando agua a Mountain House, pero bajo la condición de que ésta aceptara la responsabilidad financiera de las multas que pudieran serles impuestas.  Los gestores de Byron Bethany no han decidido todavía si pedirán ayuda a Mountain House para pagar la multa, en el caso de que fracase el recurso que tiene previsto presentar.

Los conflictos legales se intensifican

Los agricultores californianos cuyos derechos de agua datan de los años 1850-53, justo después de la entrada del estado en la Uniónestán combatiendo las restricciones que el estado trata de imponerles debido a la sequía histórica. Los agricultores cuyas familias han disfrutado de derechos de agua desde los años de la fiebre del oro se oponen frontalmente a las restricciones de una agencia estatal, con tan solo 48 años de historia, como una manifestación más de la batalla legal generada por una sequía de dimensiones épicas.

El pasado mes de junio, el Consejo Estatal de Control de Recursos Hídricos informó a ciertos poseedores de estos derechos centenarios que debían cerrar sus grifos o enfrentarse a unas importantes multas que podían ascender a 1.000 dólares diarios y 5.000 dólares por hectárea. La agencia recibió inmediatamente al menos cinco demandas judiciales. Las advertencias fueron el resultado de una sequía sin precedentes, de cuatro años de duración, que ha afectado a una industria agrícola valorada en 43 millardos de dólares y que está llevando a unas restricciones obligatorias, en todo el estado, por primera vez en su historia. Una de las consecuencias inmediatas fue la que afectó a un ganadero del este de San Francisco, que perdió de un día para otro su principal fuente de suministro de agua para regar 280 ha de alfalfa y pastos, debido a la interrupción casi inmediata del suministro de agua por parte de su comunidad de regantes. “Esta es nuestra fuente de ingresos”, manifestó el ganadero cuya familia es poseedora del rancho desde los años 1960.

“Si la situación contigua así, tendremos que vender la mayor parte de nuestro ganado y comenzar a despedir a nuestros empleados”. El estado tiene unos 14.600 poseedores de derechos de agua “senior”, algunos de los cuales datan de años anteriores a 1914, momento en que se entraron en vigor las leyes de concesión de permisos. El estado ha enviado notificaciones a unos 300 de estos poseedores de derechos, para los que no se dispone de agua para atenderlos. Un 55% de ellos han aceptado las restricciones. El sistema jerárquico para gestionar los derechos de agua favorece a los poseedores de derechos previos a 1914. Los poseedores de derechos posteriores a 1914 son típicamente los primeros y únicos que sufren restricciones durante las sequías. En esta ocasión, comenzaron  a recibir las notificaciones a principios de abril. En ese contexto, un juez del Tribunal del Condado de Sacramento prohibió al estado que hiciera efectivas esas notificaciones, no sin antes ofrecer un proceso de información pública. El consejo envió otra carta a los poseedores de derechos de agua informándoles que las multas podrían hacerse efectivas incluso después de las sesiones de información pública. “Antes o después, todo este sistema de derechos deberá ser remodelado” según el profesor Buzz Thompson de la Facultad de Derecho de Stanford. “California tiene el sistema hídrico más arcaico del oeste de los EEUU. Es simplemente un accidente histórico, pero es el sistema que tenemos y, políticamente, es muy difícil de cambiar”.

La paradoja del ahorro de agua no tiene fronteras

La comprensión del público de la necesidad de un uso más eficiente del agua ha conseguido producir un cambio de comportamiento, pero incluso si los abonados gastan cada vez menos agua, los retos de un suministro limitado, una población creciente, unas infraestructuras envejecidas y una incertidumbre por el cambio climático hacen que los recibos del agua sigan aumentando más y más, llegando en algunos casos a un 20% al año en California. Todo parece indicar que el desequilibrio presupuestario de los servicios municipales no disminuirá debido a que, muy probablemente, ello no es debido a una disminución momentánea de la demanda o el aumento del coste de un servicio fiable de provisión de agua. Todo ello significa que, en la mayoría de los casos, los abonados habrán de pagar cada vez más por el agua, aunque utilicen cada vez menos.

A primera vista, parece como un asunto duro de roer, y en realidad es así. Las agencias de agua están buscando fuentes de financiación múltiples como forma de amortiguar el impacto financiero sobre los abonados, a  la vez que impulsan las campañas de información para ayudar a los ciudadanos a comprender el verdadero coste del agua, y continúan buscando nuevas fuentes de ingresos. Para muchos gestores de servicios públicos, ya se ha alcanzado el límite de las finanzas municipales convencionales y conviene seguir un proceso destinado a explorar nuevas fuentes de ingresos, estructuras creativas de tarifas del agua y sistemas innovadores de financiación como los acuerdos públicos-privados. El equilibrio entre tarifas sostenibles y la viabilidad del servicio puede llegar a ser un objetivo dinámico. La información del público es valiosa e importante, pero puede requerir un tiempo del que los servicios municipales no disponen para equilibrar sus presupuestos en un futuro inmediato.

La compañía de ingeniería y consultoría Brown and Caldwell ha creado un foro “1Water” en el que trata de impulsar este tipo de debates, y en el que durante los próximos meses se hablará del ahorro del agua y de la paradoja de los ingresos, así como los esfuerzos necesarios para cambiar la percepción pública del denominado recurso “gratuito”. Los patrocinadores del foro aconsejan estar atentos a las soluciones reales que se  ofrecerán para sufragar y financiar los servicios con que ofrecer agua limpia a las comunidades, a las entrevistas con expertos en finanzas y directores financieros de servicios públicos sobre estrategias creativas para sufragar esos servicios, y a las posibles tácticas que los servicios públicos habrán de adoptar para generar una relación efectiva con los socios del sector privado.

La comprensión del público de la necesidad de un uso más eficiente del agua ha conseguido producir un cambio de comportamiento

No cabe duda de que la experiencia de los servicios públicos de agua españolas, que ya han tenido que enfrenarse a estos retos desde hace más tiempo y con mayor intensidad, podría significar una aportación importante para nuestros colegas americanos y especialmente californianos. Desde ASERSA animamos a todos los que quieran aportar su experiencia a que accedan al foro y participen.

Nuevos intentos de trasvasar agua para la agricultura

Los legisladores republicanos del valle del San Joaquin acaban de impulsar una legislación a nivel federal que contribuiría a trasvasar más agua hacia sus votantes, en un nuevo intento de esfuerzos fallidos durante los cuatro años consecutivos de sequía. Orgullosos de mostrar que están haciendo algo en Washington mientras las entregas de agua sufren restricciones incluso para los poseedores de derechos de agua más antiguos y fiables del estado, el objetivo de la nueva propuesta de legislación republicana es trasvasar más agua hacia el sur desde el delta de los ríos Sacramento-San Joaquín. La ley se vería liberada de las protecciones ambientales para especies en peligro de extinción y propondría la construcción de nuevos embalses. Si los mayores bombeos previstos pusieran los salmónidos en peligro de extinción, la ley obligaría a las agencias federales a determinar si el declive de esas especies está causado por alguna razón diferente a la falta de agua, antes de poder iniciar los bombeos.

a propuesta de ley superó la valoración del Comité de Recursos Naturales del Congreso tras una votación mayoritaria de los republicanos. El único demócrata que votó junto con los republicanos fue el senador Jim Costa de Fresno, que viene compartiendo la misma opinión política que los republicanos en temas de agua. La propuesta ha merecido la calificación de prioridad máxima para su debate en el mes de julio y se espera que pueda ser aprobada por la totalidad del Congreso por mayoría republicana incluso durante la próxima semana. Los congresistas republicanos no celebraron ninguna audiencia pública sobre el proyecto de ley. Las posibilidades de aprobación por parte del Senado son escasas. Los republicanos necesitarían seis votos demócratas para evitar el filibusterismo. La senadora Dianne Feinstein, demócrata de California, ha expresado su simpatía por los agricultores y ha pasado meses del pasado año negociando legislaciones similares con congresistas republicanos, pero su oficina ha informado que no ha participado en esta nueva versión. Según Feinstein, la última propuesta de ley “incluye algunas provisiones útiles” para facilitar la transferencia de agua a los agricultores, junto con otras que “violan la ley ambiental, algo que he repetido muchas veces que no puedo apoyar”. Feinstein indicó que desea un enfoque más comprensivo que incluya aspectos tales como la reutilización del agua y la desalinización.

Comentarios