Hacer un uso sostenible del agua ¿utopía o realidad?

3.623
1

Sobre el blog

Raúl Herrero
Ingeniero que presta servicios de asesoramiento, redacción de estudios y proyectos, asistencia técnica e investigación en materia de agua. Los servicios están orientados a particulares, profesionales, empresas del mundo del agua y Administración.
  • Nacimiento del río Segura en Pontones (Jaén)
    Nacimiento del río Segura en Pontones (Jaén)

“No podremos acabar con ciertas enfermedades del mundo hasta que no hayamos ganado la batalla del agua potable y del saneamiento.”

Kofi Annan

INTRODUCCIÓN

El Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) establece que el agua desempeña un papel fundamental en el desarrollo sostenible, incluida la reducción de la pobreza. Y por esta razón la gestión de los recursos hídricos adquiere una enorme relevancia.

Una gestión sostenible del agua implica atender las demandas de agua y también proteger las aguas

Una gestión sostenible del agua implica atender las demandas de agua y también proteger las aguas superficiales y subterráneas para que alcancen un buen estado.

Un modelo de gestión sostenible fomenta el ahorro de agua, asegura que el agua se devuelve al medio ambiente con la calidad adecuada y garantiza el suministro de la demanda mediante fuentes alternativas de agua.

DATOS Y PREVISIONES NO SOSTENIBLES

La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) prevé que habrá que incrementar la productividad agraria en más de un 70% antes del año 2.050 para alimentar a 9.000 millones de personas. En los últimos 50 años la población mundial ha aumentado en cuatro mil millones de personas. Para el horizonte de 2.050 la demanda del agua podría llegar a superar en más de un 40% los recursos hídricos disponibles.

Gráfico de evolución de la población mundial

Actualmente, y a pesar de los avances científicos y tecnológicos, en el mundo más de 1.000 millones de personas no tienen acceso al agua potable y pasan hambre de forma crónica. En contrapartida 1.400 millones de personas sufrimos sobrepeso. Y más de 2.500 millones de personas no disponen de saneamiento adecuado (letrinas apropiadas, alcantarillado,…).

El 85% de las enfermedades del tercer mundo se deben a la mala calidad del agua. La crisis mundial del agua provoca más de 2 millones de muertes infantiles al año por diarreas.

Cada año mueren millones de animales y se pierde el 25% de la superficie agrícola sembrada por efecto de las sequías y las inundaciones.

En el Sahel mujeres y niñas recorren una media de seis kilómetros a pie todos los días para llevar a casa algunos litros de agua.

Estas cifras no van acordes al derecho humano al agua establecido por las Naciones Unidas que otorga el derecho al agua en cantidad y calidad para todas las personas.

A día de hoy existe incertidumbre del impacto del cambio climático en la disponibilidad del agua.

USO SOSTENIBLE DEL AGUA ¿CÓMO?

Los gobiernos se están haciendo cada vez más conscientes de su vulnerabilidad ante la escasez de agua debido al crecimiento demográfico, al crecimiento económico, a los nuevos patrones de consumo (mayor consumo de carne), al cambio climático, etc.

Los gobiernos se están haciendo cada vez más conscientes de su vulnerabilidad ante la escasez de agua

Algunas formas de asegurar un futuro sostenible en materia hídrica pasan por:

1) Concienciar a los ciudadanos sobre la importancia del uso responsable del agua mediante la implantación de planes integrales orientados al establecimiento de objetivos de ahorro de agua. Incluyendo un consumo responsable que apuesta por los alimentos que consumen menos agua, aprovechando mejor los alimentos y no tirándolos (los europeos tiramos una media del 30% de los alimentos que compramos), ahorrando agua doméstica, etc.

2) Fomentar la agricultura eficiente: en agricultura es posible ser más eficientes y ahorrar más agua haciendo uso de la llamada “tecnología 3.0”, mediante la elaboración de planes de cultivos para los agricultores y la utilización de sensores para medir la humedad del suelo, el estado de la planta, las variables climáticas, etc. Y todo ello para ajustar el agua que hay que aportar a los cultivos, enviando información al agricultor con las recomendaciones de riego.

También se pueden mejorar los rendimientos empleando sistemas que generen sombra para reducir la temperatura y la evaporación y conservar la humedad del suelo.

Y sensibilizar a los agricultores sobre el valor del agua por falta de una estructura de precios y un marco normativo adecuados.

3) Captar y almacenar el agua de lluvia y del ambiente representan una opción real para abastecer con agua de calidad y de manera constante, viable y económica a las personas, especialmente en aquellas regiones donde las fuentes de aguas superficiales y subterráneas se encuentran sobreexplotadas o contaminadas.

Para ello hay que captar el agua, almacenarla y aplicarle los tratamientos necesarios de potabilización y purificación.

¿Qué hace falta para apostar por proyectos de captación de agua de lluvia? Voluntad política, participación de la comunidad, asistencia técnica y financiación.

4) Reutilizar las aguas. Si las inversiones en infraestructuras de reutilización se hacen cada vez más rentables y los precios de obtención del metro cúbico de agua regenerada disminuyen, puede ser una solución muy interesante para el futuro.

Actualmente existe legislación sobre la reutilización del agua que define la calidad que debe tener el agua regenerada y los usos a que se puede destinar. En concreto, en España existe un Real Decreto que establece el régimen jurídico de la reutilización de las aguas depuradas de 2007 y una Guía del Ministerio de 2010.

El beneficio más importante derivado de la reutilización de las aguas es la posibilidad de reservar el agua de mejor calidad para los usos más exigentes tales como la producción de agua potable.

¿Por qué la reutilización del agua no acaba de implantarse en la vida cotidiana? Tal vez porque existe desconocimiento de la población hacia la reutilización lo que no favorece la aceptación social, tal vez por falta de infraestructuras que faciliten la reutilización urbana, domiciliaria, etc.

5) Desalar el agua de mar permite incrementar los recursos hídricos disponibles y mejorar la calidad de las aguas. En España es un complemento para combatir la escasez de agua en la vertiente mediterránea. En el caso de las islas Canarias y Baleares es fundamental. También en Ceuta y Melilla.

La optimización de los costes energéticos es prioritaria para hacer la desalación cada vez más rentable. Se están produciendo avances importantes ya que se ha conseguido pasar de consumir 5 a 3 Kwh para desalar 1 m3 de agua en las nuevas desaladoras.

6) Medir bien el agua que se consume y poner un precio justo al agua: una adecuada medición es importante para alcanzar una gestión eficiente del recurso. Un precio real del agua estimula la eficiencia y permite la recuperación de costes. En el caso de España sería necesario implantar una metodología nacional de obligado cumplimiento para el cálculo de las tarifas del agua urbana y del agua para el regadío.

7) Planificar: una correcta planificación hídrica, energética, agraria y urbanística permite que el crecimiento y el desarrollo no vayan por delante de la disponibilidad de recursos hídricos o energéticos o de la capacidad de depuración y de reutilización de los recursos hídricos, una vez que han sido utilizados.

8) Gestionar eficazmente. Es necesario un marco normativo eficiente y que se lleve a la práctica para regular los usos del agua en las cuencas hidrográficas.

El concepto de ciudad inteligente trata de una evolución en los modelos de gestión de las ciudades para tener presente en el día a día el desarrollo sostenible y la gestión eficiente de los recursos. Haciendo uso de la tecnología más avanzada se optimizan los procesos de la gestión integral del agua logrando:

  • La disminución del consumo de agua mediante la mejora de las redes de distribución, la detección de averías, fugas, etc.
  • La mejora de la calidad de las aguas vertidas mediante sistemas de control de contaminantes en redes de saneamiento, depósitos de tormentas, etc.

9) Favorecer el acceso al agua potable y al saneamiento: el acceso al agua potable y al saneamiento son fundamentales para que la población pueda salir de la pobreza. Tener acceso al agua potable en cantidad y calidad es un derecho fundamental del ser humano.

La escasez de agua puede superarse, pero tiene un coste para la construcción de nuevas infraestructuras, para mejorar la eficiencia de los sistemas existentes de abastecimiento y saneamiento, etc.

Infografía con propuestas para hacer un uso sostenible del agua

REFLEXIÓN FINAL

Es muy importante recuperar el equilibrio entre el consumo de agua dulce y su renovación natural, y realizar un esfuerzo en concienciar respecto al uso responsable del agua en beneficio de las generaciones presentes y futuras.

Es muy importante recuperar el equilibrio entre el consumo de agua dulce y su renovación natural

Una agricultura de precisión puede producir más y con menos agua respecto a los métodos tradicionales. En las industrias y en las ciudades también se puede ahorrar agua.

Es posible reducir la extracción de agua aumentando la reutilización, utilizando fuentes alternativas como la captación del agua de lluvia y mejorando eficiencias en procesos de producción (agricultura, industria, etc.)

Tenemos un gran reto por delante para satisfacer las necesidades hídricas actuales y para no comprometer a las generaciones futuras. Si hacer un uso sostenible del agua no es una utopía ¿qué puedo aportar yo, en mi vida diaria, para hacer un uso sostenible del agua?

En momentos de escasez de agua y de tensiones sociales ¿ayudaría el hecho de que la Unión Europea aprobara una Directiva Europea de Sequías y velara por su cumplimiento?

Comentarios