Aqualia
Connecting Waterpeople

Nexo Agua-Energía-Alimentos: una nueva visión para la gestión integral de los recursos hídricos

1
435
  • Nexo Agua-Energía-Alimentos: nueva visión gestión integral recursos hídricos
    Hermosillo, México (Wikipedia/CC).

Sobre el blog

Ramón González Bravo
Investigador del Centro del Agua para América Latina y el Caribe.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
Minsait
· 435
1

Las proyecciones actuales indican que la demanda de agua dulce, energía y alimentos aumentará significativamente en las próximas décadas, todo esto bajo la presión del crecimiento de la población, desarrollo tecnológico, económico, diversificación de dietas, urbanización, y cambio climático. De acuerdo a un reporte de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) se espera que la producción de alimentos se incremente en un 60 % para el 2050, se prevé que el consumo mundial de energía crecerá en un 80 % y se estima que el total de las extracciones globales de agua aumentará en un 55 %. En este contexto, el nexo Agua-Energía-Alimentos ha surgido como un concepto integral que busca describir y abordar la naturaleza compleja de las interrelaciones existentes entre estos recursos, de los cuales dependemos para lograr diferentes niveles sociales, objetivos económicos y ambientales. En términos prácticos, presenta un concepto para comprender mejor y analizar las interacciones entre el medio ambiente natural y las actividades humanas, y así trabajar hacia una gestión y un uso más coordinado de los recursos naturales en todos los sectores y escalas. Por ejemplo, el agua es necesaria para el abastecimiento del servicio público (servicio de agua potable), para el desarrollo agrícola en sistemas de riego y temporal, uso pecuario, acuacultura y para uso industrial. Al mismo tiempo, el agua es esencial para los sistemas de producción de energía eléctrica, hidroeléctrica, producción de biocombustibles y servicios de enfriamiento en centrales nucleares y geotérmicas, además es altamente usada en el proceso de extracción de combustibles fósiles (carbón, gas natural, petróleo, gas de esquisto etc.) y en la industria minera. Por otro lado, la energía es indispensable para el tratamiento, purificación, desalinización y bombeo del agua a las urbes, para el bombeo de agua en los sistemas de riego agrícola, así como para la industria de producción de alimentos. Finalmente, la industria del alimento es una actividad inherentemente necesaria para el desarrollo económico y social de un país. Todas estas interrelaciones están bien comprendidas a nivel conceptual, pero hace falta cuantificarlas y valorarlas en términos económicos para encontrar un mejor provecho de los recursos naturales, buscando sinergias y reduciendo desperdicios.

Una de las primeras aproximaciones cuantitativas para la determinación de las interacciones del nexo Agua-Energía-Alimentos ha sido desarrollada por el Tecnológico de Monterrey en colaboración con la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, tomando como caso de estudio la problemática de escasez de agua en la región de la costa de Hermosillo en México.

La herramienta desarrollada en este estudio sirve como base para el proceso de toma de decisiones para el sector público y privado (agencias nacionales y locales a cargo de los diferentes sectores, agricultores, industria, organizaciones de la sociedad civil, academia etc.), en favor del desarrollo sostenible y tomando en cuenta diversas variables como la demanda poblacional, agrícola e industrial. De tal manera que se logren visualizar diferentes alternativas que satisfagan los objetivos de los actores involucrados.

Con herramientas como estas se busca además atender los Objetivos del Desarrollo Sostenible para el 2030 emitidos por las Naciones Unidas, específicamente el Objetivo 6 (Acceso universal al agua potable segura y asequible), el Objetivo 2 (Terminar con todas las formas de hambre y desnutrición), el Objetivo 7 (Energía asequible y no contaminante) y Objetivo 11 (Ciudades y comunidades sostenibles).

En el Centro del Agua para América Latina y el Caribe comenzamos a integrar las disciplinas basadas en las interacciones del nexo Agua-Energía-Alimentos y trabajamos en proyectos multidisciplinarios para el uso sustentable de los recursos hídricos. Es decir, impulsamos el desarrollo de tecnologías a la vanguardia para en el futuro contar con entornos urbanos sostenibles.