Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Global Omnium
Prefabricados Delta
TRANSWATER
Barmatec
Amiblu
Grupo Mejoras
IRTA
AECID
Consorcio de Aguas de Asturias
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Almar Water Solutions
AMPHOS 21
ONGAWA
Sacyr Agua
Ingeteam
Innovyze, an Autodesk company
Smagua
ICEX España Exportación e Inversiones
Fundación Botín
Kamstrup
Cajamar Innova
Hidroglobal
Aqualia
Minsait
MonoM by Grupo Álava
Filtralite
HRS Heat Exchangers
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
AGENDA 21500
s::can Iberia Sistemas de Medición
Agencia Vasca del Agua
FLOVAC
Xylem Water Solutions España
CAF
MOLEAER
ADASA
DATAKORUM
ESAMUR
Hach
EPG Salinas
LABFERRER
Vector Energy
Sivortex Sistemes Integrals
TEDAGUA
RENOLIT ALKORPLAN
Likitech
Lama Sistemas de Filtrado
IAPsolutions
Molecor
TecnoConverting
Fundación Biodiversidad
Aganova
Hidroconta
FENACORE
Red Control
Confederación Hidrográfica del Segura
LACROIX
Fundación CONAMA
Baseform
KISTERS
NTT DATA
GS Inima Environment
Asociación de Ciencias Ambientales
Idrica
SCRATS
ACCIONA
Catalan Water Partnership
ADECAGUA
Rädlinger primus line GmbH
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
ISMedioambiente
Schneider Electric
J. Huesa Water Technology
Saint Gobain PAM
AGS Water Solutions
Laboratorios Tecnológicos de Levante

Se encuentra usted aquí

En el agua nadie da duros a cuatro pesetas

Sobre el blog

Rafael Seiz
Coordinador de política del agua de WWF España.

Blog asociado a:

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
  • agua nadie da duros cuatro pesetas

La disminución de la seguridad hídrica de nuestros sistemas tradicionales es uno de los retos más importantes a los que nos enfrentamos. La mayoría de los impactos del cambio climático afectan directamente al ciclo hidrológico, y particularmente, a la frecuencia e intensidad de las sequías y de las inundaciones. Hemos confiado en nuestra capacidad para regular y manejar los ríos, humedales y acuíferos para resolver nuestros problemas para disponer del agua. Sin embargo, las desorbitadas demandas de hoy día están llevando al límite a nuestros sistemas tradicionales. Aumentar la oferta de agua y doblegar a la naturaleza ya no es una opción.

Hemos llegado a un límite en nuestro consumo de recursos, incluida el agua. A un punto de inflexión que nos exige ser imaginativos y avanzar hacia una gestión distinta de nuestros sistemas. Una herramienta que deberíamos utilizar que ha sido tabú en España, es el precio del agua. La Directiva Marco del Agua, en su artículo 9 insta a los Estados miembros a establecer una política de precios que incentive el uso racional de los recursos y asegure la adecuada contribución de los usuarios a la conservación y mejora de los ríos, humedales y acuíferos, de acuerdo con el principio de quien contamina (deteriora), paga. No es mala estrategia de resiliencia ante el cambio climático desincentivar el malgasto y preservar las fuentes de un recurso escaso y valioso, para garantizar mayor seguridad ante un futuro incierto.

Para esto es imprescindible hacer unas cuentas del agua rigurosas y transparentes. Los Principios de Gobernanza del agua de la OCDE piden producir y compartir datos del agua, para guiar, evaluar y mejorar las decisiones políticas. Así mismo, hay que asegurar que se movilizan recursos financieros a la gestión del agua de manera eficiente, transparente y oportuna. En este sentido, los avances han sido limitados y los planes hidrológicos vigentes tienen mucho que mejorar. Las autoridades del agua no han sido capaces de calcular lo que nos cuesta cada m3 que extraemos de nuestros ríos y acuíferos, ni tampoco todos los costes ambientales del uso del agua y de los ecosistemas acuáticos. Se han incorporado mejor las inversiones que se han hecho en las infraestructuras y, aun así, el sistema de excepciones de nuestra Ley de Aguas impide que se recuperen una gran parte de estos costes.

En España, más del 40% de nuestros ríos, humedales y acuíferos siguen sin cumplir con las exigencias de la Directiva Marco del Agua

Es irrelevante que se alcance un porcentaje u otro de recuperación de costes de los servicios del agua, si esta herramienta económica no está cumpliendo su función. En España más del 40% de nuestros ríos, humedales y acuíferos siguen sin cumplir con las exigencias de la Directiva Marco del Agua, 20 años después de su aprobación. La inversión en los Programas de Medidas de los planes hidrológicos no alcanza el 20% de lo previsto, y las autoridades del agua se confiesan incapaces de cumplir con sus objetivos, si no se invierte más y mejor en la gestión del agua. Hablamos de ¿más recursos para terminar las presas que fueron previstas hace décadas en un contexto completamente distinto?, ¿más recursos para dejar de pagar las multas por no haber cumplido nuestras obligaciones en depuración?, o ¿más recursos para recuperar los ecosistemas que han sufrido de una degradación sin precedentes durante más de 50 años?

No va a resultar sencillo conjugar todos los intereses a la hora de repartir los ansiados fondos de recuperación que llegan desde Europa. Nos enfrentamos a una grave crisis sanitaria, que está provocando daños profundos a nuestra economía y que ahondará la crisis de biodiversidad que padecemos y de la que participamos a partes iguales. No podemos dedicar los fondos públicos a mega proyectos cuya viabilidad es cuestionable, como el caso de la presa de Alcolea, ni tampoco a iniciativas que van a aumentar la presión sobre las masas de agua como las transformaciones en regadío intensivo. Europa está demandando revertir el deterioro de nuestras fuentes de agua y evitar inversiones ineficientes que no ayudan a salir de la crisis y sentar las bases para una Europa moderna y más sostenible.

Por tanto, no se trata de pagar más, sino de hacer mejor las cuentas de los servicios del agua, compartir de manera transparente la información económica del uso de los recursos hídricos para tomar mejores decisiones y distribuir los fondos y las externalidades de forma eficiente y oportuna. Esta es la mejor manera de preparar nuestros sistemas para enfrentarse a los retos que tenemos por delante. Esperemos que los fondos de recuperación sirvan a este propósito, pues de lo contrario se habrán tirado por el desagüe.